28 Ene 2022 | 12:32

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La F-1 ficha a un ex de Disney y Boston Consulting Group para relanzar el negocio digital

Liberty suma una nueva incorporación con Frank Arthofer, que se encargará de liderar la generación de ingresos.

Palco23

23 may 2017 - 15:19

Liberty Media señaló el área digital como una de las fuentes de ingresos que peor había tratado la Fórmula 1, y ha decidido reforzar el departamento. La multinacional estadounidense ha contratado a Frank Arthofer como nuevo director global de nuevos negocios y digital, después de varios años en Disney y, más recientemente, en Boston Consulting Group.

 

Arthofer dependerá de Sean Bratches, director general de operaciones comerciales de Formula One Management (FOM), quien también se ha incorporado este año tras el cambio de propiedad. Su misión será la de buscar nuevos canales de comunicación con los aficionados y ser capaz de monetizar la relación con los mismos, ya sea con productos propios o con alianzas con terceros.

 

El ejecutivo, que estaba en la división de medios y tecnología de la citada consultora, ha señalado que “el deporte es uno de los activos más valiosos en el paisaje de los medios y del entretenimiento de hoy, y la Fórmula 1 es una marca increíble con una historia muy rica”. “Tenemos una oportunidad verdaderamente única de aprovechar más de 50 años de éxito invirtiendo en nuestros negocios digitales y de licencias. Tenemos más de 500 millones de aficionados en todo el mundo, y quieren más de nosotros”, ha añadido.

 

Chase Carey, presidente de la F-1, ya señaló en una reciente entrevista con Palco23 que “las redes sociales, al igual que las plataformas OTT, son los vehículos perfectos para crecer en todos los aspectos. Hay que conectar con los fans y emocionarlos, estar más cerca de ellos”. “Tenemos que hacer, por ejemplo, que los pilotos sean más accesibles y conectarlos con la gente”, añadió. “Actualmente hay muchos medios digitales que trabajan con estos contenidos, y es que los consumidores quieren este tipo de producto”, remarcó sobre cómo se debe adaptar la competición a un nuevo entorno donde antes no estaban prácticamente presentes.

 

Carey detalló que “no se trata de un plan a corto plazo, sino una estrategia a largo plazo que nos hemos fijado para 2020. A partir de ese año podremos hablar de monetizar el contenido único con los hard fans, que pagarán a través de las plataformas OTT”. Esta idea es la que persiguen hoy en día otras competiciones como la NBA, que desde hace unos meses ya ofrecen partidos en realidad virtual desde su plataforma de pago NBA League Pass.