Líder en información económica del deporte

Competiciones

JP Morgan: “Juzgamos mal la acogida entre la comunidad futbolística de la Superliga”

La entidad financiera en la que se apoyaban los doce clubes fundadores de la nueva competición para romper con el status quo rompe su silencio tras el fracaso del proyecto.

Palco23

23 abr 2021 - 12:53

JP Morgan

 

 

JP Morgan se pronuncia sobre la Superliga. “Claramente, juzgamos mal cómo este acuerdo sería visto por la comunidad futbolística en general y cómo podría afectarle en el futuro”, ha explicado un portavoz, antes de asegurar que “aprenderemos de ello”.

 

Tras una semana convulsa, en la que apenas 48 horas después de la presentación de la nueva competición la mayoría de sus clubes fundadores han renunciado al proyecto, JP Morgan rompe así su silencio.

 

La declaración se produce después de las críticas generalizadas al papel de JP Morgan en el nacimiento de la nueva competición, financiando la creación del proyecto con un préstamo de 3.230 millones de euros a devolver en un plazo de 23 años.

 

Un total de 3.500 millones de euros se iban a repartir entre los equipos fundadores que, según el borrador de la competición, compartirían el 32,5% de los ingresos, mientras otro 32,5% se distribuiría entre los veinte equipos participantes cada temporada. 

 

 

El primer club en dar marcha atrás respecto al proyecto de la Superliga fue el Manchester City, al que le siguieron Manchester United, Liverpool, Chelsea, Arsenal y Tottenham. Todos ellos “iniciaron los trámites para desvincularse del proyecto”, según resaltaban sus comunicados, en los que pesaron las protestas de los aficionados e incluso la del primer ministro británico, Boris Johnson. Los contratos que firmaron los doce clubes fundadores de la competición europea incluyen una cláusula de penalización para todo aquel que desee abandonar el proyecto de 300 millones de euros.

 

Con el nuevo modelo implementado, la competición pretendía generar más de 4.000 millones de euros por temporada gracias los derechos de patrocinio y de televisión, una cifra muy superior a los 1.950 millones de euros que la Uefa reparte entre todos los clubes participantes de la Champions League.