21 Ene 2022 | 12:01

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Especial 2021: Un año para volver

La ACB salva el curso sobre la bocina con las ayudas por parte del CSD

El CSD anunció ayudas de ocho millones de euros para los clubes que hubieran visto mermados sus ingresos por la ausencia de público en sus pabellones a causa de la crisis santiaria, tras las diferentes peticiones recibidas.

La ACB salva el curso sobre la bocina con las ayudas por parte del CSD
5,5 millones de euros es la aportación por temporada que realiza Endesa a la ACB. ACB Photo/BB Hojas

M.L.E.

29 dic 2021 - 05:00

Especial 2021: un año para volver

 

El baloncesto se salva. Tras el golpe de la pandemia, los clubes de la ACB lograron compensar parcialmente sus pérdidas derivadas de las restricciones sanitarias con una inyección por parte del Consejo Superior de Deportes (CSD) de 7,5 millones de euros.

Esta inyección por parte de la administración sirvió para maquillar el impacto en las cuentas de la temporada 2020-2021, un curso en el que varias entidades tiñeron sus cuentas económicas de rojo.

 

En agosto, tras varios meses de negociaciones, el CSD comunicó a los clubes de la ACB que las ayudas a las entidades que hubieran visto mermados sus ingresos por la ausencia de público en sus estadios y pabellones debido a la crisis sanitaria del coronavirus alcanzarían un importe de ocho millones de euros y que llegarían antes de fin de año. El importe ofrecido estuvo por debajo de los entre diez y los doce millones que reclamaba la competición.

 

En febrero, Félix Sancho, presidente del San Pablo Burgos, fue el primero en alertar en rueda de prensa de que “estamos compitiendo, generando el 100% de gastos y nuestros ingresos están reducidos en un 80%, una situación que se agrava al no disponer del ticketing, ni de los patrocinadores derivados de este”, y pidió un paquete de ayudas a la administración.

 

 

Finalmente, el CSD, tras varias peticiones recibidas, respondió con un rescate procedente del 1% de los derechos audiovisuales generados por LaLiga en base a los Pactos de Viana de abril de 2020, y que fueron canalizadas a través de la ACB a partir de una convocatoria de subvención a la que tuvieron que concurrir los clubes.

 

Concretamente, Real Madrid, Unicaja Málaga y FC Barcelona recibieron el 32,5% del total de las ayudas dispuestas por la reducción de ingresos por taquilla a causa de los cierres de los pabellones, que asciende a 5,6 millones de euros. Real Madrid recibió 800.000 euros, el mayor montante de la categoría, seguido por FC Barcelona, con 541.328 euros, y Unicaja Málaga, con 507.952 euros, respectivamente. Cuatro fueron los clubes de la ACB que compartieron la última posición en cuanto a las ayudas por taquillaje se refiere, con un apoyo económico de apenas 120.000 euros. Estos equipos son Baloncesto Fuenlabrada, Gipuzkoa Basket, Real Betis Baloncesto y Ucam Murcia. El histórico Movistar Estudiantes, que en su última temporada se condenó a la Leb Oro, fue excluido inicialmente por no encontrarse al corriente de sus obligaciones tributarias.

 

 

Por otro lado, el CSD aportó otra partida de 1,9 millones de euros a repartir entre todos los clubes para combatir los gastos generados por la necesidad de aplicar medidas sanitarias con carácter excepcional derivadas del Covid-19. Hasta once de los 18 clubes de la ACB recibieron más de 100.000 euros en esta partida, siendo también el Real Madrid el conjunto que mayor importe recibido, con 189.000 euros. Aunque el rescate atenuó la situación financiera de los clubes, el baloncesto aún tiene muchos deberes por hacer y continúa siendo una competición deficitaria.

 

En la temporada 2019-2020 las pérdidas totales de los clubes de la competición volvieron a aumentar, un 10,2%, hasta 73,3 millones de euros, debido a que los gastos alcanzaron prácticamente el mismo volumen que en la temporada anterior, pero los ingresos se redujeron un 5,5%, hasta 120,4 millones de euros. De esta forma, el baloncesto profesional encadenó 21 temporadas seguidas en números rojos, con 66,5 millones de euros de pérdidas acumuladas. En la temporada 2020-2021, los resultados siguieron en la misma línea y puede que hayan empeorado, puesto que la competición no pudo tener público hasta la última jornada de la liga regular.

 

Pese a esta línea, algunos de los clubes apostaron por recuperar los presupuestos prepandemia para la temporada 2021-2022 como ha sido el caso de Real Betis, Baxi Manresa, Ucam Murcia, Iberostar Tenerife, Bilbao Basket o CB Breogán, mientras que otros decidieron mantener una temporada más de cautela.

 

 

El curso empezó con un máximo del 60% de aforo, pero con el paso de las semanas, el Gobierno decidió relajar las medidas hasta alcanzar el 100% del aforo, pero con estrictos protocolos de seguridad. Esto permitió que los clubes respiraran aliviados. La división de baloncesto de Real Betis, por ejemplo, apuntó a un presupuesto de alrededor de 3,5 millones de euros para la temporada 2021-2022, el mismo que en la temporada anterior, esperando obtener un 20% de los ingresos en ticketing, mientras que Ucam Murcia presentó un presupuesto de ingresos y gastos de 3,6 millones, contando staff técnico, personal del club, viajes y coste de la cantera, para la temporada 2021-2022, importe que significa volver a los niveles prepandemia.

 

El coste de la plantilla para el presente curso se sitúa en torno a 1,6 millones de euros. En la temporada 2020-2021, el club tuvo que reducir su presupuesto de ingresos y gastos un 20%. Asimismo, Baxi Manresa aumentó su presupuesto alrededor de un 4% en 2021-2022, hasta 2,8 millones de euros, mientras que Bilbao Basket mantuvo su presupuesto, situándolo entre 3,1 millones y 3,2 millones de euros para la temporada 2021-2022, el mismo que en el curso pasado, con el objetivo de volver a números negros en esta temporada.

 

Iberostar Tenerife también estuvo en esta línea y presentó un presupuesto de 6,8 millones de euros para la temporada 2021-2022, el mismo que la temporada pasada, y encara el regreso a la rentabilidad tras haber cerrado el curso en números rojos a causa del golpe del Covid-19. Para hacer frente al golpe de la pandemia, el club recurrió en 2020-2021 a un crédito avalado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), como muchas otras entidades de la Liga Endesa. Por otro lado, el recién ascendido CB Breogán presentó un presupuesto de 2,75 millones de euros, más del doble que la temporada anterior.

 

Un caso excepcional es el de Valencia Basket, que redujo su presupuesto entre un 10% y un 15%, hasta 22,5 millones, tras volver a competir a la Eurocup. Por otro lado, FC Barcelona, a causa de su delicada situación económica, recortó el presupuesto para la sección de baloncesto para la temporada 2021-2022 hasta 36,1 millones de euros, lo que supuso un 8,4% menos que en la temporada 2020-2021, cuando el gasto se situó en 39,5 millones de euros.

 

La ACB, incrementa su negocio

En el ejercicio correspondiente a la temporada 2019-2020, concluido en junio del año pasado, la sociedad Aceb, con la que opera la asociación de clubes, obtuvo una cifra de negocio de 30,27 millones de euros, lo que supuso un incremento del 6,5% en relación al ejercicio anterior.

 

El resultado neto también evolucionó al alza, con una subida del 61,5%, aunque con una variación moderada en términos absolutos: de 26.951 euros en el ejercicio correspondiente a la temporada 2018-2019 a 43.530 euros en el ejercicio de la temporada 2019-2020.

Por otro lado, en 2021, la ACB ha seguido reforzando su pool de patrocinadores y ha renovado con Endesa por tres temporadas más, hasta la temporada 2023-2024.

 

 

El acuerdo firmado fue de alrededor 5,5 millones de euros por temporada, ya que se mantuvieron las mismas condiciones que en la última temporada. Con esta firma, Endesa acumulará trece años de apoyo a la ACB y dando nombre a la Liga Endesa y la Supercopa Endesa.

 

Por otro lado, la ACB firmó un acuerdo con el gigante Toyota. La asociación de los clubes españoles de baloncesto alcanzó un acuerdo con la firma automovilística para una temporada tras haber terminado en junio la relación con Kia, que decidió salir del baloncesto tras patrocinar la competición desde 2011.

 

Toyota entró en calidad de patrocinador oficial de la competición, justo por encima de los proveedores oficiales Divina Seguros, Spalding, Kyocera, Synlab y Globalia Eventos. La marca patrocina todas las competiciones de la ACB: Liga Endesa, Supercopa Endesa, Copa del Rey y Minicopa Endesa, de las que también es vehículo oficial. Toyota tiene presencia online, en televisión y en los pabellones, además de patrocinar las mejores jugadas, bajo la denominación de el Top10 Toyota de cada semana.

 

Por otro lado, en los últimos doce meses  la ACB también se ha apuntado una victoria judicial en el conflicto por el cánon de ascenso que exigía la entidad organizadora de la Liga Endesa, por lo que la Audiencia Nacional  anuló la resolución que dictó la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (Cnmc) el 11 de abril de 2017 por ser contraria a la normativa actual, por lo que se impuso la obligación a la comisión de devolver los 400.000 euros que impuso a la ACB de multa, sumada a los intereses por la demora.P