05 Jul 2022 | 01:47

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La Davis sube la apuesta y promete un 33% más a los jugadores para batir a la World Team Cup

El proyecto de Kosmos y la ITF asegura 20 millones de dólares en premios para los tenistas, por los 15 millones del plan de la ATP con Tennis Australia. Además, regará con 22 millones al año a las federaciones, que en agosto deberán validar el proyecto.

Marc Menchén

10 jul 2018 - 05:00

La Davis sube la apuesta y promete un 33% más a los jugadores para batir a la World Team Cup

 

 

¿Se imaginan que en octubre se volviera a disputar un Mundial de Fútbol organizado por alguien ajeno a la Fifa? ¿Qué harían los futbolistas? ¿Patrocinadores y operadores audiovisuales pagarían más o dividirían en dos el dinero? Es un escenario difícil de imaginar, pero que podría darse en 2020 en la industria del tenis después de que la ATP haya aprobado recuperar la World Team Cup pese al relanzamiento de la Copa Davis anunciado por la Federación Internacional de Tenis (ITF). “Se ha perdido una oportunidad, pero se tendrán que volver a sentar”, señala un alto ejecutivo del sector.

 

La ITF ya advirtió este lunes que la decisión del circuito profesional de crear su propio torneo de selecciones “fue una oportunidad perdida” para trabajar conjuntamente, y que ellos no variarán su hoja de ruta, a la espera de que el próximo 16 de agosto sea su asamblea general la que dé luz verde al proyecto diseñado con Kosmos, que prevé la inversión de 3.000 millones de dólares en 25 años para relanzar la Davis (un torneo con 118 años de historia) y promover la práctica de este deporte.

 

Las fuentes consultadas por Palco23 señalan que los planes de la ATP podrían ser incluso un catalizador para que las federaciones nacionales den su visto bueno. “Se van a bunkerizar más para que esto salga; ellos no verían ni un solo euro de los ingresos que genere la World Team Cup”. Por el momento, ya han mostrado su apoyo público federaciones relevantes como la de Francia y las confederaciones de África, Sudamérica y Centroamérica.

 

 

 

 

Estas organizaciones sí que se beneficiarían del crecimiento económico de una Davis potenciada, mientras que la World Team Cup sería un producto que únicamente daría beneficios a la ATP, a los jugadores y a Tennis Australia, que se ha hecho con los derechos de organización. “Es una decisión cortoplacista para mejorar las finanzas del circuito profesional”, lamenta otro profesional del mundo de la raqueta. De hecho, la votación del board de este fin de semana no fue unánime.

 

Fuentes conocedoras del encuentro revelan a Palco23 que el resultado de la reunión del consejo de la ATP fue de cinco votos a favor por dos en contra, pertenecientes a Gavin Forbes, ejecutivo de IMG y que representa a los torneos de América, y Charles Humphrey Smith, director internacional de Juss Event, que organiza el Rolex Shanghai Masters y representa a las citas de Asia.

 

Sí dieron su ok el presidente ejecutivo de la ATP, Chris Kermode; el delegado de los torneos europeos y a su vez director de ATP Media, Mark Webster, y los tres representantes de los jugadores: Alex Inglot, director de comunicación de Sportradar; el extenista y comentarista Justin Gimelstob, y el extenista y entrenador Roger Rasheed.

 

Y una de las claves han sido los compromisos económicos adquiridos. Según ha podido saber este diario de fuentes solventes, Tennis Australia pagará un canon anual de 10 millones de dólares por ser la sede permanente de la World Team Cup una vez se firme el contrato; de este importe, 5 millones de dólares serían para el fondo de pensiones de los tenistas y los otros 5 millones serían para financiar la actividad de la ATP. “En cambio, la ITF sólo les daría 5 millones de dólares a repartir igualmente al 50%”, añaden.

 

 

 

 

El ente federativo defiende que su menor aportación se debe a que el grueso de los recursos que genera la nueva Copa Davis se reinvertirá “globalmente en el desarrollo futuro del tenis”. De hecho, el plan que deben validar las 210 federaciones en agosto contempla una partida de 22 millones de dólares en pagos al año desde 2019, que en parte se repartiría entre los países miembro y otra parte serviría para aumentar los fondos para iniciativas internacionales que promocionen este deporte en todos los niveles.

 

“Nuestro plan de reforma dará como resultado un nivel sin precedentes de nuevas inversiones en tenis de base en todo el mundo, así como niveles récord de dinero en premios para todos los jugadores de la competición”, ha defendido estos días el presidente de la ITF, David Haggerty. De hecho, las fuentes consultadas señalan que la propuesta de prize money de la Davis también es superior: 20 millones de dólares por edición, frente a los 15 millones de dólares que propone la ATP, que sólo igualaría esa cifra con los 5 millones de dólares del mencionado plan de pensiones.

 

Es una cuestión determinante, pues si algo ha evidenciado el star system del tenis es que sólo acepta elevar la carga del calendario y el número de países a visitar si suben las retribuciones, que ya superan los 100 millones de dólares anuales. Esta evolución de los salarios queda reflejada en los premios acumulados por Rafa Nadal, Roger Federer y Novak Djokovic, que han ganado más de 100 millones en su carrera, prácticamente el triple de lo que en su día lograron Peter Sampras o Andrea Agassi, que protagonizaron la última gran rivalidad en este deporte.

 

Además del dinero, las federaciones nacionales tienen otro elemento a su favor para que los tenistas no rehúsen la Copa Davis en favor de la World Team Cup: el sueño de disputar unos Juegos Olímpicos. A esta cita acuden los primeros 56 clasificados de la ATP, a los que la ITF exige que hayan formado parte del equipo nacional en al menos dos ocasiones durante los cuatro años previos.

 

 

 

 

Kosmos también confía en que su plan sea bienvenido por las federaciones, y su director de tenis, Iván Modia, ha destinado las últimas semanas a viajar por todo el mundo a explicar las bondades del modelo que plantean. Él es uno de los ejecutivos fichados por el grupo inversor que encabeza el futbolista Gerard Piqué y en el que también está el fundador de Rakuten, Hiroshi Mikitani.

 

La división del mundo de la raqueta cuenta con al menos cinco efectivos, como ya avanzó Palco23. Además de Modia, entre sus fichajes están Wiebke Suellentrup, que ha cambiado la agencia de márketing deportivo WWP para asumir la búsqueda de patrocinios, y Victoria Gracia, que ha dejado la comunicación de Asics en la Península Ibérica para asumir este rol en la división de tenis de Kosmos.

 

Otra de las personas involucradas en la gestión del plan para relanzar la Davis es Edmund Chu, un empresario chino con negocios en el área del márketing deportivo y que se ha unido a Piqué y Mikitani. Chu, que estuvo en la presentación de Piqué ante la ITF, es el presidente de la escudería Techeetah de Fórmula E y es el director general de la agencia china Seca Worldwide; la empresa está participada por CMC Holdings, que también es accionista de propiedades como la propia Fórmula E o City Football Group (CFG).