Competiciones

La WWE ‘respira’ en el último trimestre y cierra 2019 con una caída de su beneficio del 22%

La gestora de espectáculos de lucha libre logró remontar en los últimos tres meses del año y frenar la tendencia negativa de un ejercicio en el que sus ganancias habían llegado a retroceder un 85% en los nueve primeros meses.

Palco23

06 feb 2020 - 12:42

La WWE ‘respira’ en el último trimestre y cierra 2019 con una caída de su beneficio del 22%

 

 

La WWE respira y salva el ko en 2019. La gestora de espectáculos de lucha libre ha cerrado el año con un incremento en sus ingresos del 3,2%, hasta 960,4 millones de dólares (871,4 millones de euros), mientras que su beneficio neto sólo retrocedió un 22%, hasta 77 millones de dólares (69,8 millones de euros).

 

Ese sólo es relativo, pues en los nueve primeros meses del año la WWE había llegado a acumular una caída del 85% de sus ganancias, lo que provocó el despido de sus dos presidentes, George Barrios y Michelle Wilson. La remontada se produjo en el último trimestre, el único en el que tanto las ventas como el beneficio crecieron.

 

El alza en los ingresos vino derivado de la venta de los derechos televisivos, que se situó en 743 millones de dólares (674 millones de euros), un 8,7% más. El resto de sus líneas de negocio presentaron un importante retroceso: la facturación obtenida a través de la venta de entradas cayó un 12,9%, hasta 125,6 millones de dólares (114 millones de euros), mientras que la comercialización de merchandising oficial disminuyó un 10,6%, hasta 91,7 millones de dólares (83,2 millones de euros).

 

De cara a 2020, la compañía asegura que ya está trabajando en “iniciativas estratégicas que aumentarán la monetización del contenido durante los próximos años”. Entre ellas, el inicio de las operaciones en Oriente Medio y en India, la renovación del patrocinio con Arabia Saudí hasta 2027 y el lanzamiento de WWE Network, un servicio que iniciará una fase de ofensiva directa por el consumidor.

 

Parte de estas iniciativas se debían haber iniciado en 2019, pero se retrasaron “debido a los malos resultados obtenidos por la gestora”, que priorizó reflotar su negocio “antes de dar el salto a Oriente Medio”, según ha manifestado Frank Riddick, director financiero interino de la WWE en la presentación de resultados.