17 Ago 2022 | 10:24

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La Serie A se juega 720 millones de euros con la suspensión de la temporada

La competición ha encargado un informe a Deloitte para evaluar el impacto económico del Covid-19, que cifra en 170 millones las pérdidas provocadas por el parón actual.

Palco23

20 mar 2020 - 16:15

La Serie A se juega 720 millones de euros con la suspensión de la temporada

 

 

El fútbol italiano no saldrá indemne de la crisis sanitaria que azota a Europa. La Serie A encargó a Deloitte un informe para evaluar el impacto económico del Covid-19 en la competición, y la conclusión es clara: la liga italiana ya ha perdido 170 millones de euros por la suspensión temporal de los partidos. Y el agujero podría ir a más si no se reinicia pronto la actividad.

 

La consultora estima en 720 millones de euros el coste de no poder completar la temporada, un importe que procede de los ingresos pendientes de recibir por televisión y lo que se ha dejado de ingresar por taquilla. Esta cifra no tiene en cuenta las pérdidas que indirectamente provocaría en otros negocios, que en total se elevarían a más de 1.000 millones de euros. 

 

La Serie A quedó oficialmente suspendida hasta nuevo aviso el pasado 11 de marzoy hasta el 3 de abril, como solicitaba el Comité Olímpico Italiano (Coni). La competición asegura que volverá, si bien el debate que ahora se abre es cuándo y cómo se recuperarán las jornadas que quedan pendientes y cómo se resolverá en caso de que esa opción sea inviable.

 

La Federación Italiana de Fútbol (Figc) trabaja con cuatro hipótesis, incluida la de dejar sin vencedor a la edición actual del Scudetto. Otra opción sería dar por concluido el campeonato con la clasificación actual, algo muy problemático pues provocaría descensos de clubes que en situaciones normales disponían de fechas para lograr la permanencia.

 

El organismo aseguró que todo son conjeturas a la espera de lo que suceda a partir del 4 de abril. Si ese día se levanta la suspensión, podría salir adelante lo que resta de liga sin problemas. “Ya hemos identificado las ventanas para la recuperación de los dos días perdidos, con el aplazamiento del campeonato”, aseguró ayer su presidente, Gabriele Gravina. Para ello, se alargaría el final al 31 de mayo y se aumentarían los partidos entre semana.

 

El informe pretende poner énfasis en la necesidad que tiene el torneo de disputar los encuentros que restan pendientes, aunque sea a puerta cerrada. Es la misma ambición que tienen el resto de grandes ligas europeas, que han conseguido que la Uefa posponga un año la Eurocopa para dar margen a que estas competiciones puedan jugar hasta julio si es necesario.

 

 

Deloitte ha ido más allá en su radiografía del fútbol italiano, señalando las ventajas que podría tener una ley que simplifique la burocracia que lleva aparejada la construcción de estadios. También se hace referencia a las restricciones de la actual norma audiovisual y la necesidad de incluir la opción de rebajas automáticas de salarios en casos de fuerza mayor como el actual.