07 Dic 2021 | 18:23

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Jordi Bertomeu abandona el consejo de Euroleague Commercial Assets

El ejecutivo continuará como consejero delegado de la Euroliga. La decisión se toma despés de que los 11 clubes fundadores quisieran tener más control sobre la gestión económica de la competición. 

Palco23

11 jun 2021 - 17:51

Los clubes de la Euroliga acuerdan buscar un relevo para Jordi Bertomeu

 

 

Cambios en la organización de la Euroliga. Los equipos propietarios de la competición (Cska de Mocú, Maccabi Tel Aviv, Olympiacos, Panathinaikos, Fenerbahçe, Anadolu Efes, Armani Milan, Zalgiris, Real Madrid, FC Barcelona y Baskonia) serán los únicos que formarán parte del consejo de Euroliga Commercial Assets (ECA), empresa con sede en Luxemburgo formada por las entidades y organizadora de la competición, por lo que Jordi Bertomeu, consejero delegado de la entidad, no formará parte de este. Esta decisión no implica que Bertomeu deje de estar al frente de la Euroliga. 

 

Por lo tanto, ahora serán los once clubes los que formen parte del consejo de decisión de la ECA y serán ellos mismos los que tengan que ratificar las decisiones, algo que antes era responsabilidad del directivo. 

 

A finales de abril, los clubes que forman parte de la competición trataron de involucrarse más en el negocio criticando la gestión de Bertomeu, que ha ejercido al frente de la institución desde que esta se crease en 2000.

 

 

 

 

Los clubes pedían más control sobre la gestión económica a causa de la crisis derivada de la pandemia. En este contexto, la Euroliga ya introdujo variaciones en el reparto de beneficios a principios de temporada.

 

Tras la cancelación de la competición a mitad de la temporada pasada debido a la pandemia del coronavirus, la competición redujo en un 14% los ingresos totales.

 

Para mantener el engagement con la afición, la organización ha mantenido la inversión realizada en otras ediciones, pero apostando por la digitalización, vendiendo entradas para la Final Four (que se disputó a puerta cerrada) para que los seguidores vieran los encuentros a través de una experiencia inmersiva basada en la realidad virtual.