02 Jul 2022 | 17:17

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La Liga 1|2|3, sin freno: alza del 15,8% y más de 2,5 millones de fans en las gradas

Los equipos del norte de España, como Sporting, Zaragoza y Oviedo, mantienen al alza las expectativas de un torneo en el que la tensión deportiva es máxima, con sólo quince puntos de diferencia entre ascenso y descenso.

M.Menchén

08 mar 2018 - 04:58

La Liga 1|2|3, sin freno: alza del 15,8% y más de 2,5 millones de fans en las gradas

 

 

Equipos en Segunda con aficiones de Primera. Es una expresión que muchos ejecutivos utilizan en la categoría cuando se refieren a su dimensión social, y en 2017-2018 existen tres ejemplos claros al norte de España. Real Sporting, Zaragoza y Oviedo lideran cómodamente la clasificación en términos de asistencia, que de media se sitúa en 8.262 personas por partido. En total, la Liga 1|2|3 acumula 2.544.662 espectadores en 28 jornadas, un 15,8% más que el curso anterior.

 

Un total de ocho equipos registran peores números que en 2016-2017, si bien aquí constan los tres descendidos y su comparativo es respecto a su paso por Primera. Aun así, Sporting de Gijón (-11,2%), CA Osasuna (-6,7%) y Granada CF (-23%) se encuentran por encima de la media, con 20.072, 13.817 y 11.522 personas por encuentro, respectivamente. También empeoran dos entidades que no hace tanto estuvieron en la élite y luchan por no caer a Segunda B, como son Córdoba CF (-12%) y UD Almería (-15,5%).

 

El Real Zaragoza llegó a en enero con peores números que en 2016-2017, pero ha revertido su situación y crece un 0,7%. Lo mismo le ha sucedido al Oviedo, que también lucha por regresar a Primera y que con la celebración del derbi asturiano ha pasado de caer un 3,3% de media en enero a un alza del 6,5% hasta febrero. De hecho, los duelos de El Molinón y el Carlos Tartiere han sido los más seguidos de la campaña, con 27.506 y 25.996 asistentes, respectivamente.

 

 

 

 

En el lado contrario de la balanza están los filiales Atlético Sevilla y FC Barcelona B, el primero casi descendido de forma matemática y el segundo trabajando para lograr la permanencia. En la ciudad deportiva José Ramón Cisneros Palacios se han venido citando 1.672 seguidores por encuentro, una caída del 64,5% interanual debido a que el pasado ejercicio jugaba en el Ramón Sánchez Pizjuán y las visitas de Elche CF y Cádiz CF supusieron entradas récord. El segundo equipo del Barça, por su parte, congrega a 2.249 culés en cada cita del Miniestadi. En su caso, a mediados del próximo curso se espera su traslado al nuevo estadio Johan Cruyff, ya en la ciudad deportiva Joan Gamper.

 

Por debajo de la media hay situaciones dispares, aunque la tendencia es generalmente positiva. La SD Huesca, líder de la categoría, crece un 16,9% y está a las puertas de romper la barrera de los 4.000 espectadores cada vez que juega en El Alcoraz, para el que ya plantea una modesta ampliación que dé un extra de ingresos. Por el contrario, el Reus Deportiu retrocede un 38,9% una vez corregido el boom de seguimiento que supuso entrar en la élite del fútbol español. Aunque no existen datos comparativos, los debutantes Albacete Balompié y Cultural Leonesa se sitúan muy cerca de la media del campeonato.

 

Por encima está el Real Valladolid, más próximo a su ambición de situarse por encima de los 10.000 espectadores por encuentro. La entidad ha lanzado un programa para acercar el club a la sociedad vallisoletana y el resto de Castilla y León, y los resultados de ticketing estarían avalando esta propuesta. El Rayo Vallecano también ha retomado el pulso, no sólo por su posición en la tabla, sino por una mejora del 3,7% en asistencia. Y eso que no será hasta el próximo año que se estrenen las reformas que ha prometido la Comunidad de Madrid por 1,8 millones de euros.

 

Es de los pocos planes de mejora de instalaciones que hay en Segunda División, junto a la remodelación que el Nàstic ha conseguido financiar con recursos públicos gracias a los Juegos Mediterráneos de Tarragona 2018. Osasuna también ha planteado una ambiciosa reforma que supondría invertir 16 millones de euros, pero los socios compromisarios han tumbado la propuesta y han pedido cautela. Quizás un ascenso lo cambie todo.