Líder en información económica del deporte

Competiciones

‘Ippon’ al judo español: pierde el 90% de sus federados por ser un deporte de contacto

La pandemia ha provocado que la Real Federación Española de Judo y Deportes Asociados se convierta en una de las más tocadas por el Covid-19.

Palco23

09 feb 2021 - 11:42

‘Ippon’ al judo español: pierde el 90% de sus federados por ser un deporte de contacto

 

 

El judo español, derribado. La Real Federación Española de Judo y Deportes Asociados (Rfejyda) ha sufrido una caída del 90% en cuanto a número de federados, por lo que se convierte en una de les federaciones que más ha caído a causa de la pandemia, según ha avanzado CMD.

 

Aunque no hay datos oficiales publicados, los organismos federativos estiman en un 90% la caída a causa de ser un deporte de contacto, una diferencia de 90.000 licencias en comparación con el año anterior, cuando había en España 108.145 deportistas con licencia de judo y demás disciplinas asociadas.

 

En este contexto, pese a que los judokas de alto rendimiento sí han podido reanudar las competiciones estatales e internacionales, los clubes formativos han sufrido una falta de jóvenes que no se han apuntado a causa del miedo a los contagios y por no poder competir.

 

Mientras que los deportistas de alto rendimiento han podido reanudar buena parte de las competiciones estatales e internacionales previstas, la gran mayoría de clubes formativos sufre la falta de jóvenes que no se apuntan por miedo a los contagios y por no poder competir.

 

 

 

 

En octubre, la federación estatal y las autonómicas empezaron a renovar las licencias y cuatro meses después a pensar han tenido solicitudes, por lo que estimas que apenas tendrán un 10% de las licencias del año anterior. Sin embargo, la entidad considera que hay “una pequeña reactivación” pero que vendrán “meses duros”. “Hasta que no tengamos la seguridad de que, con las vacunas, se puede practicar con total seguridad, van a pasar unos meses”, asegura.

 

En esta línea, la federación cree que hasta septiembre no volverá la normalidad y que las competiciones escolares y de base no se reanudarán antes de dos o tres meses, por lo que los clubes funcionan a alto rendimiento cuando la vacuna lo permita.

 

Ejemplo de este contexto negro para el judo es el del Club Sotillo, uno de los principales clubes del país. Antes de la pandemia tenía 1.200 usuarios pero actualmente sólo tiene a cincuenta adultos y cuarenta niños entrenando, además de otros 50 usuarios que entrenan en la piscina, lo que supone una caída del 90% en número de socios. El gran golpe para la empresa se ha producido porque antes tenían 23 colegios y veinte guarderías y ahora no pueden tener estos grupos.

 

El Judo Club Sotillo permaneció cerrado siete meses, desde marzo a octubre y ante esta falta de usuarios, sus finanzas están contra las cuerdas, aunque se han visto aliviadas por las subvenciones que recibió por parte de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid por los distintos equipos que tiene el club en las ligas nacional, por valor de entre 5.000 euros y 6.000 euros por equipo.