02 Dic 2021 | 01:22

Líder en información económica del deporte

Competiciones

LaLiga y ACB, a recuperar un negocio de más de 900 millones de taquilla y abonados

Los equipos confían en el regreso paulatino del público a los estadios, una de sus principales fuentes de ingresos, para pasar página a la pandemia y crecer de nuevo.

Javier Trullols

17 ago 2021 - 05:00

LaLiga y ACB, a por recuperar un negocio de más de 900 millones de taquilla y abonados

 

La vuelta del público marcará la temporada 2021-2022. Los clubes y sociedades anónimas deportivas llevan meses esperando el retorno de los aficionados a las gradas de los estadios y pabellones, que sólo se produjo de manera parcial en las últimas jornadas de la última temporada y no en todos los territorios, frenando la progresión de una fuente de ingresos que en LaLiga llegó a suponer 874,34 millones de euros en la temporada 2018-2019, la última prepandemia, y en la ACB representó 32,5 millones de euros.

 

El pasado 24 de junio, el consejo de ministros extraordinario suprimió el artículo 15.2 de la Ley de Nueva Normalidad, que regulaba la afluencia de público a los estadios de fútbol y baloncesto. “Volvemos a la normalidad en cuanto a la afluencia de público para el comienzo de la liga de fútbol y de la ACB”, destacó la ministra de Sanidad, Carolina Darias. Una decisión que permitirá que el público regrese a las gradas, pudiendo alcanzarse incluso el aforo completo, en la temporada 2021-2022, en función del desarrollo de la pandemia y de la decisión de los gobiernos regionales.

 

Javier Tebas, presidente de LaLiga, se mostró cauto una semana después de la decisión del Gobierno. “Hay que depender de las autoridades sanitarias y de la evolución de la pandemia”, señaló, aunque advirtió que “no es lo mismo que nos encontramos a comienzos de la pasada temporada o en las navidades pasadas y hay un porcentaje importante de la población vacunada”. Basándose en el ritmo de la vacunación, y en la previsión de las autoridades de que a finales de agosto haya un 70% de la población vacunada, el ejecutivo auguró que “andaremos sobre el 70% de media de público en los estadios la próxima temporada”.

 

 

Los ingresos de taquilla y abonados son una de las principales fuentes de facturación de los equipos de LaLiga. En la temporada 2019-2020 el volumen de ingresos por este concepto cayó un 16,1%, hasta 733,42 millones de euros, una cifra inferior a la de la temporada 2017-2018, cerrada con 766,56 millones en esta área, de acuerdo a los datos recogidos por el Consejo Superior de Deportes (CSD) en un informe elaborado con información extraída del balance de la temporada 2019-2020 obtenida de las cuentas anuales auditadas remitidas por los clubes y las sociedades anónimas deportivas (SAD).

 

LaLiga y la ACB suspendieron la competición en marzo de 2020, y la reemprendió en el mes de junio sin público, con la consecuente afectación a las cuentas de los clubes, que tuvieron que afrontar el último tercio del campeonato sin aficionados en las gradas. En mayo de 2021, el Gobierno autorizó la vuelta del público a los estadios pero sólo en los territorios en comunidades autónomas en fase 1 y con una limitación del aforo del 30%, con un máximo de 5.000 personas por estadio.

 

Desde la temporada 1999-2000, la primera que forma parte del informe del CSD, la importancia de estos ingresos ha sido creciente, partiendo de 188,3 millones en ese ejercicio, y aumentando prácticamente temporada tras temporada, hasta alcanzar el récord de más de 874 millones en la 2018-2019, tras haberse multiplicado casi por cinco en veinte años.

 

Según los datos recogidos por el CSD, los ingresos totales de los clubes de Primera subieron un 0,1% interanual en la temporada 2019-2020, hasta 4.186 millones de euros y los beneficios fueron de 88 millones. A pesar de que los clubes cerraron la temporada en números negros, sus beneficios se redujeron a menos de la mitad, desde los 227,18 millones de euros que sumaron en la temporada 2018-2019.

 

 

 

 

En 2019-2020, los ingresos de la ACB cayeron un 5,5%, hasta 120,4 millones de euros, debido principalmente a la disminución de ingresos ordinarios como los de taquilla y abonados, la partida más afectada por la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, y los incluidos en la partida de otros ingresos.

 

Concretamente, los ingresos por taquilla, abonados y competiciones se redujeron un 9% en el ejercicio 2019-2020, hasta 29,6 millones de euros. La competición pasó de la cifra récord de 32,5 millones de euros en ingresos por estos conceptos en la 2018-2019 a ingresos inferiores a los obtenidos en la 2017-2018 (30 millones).

 

Debe tenerse en cuenta que no pudieron disputarse varias jornadas de la competición debido a la crisis sanitaria que obligó a suspender la competición durante casi tres meses. Además, la fase final tuvo que jugarse sin público y en base a un formato de concentración en la Fonteta (Valencia).

 

No obstante, el efecto de la pandemia en esta partida, que venía mostrando una trayectoria ascendente en las últimas temporadas, fue dispar, ya que a pesar de que la mitad de los equipos de la competición vieron reducidos los ingresos, la mayor parte de la disminución de estos ingresos se concentró en solo tres clubes. En cambio, la mitad restante de equipos no vieron perjudicados sus ingresos en esta partida, al menos en este ejercicio.

 

 

El golpe a esta línea de ingresos ha sido mayor en la temporada 2020-2021. El 8 de marzo de 2020, Kirolbet Baskonia se enfrentó a Iberostar Tenerife, en el último partido con público en las gradas. Más de un año después, el 19 de mayo de 2021, el Monbus Obradoiro jugó contra Ucam Murcia en Santiago de Compostela en el partido que supuso el regreso del público a la Liga Endesa. La vuelta de los aficionados se permitió en las dos últimas jornadas del campeonato regular, en aquellas comunidades autónomas que se encontraban en nivel de alerta 1.

 

El regreso del público se permitió en mayo pasado, pero con limitaciones, como un 25% del aforo con un máximo de 1.500 personas, la sectorización de los pabellones, la toma de temperatura a la entrada, el uso de mascarilla FFP2 y la prohibición de consumir alimentos, beber y fumar.

 

De cara a la 2021-2022, y en función de la evolución de la pandemia, los clubes de la ACB aspiran a recuperar al público, aunque sea parcialmente, ya que suponen su segunda fuente de ingresos más importante tras la publicidad y comercialización, que en la 2019-2020 aportó 52,17 millones.