22 May 2022 | 16:31

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La WWE emite bonos por 200 millones de dólares para financiar su expansión

Palco23

14 dic 2016 - 12:01

Macrooperación de deuda en la industria del deporte y el entretenimiento. World Wrestling Entertainment (WWE), empresa organizadora de los espectáculos de lucha, ha cerrado una emisión de 200 millones de dólares entre inversores institucionales, con el objetivo de financiar sus planes de expansión internacional a largo plazo. El tipo de interés anual acordado se sitúa en el 3,375%, con vencimiento en 2023 y la opción de convertir la deuda en acciones.

 

Del monto total, unos 14,64 millones de dólares servirán para cubrir los propios costes asociados a esta operación, mientras los fondos restantes servirán para dar "apoyo a la ejecución de la estrategia de crecimiento a largo plazo de la WWE y para propósitos corporativos generales".

 

La competición de lucha facturó 534,2 millones de dólares (483,8 millones de euros) durante los nueve primeros meses del año, un 8,5% más interanual. Ello supone un retroceso en su evolución, ya que en el primer semestre la compañía aumentó su cifra de negocio en un 13% gracias al impulso de Europa.

 

Este ritmo de crecimiento se vio afectado negativamente por el parón de las ventas en el tercer trimestre, que descendió un 1,2% hasta 164,1 millones de dólares (148,6 millones de euros). Según comenta la WWE en un comunicado a sus inversores, “debido a una caída de la facturación en América del Norte (un 6% menos)”.

 

Los motivos de este bache durante el periodo que va de julio a septiembre fueron la revisión a la baja de los derechos de licencia del videojuego WWE 2K y el descenso de las ventas de productos de merchandising. También destacan los ingresos por televisión, que descendieron a causa de una pérdida de licencias para emitir su contenido en algunos programas estadounidenses.

 

Aun así, el negocio fuera de su mercado original creció un 13% con Europa como principal mercado en auge. En el Viejo Continente aumentó sus ventas un 17,7% hasta 24,7 millones de dólares (22,3 millones de euros), mientras que su negocio en la región de Asia-Pacífico ascendió hasta 18,5 millones de dólares (16,7 millones de euros), un 16,3% más.