30 Nov 2021 | 16:47

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La Federación de Tenis prepara una inversión de 5 millones para hacerse con un torneo ATP

El máximo organismo tenístico español pretende comprar o alquilar para 2022 o 2023 un torneo ATP de categoría 250 o categoría 500 y un WTA, que se jugarían en Valencia, Andalucía o País Vasco.

Albert Ferrer/ Miquel López Egea

18 mar 2021 - 05:00

La Federación de Tenis prepara una inversión de 5 millones para hacerse con un torneo ATP

 

 

La Real Federación Española de Tenis (Rfet) reactiva su plan para hacerse con un evento de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) a España. El máximo organismo tenístico español está en conversaciones con la competición para comprar o alquilar los derechos de un torneo ATP 250 o 500 como máximo, en un período de dos años, que supondría una inversión de unos tres millones de euros (si el torneo es de categoría 250; si fuese de 500 la inversión sería mayor) a los que habrá que sumar la organización del propio certamen, cifrada en dos millones de euros.

 

“Nuestra intención es comprar un torneo ATP y WTA para que sea de nuestra propiedad y nos permita explotarlo cada año y conseguir así beneficios para la federación”, subraya Miguel Díaz Román, presidente de la Real Federación Española de Tenis.

 

Tras ser reelegido hace menos de una semana como presidente del organismo, el máximo representante del tenis español ha vuelto a poner encima de la mesa un proyecto que había sonado en 2018, pero que no se acabó de concretar.

 

La estrategia de la federación recae en hacerse con los derechos de un torneo dividiendo el precio de la inversión con algunos jugadores profesionales, a los cuáles “ya hemos sondeado y han dado su visto bueno”, afirma el ejecutivo.

 

Para llevar a cabo la realización de un torneo ATP y WTA, la federación está a la expectativa de que la organización tenística que debe cederle los derechos, la ATP Tour, dictamine en qué superficie se debe jugar, si bien Díaz Román prefiere la tierra batida a la pista rápida. “Es una superficie más cómoda para los tenistas y llamativa para el público”, asegura.

 

 

 

 

En cuanto al emplazamiento del evento, el organismo tenístico español sondea distintos territorios para su ubicación: Comunidad Valenciana, Andalucía y País Vasco. “Dar más visibilidad a lugares en los que no hay presencia habitual de tenis de primer nivel como Barcelona o Madrid es uno de los motivos de nuestra elección”, señala el presidente.

 

Actualmente España acoge un total de cuatro torneos ATP: el Mutua Madrid Open (Masters 1000), el Barcelona Open Banc Sabadell (ATP 500), el ATP Mallorca Championships y el ATP Marbella (ATP 250). Este último fue incluido a principios de año junto con la creación de un nuevo torneo en Singapur, y se disputará en abril entre los torneos de Miami y Montecarlo, época en que da principio la temporada de tierra batida.

 

La temporada 2021 contará con 10 torneos de categoría ATP Challenger en España, según el calendario provisional, lo que supone un récord en el país en cuanto a competiciones de la segunda división del tenis masculino mundial.

 

El apoyo económico directo de la Real Federación Española de Tenis (RFET) a cada uno de los torneos ha sido clave para que los tenistas españoles tengan la oportunidad de dar el salto al escalón más alto del circuito profesional, sin el coste que supone salir a competir fuera de las fronteras.

 

Presupuesto de seis millones para 2021

La federación contará para el presente año un presupuesto de seis millones de euros, lo que supone un aumento de entre el 15% y 20% respecto al año anterior, en el que el organismo trabajó con 5,1 millones de euros, si bien la cantidad para este curso no está aún cerrada.

 

 

 

 

“Antes de la entrada de Kosmos Tennis en la Copa Davis vivíamos de este torneo”, matiza Miguel Díaz. Cuando España organizaba el torneo de selecciones, como pasó en 2017 y 2018, la federación llegó a ingresar entre 800.000 y 900.000 euros por ronda.

 

Pese a no haberse disputado la edición de 2020 de la Copa Davis y no haber ingresado nada por ello, el organismo podrá cerrar el ejercicio en números negros con un ligero beneficio, si bien el organismo aún no tiene una cantidad exacta.

 

El presupuesto de la Rfet lo componen los patrocinios, que suponen algo más del 30%, que ha logrado captar en los últimos meses pese a la pandemia. Por otro lado, ha crecido la aportación de las subvenciones por parte de entidades como el Consejo Superior de Deportes (CSD), que el año pasado se situaba en un 12% y este año está próximo al 25% del presupuesto total. El resto del presupuesto del organismo lo copan campeonatos, licencias y homologaciones hacia los clubes del país.