Competiciones

La Liga, al acecho de la Bundesliga tras facturar 3.327 millones, un 12% más

Marc Menchén

03 feb 2017 - 17:40

La Liga mantiene su pulso por arrebatar a la Bundesliga el segundo lugar de competiciones por ingresos. El primer año de venta centralizada de los derechos de televisión permitió a los clubs de Primera y Segunda División elevar un 12,2% la facturación agregada, hasta 2.935,1 millones de euros, y la previsión para 2016-2017 es alcanzar los 3.327 millones de euros. Suficiente para optar a esa segunda posición y acercarse un poco más a la Premier League, imbatible por su negocio audiovisual.

 

Estos datos, prudentes porque sólo contempla la mejora en el negocio audiovisual (pasará de 1.008 a 1.400 millones, y no en el resto de ámbitos, les permitirían pasar por encima del fútbol alemán, que facturó 3.244 millones y hasta 2017-2018 no pondrá en marcha los nuevos contratos con Sky y Eurosport. Según estimaciones de la patronal española, y debido a que el ciclo de patrocinios de la Bundesliga es avanzado, el torneo cerrará en torno a los 3.324 millones de euros.

 

Esta actividad, la de las retransmisiones, sigue siendo la verdadera locomotora del negocio futbolístico, y en el caso de España ha permitido dinamizar otras fuentes de ingresos, como la de los patrocinios e incluso las entradas. El negocio de matchday subió un 23%, hasta 769,7 millones de euros, debido a la mayor asistencia en los estadios, después del esfuerzo de algunos clubs por lanzar agresivas ofertas que incentivaran la compra de abonos.

 

Otra muestra es la publicidad, que corresponde casi en exclusiva a la explotación de la U televisiva y subió un 32,3%, hasta 110,5 millones. El área comercial, pese a que subió un 11,6% y generó 565,1 millones, sigue siendo uno de los puntos débiles de La Liga. La ausencia de grandes multinacionales locales que apuesten por este deporte supone una auténtica merma en comparación con lo que sucede en Alemania e incluso en Reino Unido, con el agravante de la Segunda División, donde la media de ingresos por club ni siquiera llega al millón de euros, por los diez millones que promedia la Bundesliga 2.

 

 

 

Un aspecto reseñable al margen del negocio ordinario es que la buena evolución del mismo ha permitido compensar un menor importe por plusvalías en traspasos. Este negocio se desplomó un 20,2% interanual, hasta 278,3 millones de euros, evidenciando la alta volatilidad de estas operaciones y, por lo tanto, el riesgo que conlleva basar la rentabilidad del club a las ventas de jugadores.

 

Es una situación que a día de hoy continúa dándose, ya que el beneficio neto agregado del torneo se mantuvo estable en 166,3 millones de euros, un 1,9% más. Ello no implica que todos los clubs hayan alcanzado la rentabilidad, ya que Valencia CF o RCD Mallorca presentaron pérdidas en el último curso. Además, las amortizaciones y el servicio de la deuda siguen comiéndose parte del beneficio operativo, ya que el ebitda sí crece considerablemente, en un 97%, hasta 689,8 millones.

 

Algo más de la mitad del gasto de todos los clubs corresponde a los salarios, que han seguido creciendo pero ya no pesan tanto en la cuenta de resultados. La masa salarial, que incluye el gasto en nóminas más las amortizaciones de fichajes, ha bajado del 74,2% al 62,6%. La mejora es mucho más sustancial, y baja del 90% al 60,4%, si no se cuenta a Barça y Madrid. “El fútbol español era inviable si manteníamos el gasto en ese nivel, y muchos clubs habrían ido a la quiebra”, ha señalado Javier Tebas, en un encuentro informativo.