11 Ago 2022 | 00:59

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La Liga prepara el lanzamiento de su propio canal de televisión

Palco 23

21 oct 2014 - 06:50

La Liga de Fútbol Profesional (LFP) quiere aprovechar la futura venta centralizada de los derechos de televisión de Primera División. El presidente del organismo, Javier Tebas, desveló en la última convención de Sportel, evento especializado en derechos deportivos, que su intención es contar con un canal propio a partir de 2016.

 

La propuesta estaría encima de la mesa, pero se desconocen muchos más detalles. Es probable que la LFP aproveche que será la titular de los derechos televisivos para aprovechar la ocasión y crear un canal en el que se retransmitan partidos en directo o diferido, así como resúmenes de cada jornada u otros contenidos derivados del campeonato.

 

A la espera de que se concrete este proyecto, los planes de la LFP podrían jugar a Mediapro en la puja que se debe abrir sobre los derechos de la Liga BBVA a partir de la temporada 2016-2017. La compañía que lidera Jaume Roures es una de las más reputadas de Europa en la realización y producción de contenidos deportivos, por lo que su oferta técnica podría compensar una hipotética propuesta económica de un competidor, como podría ser Telefónica.

 

La Liga BBVA obtiene actualmente 652 millones de euros por sus retransmisiones, una cifra que Tebas aspira a elevar a los 1.000 millones con la venta centralizada, ya que evitaría a las operadoras negociar contratos individuales con cada equipo y aseguraría que el negocio no estaría inicialmente repartido entre varios operadores, como sucede hoy entre Mediapro y Canal+.

 

El FC Barcelona ha dejado claro que está dispuesta a no incrementar sus ingresos por televisión con el nuevo modelo, de manera que la facturación adicional que se generara se repartiera entre el resto de equipos más modestos. Esta fórmula permitiría reducir la brecha actual, que permite al Barça y el Real Madrid cobrar diez veces más por televisión que los clubs que menos reciben. El objetivo pasaría por rebajar ese múltiplo a cuatro.