25 May 2022 | 08:33

Líder en información económica del deporte

Competiciones

LaLiga apuntala el reglamento audiovisual con nuevas modificaciones

Los clubes han aprobado instaurar algunas cuestiones que ya se venían aplicando de facto. De media, sólo se incumplen 1,2 puntos de los 140 que tiene la normativa.

Palco23

21 mar 2018 - 18:58

LaLiga apuntala el reglamento audiovisual con nuevas modificaciones

 

 

LaLiga introdujo algunas variantes en el reglamento audiovisual a comienzos de temporada, y hoy se ha decidido incluirlos de forma definitiva en este documento. El documento, que establece las condiciones de las retransmisiones televisivas, consta de 140 puntos y, según ha desvelado la patronal, de media sólo se están incumpliendo 1,2 puntos en cada partido. De hecho, el responsable de este departamento, Melcior Soler, ha recalcado en la cita la reducción más que notable del porcentaje de incumplimientos.

 

La asamblea extraordinaria, que se ha celebrado en la nueva sede corporativa, ha contado con todos los equipos a excepción del RC Celta y del Granada CF, que había delegado su voto. Los cambios pretenden mejorar aún más la calidad de las emisiones, de cara a maximizar el valor de los derechos de televisión en el próximo ciclo. De hecho, en la reunión de hoy se ha informado a los equipos sobre el estado del concurso, que se pondrá en marcha próximamente.

 

El presidente, Javier Tebas, anunció que su objetivo es elevar a 1.300 millones de euros anuales los ingresos que, de media, obtenga la competición en el ciclo que irá de 2019 a 2022. El diseño de los pliegos aún no se ha hecho público y, si bien se espera que las plataformas de televisión de pago continúen siendo el principal medio de distribución, el dirigente no ha descartado adelantar si hace falta la creación de su propia plataforma OTT (over the top).

 

Otra de las claves para la mejora de los actuales contratos es la lucha contra la piratería, que se ha conseguido recortar en un 30% gracias al acuerdo de colaboración con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, así como por la creación de una herramienta informática propia para detectar rápidamente las emisiones ilegales. Según sus cálculos, cada año pierden más de 400 millones de euros por el uso ilegal de imágenes.