01 Dic 2021 | 08:16

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Maracanazo en Brasil: el Covid se come el 14% de los ingresos

Por sus características, la industria del fútbol fue uno de los sectores más afectados por la pandemia, señala la consultora EY en su estudio sobre el fútbol brasileño.

Javier Trullols

31 may 2021 - 04:41

Maracanazo en Brasil: el Covid se come el 14% de los ingresos

 

La pandemia del coronavirus frenó en seco al fútbol brasileño, igual que sucedió al deporte rey en el resto del mundo. Los ingresos de los clubes crecieron un 152% de 2011 a 2020, aunque el último año los ingresos combinados retrocedieron un 14% interanual, hasta 5.300 millones de reales brasileños (817,46 millones de euros), de acuerdo con un estudio de la consultora EY.

 

El informe de la consultora ha analizado la información económica de 23 clubes de Brasil, constatando que la deuda neta combinada en 2020 aumentó un 19% en comparación con 2019, hasta 10.300 millones de reales (1588,85 millones de euros).

 

Los ingresos de día de partido se vieron muy afectados por la ausencia de público en los partidos, hasta el punto de caer un 46%, hasta 523 millones de reales (80,67 millones de euros), el año pasado. A la suspensión temporal de las competiciones en marzo de 2020 le siguió su reanudación en junio a puerta cerrada.

 

A esta merma de facturación hubo que añadir la disminución de ingresos comerciales, consecuencia de la renegociación e incluso la suspensión de contratos de patrocinio, la menor venta de productos de merchandising y la caída de los ingresos de socios y abonados, que se vieron reducidos casi un 7% hasta 677 millones de reales (104,42 millones de euros). 

 

 

Los derechos de televisión y premios en metálico fueron la mayor fuente de ingresos del año, con un 32% del total, a pesar de una disminución del 28% interanual, hasta 1719 millones de reales (265,14 millones de euros).

 

Mientras que los ingresos por traspasos de futbolistas, la segunda gran fuente de financiación de los clubes (30%, una cifra que se ha doblado desde 2016), apenas cayó un 1,5%, hasta 1599 millones de reales (246,63 millones de euros), gracias a que “el tipo de cambio permitió que los clubes brasileños mantuvieran sus ingresos por transferencias de jugadores casi al mismo nivel de 2019”.

 

Por otro lado, los ingresos recurrentes totales, excluyendo las transferencias de jugadores, cayeron un 27%, hasta 3.300 millones de reales (509 millones de euros) en 2020.

 

De los 23 clubes objeto del análisis, los ingresos generados por Flamengo, Atlético Mineiro, Corinthians, Palmeiras y Gremio representaron el 56% del total en 2020. Además, sólo los ingresos del Flamengo, coparon el 14% de la facturación conjunta de todos esos equipos, a pesar de que su facturación descendió un 30% en 2020, hasta 669 millones de reales (103,19 millones de euros).

 

La facturación de los clubes brasileños es muy dispar: desde 660 millones de reales en el caso de Flamengo (103,76 millones de euros), hasta 23 millones de reales (3,57 millones de euros) en el del Cuiabá. Los clubes más pequeños tienen una gran dependencia de los derechos de televisión y de las transferencias de jugadores, superior al 65% en la mayoría de los casos, mientras que los más poderosos presentan un balance de ingresos más equilibrado, con ingresos recurrentes por conceptos como día de partido, patrocinios y el área comercial.

 

 

En el caso de Flamengo, el club con mayor facturación, 200 millones de reales (31,02 millones de euros) correspondieron a derechos de televisión y premios, 222 millones de reales (34,43 millones de euros) a traspasos de jugadores, 92 millones de reales (14,27 millones de euros) por ingresos de día de partido y 134 millones de reales (20,78 millones de euros) por ingresos comerciales, como principales fuentes de ingresos.

 

Por otro lado, la deuda neta cayó ligeramente en 2015, pero desde entonces se ha disparado un 66%, hasta 10.339 millones de reales (1.603,58 millones de euros), con un incremento del 16% de 2019 a 2020. Atlético-MG, con 1.237 millones de reales (191,86 millones de euros), es el club más endeudado, seguido de Cruzeiro, con 963 millones de reales (149,36 millones de euros); Corinthians, con 949 millones de reales (147,19 millones de euros); Botafogo, con 946 millones de reales (146,72 millones de euros), y Vasco, con 831 millones de reales (144,4 millones de euros).

 

Entre 2015 y 2018, los clubes brasileños lograron resultados operativos positivos. Sin embargo, en 2019, los clubes perdieron 682 millones de reales (105,78 millones de euros), y en 2020, debido al impacto de la pandemia COVID-19, lograron el peor resultado dentro del período analizado, con una pérdida de más de 1.000 millones de reales (155,1 millones de euros).

 

El año pasado, Cruzeiro fue el que más dinero perdió con 227 millones de reales (35,21 millones de euros), mientras que Athletico fue el que más ganó con 134 millones de reales (20,78 millones de euros, en un periodo en el que sólo seis clubes presentaron beneficios.