Competiciones

La SuperBowl registra la audiencia más baja desde 2007 con 96 millones de espectadores

El partido entre los Buccaneers y Kansas City Chiefs registró una caída de audiencia televisiva del 5% respecto a las finales de 2020. 

Palco23

09 feb 2021 - 18:56

La SuperBowl registra la audiencia más baja desde 2007 con 96 millones de espectadores

 

 

La SuperBowl no seduce a la audiencia. La gran final de 2021 entre los Buccaneers y Kansas City Chiefs ha registrado el índice de audiencia más bajo desde 2007, con 96,4 millones de espectadores en la CBS, según ha informado Sports Pro Media.

 

Ni en Tampa Bay ni en Kansas City, ciudades de los equipos participantes, hubo más espectadores que en Boston, ciudad del antiguo equipo de Tom Brady, principal estrella de la liga.

 

La audiencia de la SuperBowl alcanzó por primera vez los cien millones de espectadores en 2010 y, desde entonces, ha conseguido esa cifra todos los años a excepción de 2019, con 98,2 millones de seguidores, la anterior marca más baja para una emisión nacional de la SuperBowl.

 

Sin embargo, la SuperBowl LV ha sido el primer partido de la National Football League (NFL) que ha ofrecido más de mil millones de minutos totales en streaming, contando previa, partido y post partido.

 

 

 

 

CBS, la emisora que ofrecía el partido, tuvo diversos problemas técnicos en sus plataformas de emisión antes y durante el encuentro. La cadena, que había tratado de dar impulso a su plataforma Paramount+, sufrió dificultades técnicas que, probablemente, hicieron descender la audiencia.

 

La SuperBowl más vista de la historia fue la edición de 2015, cubierta por la cadena NBC, que promedió un total de 114,4 millones de espectadores y supuso un antes y un después en las retransmisiones deportivas en Estados Unidos: fue la emisión con más audiencia de todos los tiempos del país.

 

La liga estadounidense de fútbol americano (NFL) se creó en 1920 y ha ido creciendo hasta llegar a alcanzar las 32 franquicias actuales. Debido a la crisis del coronavirus y la falta de público en las gradas, la competición ha cifrado en 2.700 millones de dólares la falta de ingresos respecto a otros años.