Líder en información económica del deporte

Competiciones

LaLiga se encomienda al público y CVC para dejar atrás 733 millones de pérdidas

Sin estrellas como Messi o Ramos en el campo, pero de nuevo con público en las gradas y con el respaldo de la inyección del fondo de inversión: la competición se enfrenta a una temporada desafiante.

Javier Trullols

13 ago 2021 - 05:00

LaLiga fía al público y la economía el ‘adiós’ a más pérdidas de 733 millones

 

 

Con público y con el respaldo de CVC, pero sin Messi ni Ramos ni las casas de apuestas como patrocinadores. Cuando parecía que la temporada más complicada de su historia había quedado atrás, LaLiga se enfrenta este año al desafío de dejar atrás las pérdidas con más frentes abiertos que nunca.

 

Los clubes españoles de fútbol han visto reducida en un 30% su facturación en el ejercicio contable cerrado a final de junio, tras una temporada disputada casi completamente a puerta cerrada. La temporada se cerrará con unas pérdidas de 733 millones de euros, que los equipos confían en que no se repitan. 

 

De cara a esta temporada, son varios los desafíos, aunque también hay notas positivas. En un plato de la balanza, la salida de estrellas como Lionel Messi, con el consecuente potencial impacto en la facturación por ticketing, televisión y merchandising.  La otra gran partida de ingresos, la de espónsors, también se verá afectada por la prohibición de promocionar casas de apuestas. 

 

En el otro, el pacto con CVC, respaldado ayer por todos los clubes de LaLiga salvo Real Madrid, Barcelona, Athletic y Oviedo y que supondrá una inyección de 2.100 millones a devolver a un tipo mínimo de interés en cuarenta años a cambio del 9% de los beneficios de LaLiga en los próximos 50 años.

 

Otro de los factores positivos es el regreso del público. El pasado 24 de junio, el Gobierno, a través de un Consejo de Ministros extraordinario, suprimió el artículo 15.2 de la Ley de Nueva Normalidad, que regulaba la afluencia de público a los estadios de fútbol y baloncesto. Abría así la puerta a la vuelta de los aficionados a las gradas. La asistencia a estadios y pabellones estaba limitada casi totalmente desde el estallido de la pandemia en marzo de 2020 y sólo comenzaron a levantarse progresivamente a finales de la última temporada.

 

El regreso del público supondrá un alivio para las cuentas de los clubes, que habían visto muy afectados sus ingresos por ticketing, además de otras partidas como merchandising, tras casi una temporada y media a puerta cerrada.

 

La temporada 2021-2022 está marcada también por la prohibición de la publicidad de las casas de apuestas impuesta por un Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros en noviembre de 2020, con una moratoria que permitió mantener las condiciones de los acuerdos de patrocinio ya firmados al menos hasta agosto de 2021. Los operadores del sector del juego explotaban el curso pasado el frontal de la camiseta de clubes como Sevilla FC, Real Betis, Deportivo Alavés, CD Leganés o RCD Espanyol, como parte de los 31 acuerdos de patrocinio firmados con clubes español de fútbol profesional.

 

 

La patronal española del fútbol presentó hace casi dos meses el Informe económico financiero 2019-2020, que incluía una previsión de cierre de la temporada 2020-2021 con una caída de los ingresos de casi el 30% hasta 3.545 millones de euros, según Pwc. El ejercicio se cerrará con unas pérdidas de 733 millones de euros, lejos de los beneficios de 77 millones de la temporada 2018-2019.

 

Según anticipó Javier Tebas, presidente de LaLiga, más de la mitad de las pérdidas totales de la temporada finalizada en junio corresponden al FC Barcelona, con unos números rojos de 487 millones de euros, una situación que contrasta con la del Real Madrid, que ha cerrado la temporada con un beneficio de 874.000 euros.

 

 

 

El grueso del impacto del coronavirus se ha desplazado a la temporada 2020-2021, en la que que la mayoría de los partidos se jugaron a puerta cerrada, salvo las últimas jornadas en algunos territorios y con limitaciones de aforo, y debido a la desaceleración del mercado de fichajes. Los beneficios por traspasos caerán un 56% hasta 350 millones de euros, aproximadamente.

 

Sin pandemia, apartados como matchday se habrían multiplicado casi por cuatro, hasta 971 millones de euros, mientras que los ingresos por traspasos se habrían más que duplicado, hasta 840 millones, y la comercialización se habría visto incrementada casi un 20%, hasta 1.092 millones de euros.

 

En cambio, en la temporada 2019-2020, y pese al impacto de la pandemia que obligó a suspender la competición en marzo, LaLiga superó por primera vez los 5.000 millones de euros en ingresos. El negocio del fútbol español creció un 3,6% respecto a la temporada 2018-2019, hasta 5.045 millones de euros. Además, los clubes de LaLiga obtuvieron un resultado neto conjunto de 77 millones, mientras las pérdidas de la Premier League superaron los 1.000 millones

 

Por otro lado, el fútbol español se prepara para un cambio de ciclo audiovisual. A partir de la temporada 2022-2023, los aficionados al fútbol español no tendrán suficiente con ser abonados de una plataforma para ver todos los partidos de Primera y Segunda División si se confirma la entrada de Amazon en escena. LaLiga va a ofrecer a las plataformas de streaming y over-the-top (OTT) retransmitir al menos hasta tres jornadas en exclusiva, siguiendo el modelo de la Premier League.