16 Ago 2022 | 12:56

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La Cartuja de Sevilla acogerá la final de Copa de fútbol hasta 2023

La candidatura andaluza se ha impuesto a la de Madrid con el Wanda Metropolitano, en un proceso donde pesaba mucho la oferta económica, que mínimo debía ser de un millón de euros.

Palco23

05 feb 2020 - 15:14

La Cartuja de Sevilla acogerá la final de Copa de fútbol hasta 2023

 

 

La final de Copa del Rey volverá a Sevilla, y esta vez de forma permanente hasta 2023. La Real Federación Española de Fútbol (Rfef) ha anunciado que el Estadio de la Cartuja será la sede de este partido durante las próximas cuatro ediciones, en la que ha sido la primera vez que se abre un concurso a largo plazo para este proyecto.


El recinto deportivo se ha impuesto al Wanda Metropolitano, que en su día se apuntó como una posible sede permanente de este partido y otros de importancia de la Selección. Se desconoce cuál ha sido el canon económico que está dispuesto a asumir la candidatura, que está apoyada por la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento y la Diputación de Sevilla, que son los dueños de la instalación. La Junta ha cifrado en 43 millones de euros el impacto económico de cada una de las cuatro ediciones de la final de la Copa del Rey.


Eso sí, el ente presidido por Luis Rubiales había presupuestado unos ingresos mínimos de un millón de euros por los derechos de organización, de forma que al menos esa es la cifra que se esperaba obtener. En este sentido, mientras que Sevilla era una apuesta pública por revitalizar sus infraestructuras, la de Madrid esperaba algún tipo de compensación por parte del Atleti a cambio de la cesión.


En su afán por optar a unos Juegos Olímpicos, el Ayuntamiento de Sevilla invirtió 120 millones de euros en el Estadio de La Cartuja, concebido en 1999 para tener actividad todo el año y con la aspiración de que Sevilla FC y Real Betis trasladaran allí su sede. De hecho, el complejo tiene capacidad para 57.000 espectadores, muy por encima de lo que pedía la Federación.

 

Al final no se logró que el fútbol de la ciudad se trasladara allí, pero su viabilidad precisamente la ha estado garantizando durante los últimos años la explotación del hotel y los espacios de oficinas que se habilitaron con vistas a un terreno de juego que hace años que no se pisa para una competición de élite.


“Hemos hecho esta apuesta con una ilusión enorme de que Sevilla sea sede permanente durante cuatro años. Si conseguimos algún año será genial. Es una manera de recuperar una joya que tiene Andalucía que es el Estadio de la Cartuja. Ha costado una auténtica fortuna a los andaluces y es una manera de iniciar una nueva etapa, que Sevilla no viva de espaldas al estadio”, señaló días atrás Javier Imbroda, consejero de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía.