17 Ene 2022 | 16:56

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La asistencia a la Liga Endesa se mantiene hasta marzo gracias a Tenerife, Betis y ‘Estu’

La competición liguera de baloncesto encara el tramo final de la fase regular con un promedio de 6.389 espectadores por partido, una cifra muy similar a la temporada pasada.

Guillermo G. Recio

11 abr 2017 - 05:00

Los equipos de la ACB consiguen mantener el promedio de los aficionados que acuden a sus pabellones. La asistencia media a la Liga Endesa hasta marzo fue de 6.389 espectadores por partido, un 0,98% más que hasta la misma fecha de la campaña anterior. Hasta la jornada 26, la competición acumula 1,33 millones de seguidores, algo que no se puede comparar con el pasado curso al contar con un equipo menos, el Gipuzkoa Basket.

 

La cifra media por partido está principalmente sostenida por unos pocos clubs que lograron tirar del resto de conjuntos en la clasificación, elaborada por Palco23 a partir de datos oficiales de la ACB. Sólo cuatro equipos consiguieron elevar la afluencia a sus pabellones respecto a la temporada pasada.

 

Se trata de Iberostar Tenerife, Real Betis Energía Plus, Movistar Estudiantes y Morabanc Andorra. El equipo del país vecino fue el que menos creció, con 4.181 espectadores por encuentro y sólo un alza del 2,5% respecto al mismo periodo de la temporada 2015-2016.

 

El Iberostar Tenerife registró uno de los crecimientos más destacados, y es que antes de acabar marzo se encontraba al frente de una Liga Endesa muy igualada tanto por la parte alta como por la zona de descenso. El equipo insular se anotó 4.550 espectadores de media, un 12,29% más.

 

El avance más importante lo consiguió el Real Betis Energía Plus, que pese encontrarse en la parte baja de la tabla, siguió seduciendo a nuevos aficionados con el proyecto del club verdiblanco. La entidad que preside Fernando Moral reunió a 4.937 aficionados por partido, un 14,15% más.

 

 

Las cifras de Tenerife y Betis fueron constantes durante toda la temporada, pero en el mes de marzo se les unió un tercer invitado: el Movistar Estudiantes. El club colegial impulsó la presencia de aficionados en los últimos partidos, con una entrada de 9.099 espectadores por partido, un 6,1% más.

 

Ello se debe a los dos encuentros como local de marzo, contra Iberostar Tenerife y Baskonia, donde consiguió más de 10.000 asistentes, respectivamente, algo que hasta el momento sólo ocurrió frente al Real Madrid en la primera vuelta y frente al FC Barcelona Lassa en febrero. Además, estos cuatro partidos fueron los únicos en superar el 75% de la capacidad del WiZink Center.

 

Otros conjuntos como el Valencia Basket, el rio Natura Monbús Obradoiro o el Unicaja lograron mantenerse con unas decenas menos de espectadores por partido. Sin embargo, los grandes descensos de la campaña 2016-2017 se registraron en el Nou Congost.

 

El ICL Manresa sólo consiguió 3.979 aficionados por partido, un 8% menos que en el mismo periodo que el año anterior. Uno de los motivos de esta caída podrían haber sido las cuatro victorias con las que cuenta el club presidido por Jaume Arnau, que a falta de seis jornadas observa de lejos la permanencia.