17 Ago 2022 | 12:30

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La Serie A se jugará sin público hasta abril por el coronavirus

Todos los clubes deportivos de Italia cerrarán sus puertas a los aficionados hasta el primer fin de semana de abril como medida preventiva.

Palco23

05 mar 2020 - 11:00

La Serie A se jugará sin público hasta abril por el coronavirus

 

 

La Serie A no se suspende, pero sí se jugará a puerta cerrada. El gobierno italiano ha anunciado que todos los partidos de fútbol se jugarán sin público para prevenir la propagación masiva del brote de coronavirus. La medida se hará efectiva desde este fin de semana hasta, como mínimo, el 3 de abril, dependiendo de cómo vayan transcurriendo los acontecimientos respecto al Covid-19.

 

Estos encuentros se suman a los cuatro partidos, de fútbol (Valencia-Atalanta y Getafe-Inter de Milán) y baloncesto (Valencia Basket-Olimpia de Milán y Girona-Venecia), que ya se habían previsto cerrar al público en España y que enfrentaban a equipos españoles e italianos en competiciones internacionales.

 

El fútbol no será el único que disputará sus partidos sin aficionados en las gradas. Todos los eventos deportivos en Italia se verán afectados por esta medida urgente. Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarase la alerta internacional por el coronavirus se han visto suspendidos grandes eventos, como MotoGP o la Fórmula 1, que han cancelado sus primeras carreras en Asia. En el horizonte, el riesgo de que Tokio 2020 sean la próxima víctima de un caos que está provocando pérdidas millonarias en la industria deportiva.

 

Su impacto en las economías mundiales ha sido de tal magnitud que incluso la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), ha rebajado cinco décimas el avance del producto interior bruto mundial (PIB), hasta el 2,4%, el menor alza desde 2009. La cifra de afectados está cerca de las 90.000 personas, con una tasa de mortalidad de apenas un 3,3%. De estos, el 90% se localiza en China, aunque es su rápida expansión, con casos en más de sesenta países, la que ha puesto en jaque a los negocios de las principales empresas y eventos mundiales.