27 Ene 2022 | 20:55

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La Federación de Tenis compra tres torneos ATP Challenger para crear un circuito en España

Las academias de Juan Carlos Ferrero y Rafa Nadal serán dos de las tres nuevas sedes, que se sumarán a los eventos de Sevilla, Segovia y Marbella. 

Palco23

09 mar 2018 - 17:00

La Federación de Tenis compras tres torneos ATP Challenger para España

 

 

España dobla su apuesta por los ATP Challenger. La Real Federación Española de Tenis (Rfet) ha firmado la compra de tres torneos de esta categoría para 2018, de manera que el país contará con seis pruebas a partir de este año. De esta manera, el organismo creará un nuevo circuito bajo la marca ATP Challenger #NextGen by Rfet, “para que los jóvenes talentos nacionales puedan competir y sumar puntos sin salir de España”.

 

Dos de las nuevas sedes recaerán en las instalaciones promovidas por dos de los tenistas más importantes del país: la Academia Equelite Juan Carlos Ferrero de Villena (Alicante) y la Academia Rafa Nadal de Manacor (Baleares). La primera albergará un torneo a principios de abril, mientras que la segunda lo hará a finales de agosto; en ambos casos, la dotación de premios será de 50.000 dólares. Todavía queda una tercera sede por confirmar, para un torneo que sería en la primera semana de octubre y repartiría 75.000 dólares.

 

“Este circuito brinda una base sólida de competición en España, una de las grandes cunas de jugadores a nivel mundial y uno de los países con más representación en la élite del ATP World Tour”, ha señalado el circuito profesional. A las tres nuevas sede se añaden las dos ya existentes (el Open Castilla y León, en Segovia, y la Copa Sevilla) y el ya anunciado ATP Challenger Casino Almiral Trophy, en Marbella, que no es propiedad de la Federación pero sí que está subvencionado.

 

 

 

 

La organización considera que el nuevo calendario dota “de un músculo sin precedentes al segundo escalón del tenis profesional ATP en sueño español”. “Este impulso permitirá a nuestros jugadores competir cerca de casa con la facilidad que eso supone para acercarse a la élite del tenis mundial”, destacó Miguel Díaz Román, presidente de la Federación. “Como propietarios podremos disponer de los preciados wild cards en los torneos para ayudar a nuestros jugadores”, ha añadido.

 

El dirigente ha dejado entrever que en los próximos meses llegarán nuevas adquisiciones, ya que “nuestro próximo objetivo será incrementar aún más el calendario de este tipo de pruebas profesionales”. En la actualidad, el país dispone de un ATP500 con el Barcelona Open Banc Sabadell y un Masters1000 con el Mutua Madrid Open.

 

Este proyecto se enmarca dentro de la reforma del tenis profesional acordada por la Federación Internacional y la ATP, para recortar de más de 14.000 jugadores a 750 hombres y 750 mujeres la cantidad de participantes en torneos de nivel dos. “Solamente alrededor de 350 hombres y 250 mujeres alcanzan a cubrir los costes, sin incluir los de entrenamiento”, defienden.

 

La reforma consiste en introducir un tour intermedio entre el circuito junior de la ITF y los primeros torneos profesionales, que a partir de ahora siempre tendrán un bote mínimo de 25.000 dólares en premios para los participantes. Es decir, que desaparecerán los Pro Circuit de ITF en 2019. “Garantizará que los premios en metálico de los torneos de nivel profesional estén mejor orientados a permitirles ganarse la vida como jugadores”, explica la ITF.