05 Jul 2022 | 07:55

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La Fórmula 1 pisa el acelerador y factura 1.500 millones de dólares hasta septiembre

El Mundial incrementó sus ingresos un 11,3% durante los nueve primeros meses de 2019. Las pérdidas se anclaron en 44 millones de dólares (39,2 millones de euros).

Palco23

11 nov 2019 - 16:00

El Mundial de automovilismo incrementó sus ingresos un 11,3% durante los nueve primeros meses de 2019. Las pérdidas se situaron en 44 millones de dólares (39,2 millones de euros), igual que a cierre del primer semestre.

 

 

La Fórmula 1 pisa el acelerador de su negocio. El Mundial de automovilismo ha cerrado los nueve primeros meses de 2019 con un aumento en la facturación del 11,3%, hasta 1.500 millones de dólares (1.360,7 millones de euros). Donde no se ha apreciado una mejoría es en los números rojos que aún arrastra la compañía, que se situaron en 44 millones de dólares (39,2 millones de euros), igual que a cierre de los primeros seis meses.

 

“Esta temporada nos ha deparado carreras espectaculares y ahora se nos abre un nuevo escenario a partir de 2020, cuando tendremos la cifra récord de 22 carreras, incluyendo el nuevo circuito de Vietnam y el regreso a Holanda”, ha asegurado Chase Carey, consejero delegado de la F-1.

 

La Fórmula 1 se ha visto beneficiada por las nuevas alianzas comerciales y audiovisuales que ha alcanzado durante los últimos meses. Entre ellas, el acuerdo con Espn en Estados Unidos y con Twitch para retransmitir el Gran Premio de México, la venta de los title rights del Gran Premio de Vietnam a VinFast o el adentramiento en el sector de las apuestas deportivas comercializando su propio servicio de juego online.  

 

Sin embargo, lo más destacado durante los últimos tres meses no ha estado en los ingresos de la competición, sino en la nueva regulación que ha aprobado para controlar el techo de gasto de las escuderías. La nueva regulación ha sido aprobada por unanimidad y fijará un límite presupuestario de 175 millones de dólares, una rebaja del 50% respecto a lo que venían gastando Ferrari, Mercedes o Red Bull.