Líder en información económica del deporte

Competiciones

La facturación de LaLiga creció un 3,6% en 2019-2020, hasta 5.045 millones

Los ingresos totales de la competición alcanzaron un nuevo récord histórico, pese a que la pandemia del coronavirus pasó factura a LaLiga, frenando la evolución de su negocio. 

Palco23

21 jun 2021 - 12:13

La facturación de LaLiga creció un 3,6% en 2019-2020, hasta 5.045 millones

 

LaLiga cerró la temporada pasada superando por primera vez los 5.000 millones de euros en ingresos. La patronal española del fútbol ha presentado el Informe económico financiero 2019-2020, que muestra cómo el negocio del fútbol español creció un 3,6% respecto a la temporada 2018-2019, hasta 5.045 millones de euros. 

  

Los ingresos totales de la competición alcanzaron un nuevo récord histórico, pese a que la pandemia del coronavirus pasó factura a LaLiga, frenando la evolución de su negocio. De acuerdo a las estimaciones de PwC, los ingresos hubieran aumentado un 9,3% hasta 5.321 millones de euros sin el impacto del Covid-19. 

 

 

El informe detalla cómo el crecimiento a largo plazo de LaLiga ha alcanzado el doble dígito, tras haber crecido un 12% medio acumulado en los últimos cinco años. Aunque aún está lejos de la facturación generada por la Premier League y la Championship, que el curso pasado ascendió a 7.224 millones de euros

  

La patronal destaca, en base a esta cifra de negocio, la “robustez y solvencia económica” de los clubes de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank, y señala que los “clubes cuentan con ratios de endeudamiento y patrimoniales muy buenos, con la confianza de inversores que les permite financiarse en condiciones favorables y con colchones de liquidez suficientes, gracias a su labor de contención de los gastos”. 

 

José Guerra, director general corporativo de LaLiga, ha destacado que “el impacto del Covid-19 es limitado, donde vamos a percibir el impacto fuerte es en la temporada 2020-2021”.

  

 

La patronal ha recordado que LaLiga es la única gran competición con resultados positivos en la temporada pasada, tras lograr un resultado neto conjunto de 77 millones de euros. Una cifra que contrasta, por ejemplo, con las pérdidas de la Premier League, que se multiplicaron por cinco hasta 1.160 millones de euros por la pandemia. Sin el coronavirus, LaLiga habría alcanzado un resultado de 244 millones de euros.


Además, LaLiga se mantiene como la primera en ingresos en magnitud per cápita y a igualdad de nivel de precios con 107 euros per cápita, una cifra muy superior a los 86 euros de las dos principales competiciones inglesas, que se sitúan en segunda plaza.

 


Por otro lado, la entidad ha destacado el aumento de contribución de LaLiga SmartBank al conjunto, con el 9,3% de los ingresos totales, el máximo histórico. La competición está “cada vez más equilibrada”, señala LaLiga, con un peso del 35% de los ingresos totales recayendo en los derechos audiovisuales. La facturación de la Segunda División se ha duplicado desde la temporada 2015-2016.


En relación a los gastos totales, el coste y amortización de la plantilla deportiva sigue representando el mayor desembolso de los clubes, subiendo dos puntos, hasta el 60%, en la temporada 2019-2020. En cambio, el coste de personal no deportivo, se mantuvo estable en el 5%.

 

 

La patronal asegura que el fútbol profesional español tiene una “rentabilidad resiliente y en niveles elevados, con una rentabilidad operativa en positivo pese al impacto del covid-19”. El resultado bruto de explotación (ebitda) después de traspasos fue de 1.047 millones de euros, 150 millones de euros inferior a la cifra que se hubiera conseguido sin el coronavirus, fruto del “importante esfuerzo de los clubes en la contención de gastos”. 

  

  

LaLiga mantiene una notable capacidad de inversión y un nivel de endeudamiento sostenible (ratio DFN/ebitda de 1,63x), “gracias a unos niveles de rentabilidad fuertes”. La deuda financiera neta aumentó en 745 millones de euros, sobre todo fruto de las inversiones netas por valor de 509 millones de euros, de las que el 84% corresponden a jugadores y el 16% a infraestructuras.


La llegada de la pandemia, en marzo, se produjo cuando la mayor parte de las inversiones “estaban ya realizadas o comprometidas para la temporada 2019-2020”. Una situación completamente diferente se vivirá en el curso 2020-2021, cuando se produzca una “drástica reducción de las mismas y una bajada del ratio activos productivos netos (APN)/ingresos totales, actualmente en niveles extraordinarios”.  


En base a los datos recabados en el informe, LaLiga asegura estar preparada para el impacto de la temporada 2020-2021, debido a la buena situación patrimonial, con un patrimonio neto de 1.767 millones de euros y un equity ratio del 23,6%, acompañados de “colchones de liquidez en niveles máximos históricos”: de 789 millones de euros en la 2019-2020 frente a 564 millones de euros en la 2018-2019, “suficiente para absorber el impacto neto de la 2020-2021”, estimado por PwC en 852 millones de euros.


Finalmente, LaLiga aportará en la temporada 2020-2021 más de 125 millones de euros, un 13% más, a otras entidades para el desarrollo del fútbol no profesional y otros deportes. De ese importe, la Real Federación Española de Fútbol percibirá un 52% (65,6 millones de euros), el CSD un 39,5% (48,8 millones de euros) y los sindicatos de futbolistas un 8,9% (11,3 millones de euros).


En 2018, PwC publicó un estudio sobre el impacto socioeconómico del fútbol profesional en España, detallando que supone un 1,37% del PIB español, genera 185.000 empleos y aporta más de 4.100 millones de euros en impuestos.