03 Jul 2022 | 19:20

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La Lnfs busca relanzar la Copa con una inversión de 500.000 euros

La liga de fútbol sala quiere elevar el nivel comercial del torneo, que este año tiene la prueba de fuego de llenar el Wizink Center de Madrid con fan zone. De momento, ya se han agotado los abonos.

M.Menchén

28 dic 2017 - 05:00

La LNFS busca relanzar la Copa con una inversión de 500.000 euros

 

 

Ricardinho, Miguelín, Rivillos... Son tan solo tres de los nombres propios de la actual Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS), y a su vez tres de los principales atractivos de una nueva edición de la Copa que el presidente, Javier Lozano, confía en que sea un punto de inflexión. Para ello, la organización va a hacer un esfuerzo e invertirá 500.000 euros para convertir la cita copera en el punto de encuentro más importante de este deporte.

 

“Se trata de una inversión estratégica”, señala el dirigente, que hace unas semanas fue reelegido para un nuevo mandato al frente de la asociación de clubes. Muestra de la magnitud de la apuesta que hacen es que el presupuesto de la asociación supera ligeramente los dos millones de euros, ya que su objetivo es conseguir replicar el éxito que ha obtenido la ACB con su Copa del Rey y la Supercopa, dos eventos con su propia identidad y por el que muchas ciudades pelean cada temporada por el atractivo que tienen y los miles de personas que movilizan.

 

La LNFS ha optado por elegir Madrid como sede y, más en concreto, el Wizink Center. Se trata del pabellón más grande que habrá acogido un partido de esta disciplina, con un aforo de 17.400 espectadores, y el gran desafío para Lozano es colgar el no hay billetes. Antes de Navidad, la LNFS había agotado los últimos abonos disponibles y, según Lozano, “hace un mes se habían vendido pases en 46 ciudades de España”. El precio de los paquetes para acudir a los siete partidos, entre el 15 y el 18 de marzo, oscilaba entre los 45 euros y los 100 euros. Con tal de asegurar la presencia de los más jóvenes, se creó un abono infantil por hasta 35 euros.

 

 

 

 

Se trata de una oferta muy agresiva en precios, si se tiene en cuenta que da acceso a todos los eventos que se disputarán de jueves a domingo y que las entradas individuales para un día pueden costar hasta 30 euros. “No sé cómo afectarán todas estas iniciativas, pero estoy seguro de que habrá beneficios”, enfatiza Lozano. ¿Miedo escénico sobre el reto de llenar un recinto acostumbrado al Real Madrid de la ACB y a grandes conciertos? “Es el doble de grande que el recinto del año pasado, pero nuestro objetivo es llenarlo”, confía.

 

Uno de los nuevos alicientes es que la actividad no sólo se centrará en los partidos, sino que se aprovechará el exterior para instalar una fan zone con distintas actividades, también precisamente para generar ese ambiente familiar y de torneo profesional. “Queremos darle caché y romper algunos clichés y etiquetas que se asocian al fútbol sala”, avanza Lozano.

 

La organización espera que marche a buen ritmo el proceso final de venta de entradas, después de que el 19 de diciembre se anunciaran los emparejamientos: Palma Futsal-ElPozo Murcia, Movistar Inter-CA Osasuna Magna, Plásticos Romero Cartagena-Jaén Paraíso Interior, y Barça Lassa-Ríos Renovables Zaragoza. Todos ellos se dieron cita en los Teatros del Canal de Madrid antes de Navidad, en un evento que ya demostró el salto de calidad que persiguen.

 

“Esta Copa de España es la Copa de todos y es una oportunidad de la LNFS para seguir creciendo. Tenemos una misión para demostrar que el fútbol sala es digno de jugar en Madrid, y en un pabellón tan espectacular”, insistió Lozano en la puesta de largo del torneo, que tiene el apoyo de la Administración. “Es una ocasión única para seguir demostrando que la Comunidad de Madrid es una región puntera, que apunta por el deporte, la cultura, y la educación”, añadió Jaime De Los Santos, consejero de Cultura, Turismo y Deportes.

 

Otra de las claves es la repercusión mediática de la competición, que la LNFS espera que vaya más allá de la cobertura que ha asegurado Teledeporte. Esa visibilidad es clave para el retorno que esperan los patrocinadores (Kelme, Aliseda y RehabMedic), así como las marcas que participen en los espacios para aficionados. Según Kantar Media, la repercusión de la edición de 2017 fue de 7,22 millones de euros, mientras que la Universidad de Castilla La Mancha cifró en 3,17 millones el impacto directo que tuvo para Ciudad Real.