Líder en información económica del deporte

Competiciones

Madrid volverá a acoger la final de la Copa del Rey de balonmano en 2021

Madrid y el Wizink Center se convertirán en los próximos meses en el núcleo español del balonmano, acogiendo a los Hispanos y Torneo Internacional de España Femenino.

Palco23

16 dic 2020 - 19:48

Madrid volverá a acoger la final de la Copa del Rey de balonmano en 2021

 

 

El Wizink Center de Madrid se convertirá en los próximos meses en el epicentro del balonmano español. El centro deportivo de la capital acogerá tres de los principales acontecimientos de esta disciplina en 2021, con la fase final de la Copa del Rey, el encuentro entre España y Croacia en al EHF Euro Cup y el XXVI Torneo Internacional de España de Balonmano Femenino.

 

La primera de las convocatorias se llevará a cabo el próximo 9 de enero, cuando la selección española se enfrente a Croacia en el Campeonato Europeo de Balonmano masculino EHF Euro Cup.

 

Dos meses más tarde, a partir de la primera semana de marzo, el Wizink Center acogerá la fase final de la Copa del Rey, en el que acudirán equipos como el Barcelona, el Benidorm o el Ademar de León.

 

Por último, a finales de noviembre del próximo año, en el Wizink Center se celebrará el XXVI Torneo Internacional de España de Balonmano Femenino, en el que se dan cita los combinados más importantes del mundo.

 

 

 

 

Según ha señalado del Ayuntamiento de Madrid a través de un comunicado, el calendario podría sufrir cambios a causa del Covid-19. La corporación municipal también ha subrayado que los encuentros seguirán estrictos protocolos de seguridad.

 

En la última década, la capital de España ha albergado dos fases finales de la Copa del Rey de Balonmano y, además, acogió en 2013 el Campeonato del Mundo Absoluto Masculino.

 

El balonmano español atraviesa una situación crítica a causa de la suspensión definitiva del campeonato nacional de liga de la pasada temporada a causa de la pandemia. En septiembre, la Liga Sacyr Asobal comenzó la presente temporada tras seis meses de inactividad, después de que, ante el malestar de los clubes por la gestión durante la pandemia, dimitiera Adolfo Aragonés, hasta entonces presidente de la patronal.