Líder en información económica del deporte

Competiciones

Fernando López (Apome): “Queremos copiar lo mejor del rugby francés”

El presidente de la Asociación española de jugadoras y jugadores de rugby pide mejores contratos, campos y material para crecer. El otro eje son los éxitos de la selección y por lo que no se puede repetir una descalificación.

Fernando López (Apome): “Queremos copiar lo mejor del rugby francés”
“Se nos ve como una selección tramposa y tonta, que hace las cosas mal”

Miquel López-Egea

24 nov 2022 - 05:00

Más campos y mejores contratos y materiales. Esta es una de las principales reclamaciones de la Asociación española de jugadoras y jugadores de rugby (Apome) en un deporte en el que los hombres y las mujeres se tratan por igual, con las mismas condiciones. Sin embargo, según Fernando López, presidente de la entidad, la estrategia pasa por copiar lo mejor de Francia, donde, entre otras medidas, se ayuda a los jugadores a insertarse laboralmente una vez acaban su carrera. El otro eje para el fortalecimiento del rubgy pasa por los logros de la selección y, por lo tanto, no se puede repetir ser descalificado del Mundial por irregularidades, tal como ha pasado en 2022, algo que “fue muy deprimente para muchos jugadores, a algunos les costó volver a jugar”, explica.

 

 

Pregunta: ¿Cuáles son los principales conflictos en que se encuentran actualmente los jugadores de rugby en España?

 

Respuesta: El problema es que antes no se escuchaba a los jugadores. La asociación está haciendo un estudio de lo que nos gustaría mejorar, como las instalaciones deportivas del país. También queremos que haya contratos profesionales y que no se pague en negro. Poco a poco se está mejorando todo porque, hasta ahora, no se había escuchado a los jugadores. Vengo de jugar en Francia y ahí el sindicato funciona tremendamente bien y hasta ayuda a los jugadores a reinsertarse laboralmente una vez se retiran, ayudándolos con los estudios. Queremos copiar lo mejor de Francia ya que, si el rugby quiere ser profesional, los jugadores deben tener las condiciones adecuadas. También hay que cuidar al amateur, con buenos campos.

 

P.: Entonces, ¿qué se demanda? 

 

R.: Instalaciones y contratos. También queremos unificar los seguros porque en cada comunidad autónoma es diferente. El rugby es un deporte de contacto y conlleva riesgos. Esto pasa por hablar con todas las comunidades y que se den cuenta de los beneficios que conlleva: si se paga menos por la ficha, se podrá invertir en otras cosas, como ropa.

 

 

P.: ¿El rugby debería ser profesional?

 

R.: Sí, como pasa en Francia. Si allí eres jugador, tienes muchas más ventajas. Ojalá se logre, sería algo muy grande.

 

 

P.: ¿Por qué no es profesional? ¿Qué ha fallado?

 

R.: Es complicado. La nueva junta de la Federación Española de Rugby lo va a intentar. Pero lo necesitamos porque hay muchos clubes semiprofesionales y en algunos hay mucha mujer. Además, el rugby tiene sus riesgos por lesión, por lo que, si quedas mal, no puedes trabajar de cualquier cosa.

 

 

 

 

P.: ¿Cómo ha afectado a los jugadores los últimos conflictos y sanciones al rugby español?

 

R.: Fue un caos para todos. Clasificarse fue muy duro, pero al final se acarició el cielo con las manos. Se jugó a un alto nivel, fuimos siempre superiores y, de un día para otro, nos dijeron que no podíamos ir al Mundial. Fue muy deprimente para muchos jugadores, a algunos les costó volver a jugar, tuvieron que ir al psicólogo y había gente sin ganas de continuar. Pero todo pasa por algo y somos luchadores. Lo malo es que se pierde el respeto a la imagen del rugby español, y se nos ve como una selección tramposa y tonta, que hace las cosas mal. Fue retroceder mucho porque un Mundial te da visibilidad y puedes crecer en todo, también en lo económico. Es importante que se hable de tu deporte. Pero esto ya ha pasado dos veces y no debe volver a pasar porque si no nunca crecerá.

 

 

P.: ¿Quién es un ejemplo?

 

R.: Francia, Nueva Zelanda y Argentina. Donde hay tradición y centros de formación. Hay que invertir en tiempo para ir subiendo y tener jugadores de más calidad.

 

 

P.: ¿Cómo se puede aumentar la práctica en España y generar más interés?

 

R.: La afición aumentará con los logros de la selección masculina y femenina, por lo que habrá más niños que conozcan este deporte. Pero esto pasará siempre y cuando las condiciones sean mejores: más material en los clubes y mejores campos.

 

 

 

 

P.: El rugby es quizás uno de los deportes que menos discrimina entre hombres y mujeres a escala global. ¿Qué falta en España?

 

R.: Hay que pelear para tener todas las mismas condiciones. En este deporte, las mujeres cobran igual que los hombres y es justo que estén entre las diez mejores del mundo. Tienen un respeto que se han ganado y gracias a ellas hay mucha práctica.

 

 

P.: ¿Tienen relación con otros sindicatos deportivos y de clase?

 

R.: Sí, hay sindicatos de muchos deportes en España que nos ayudaron a comenzar. Vamos sumando gente y tenemos referentes a escala internacional que nos ayudan mucho, como en Irlanda.

 

 

P.: ¿Hay que difundir la competición en abierto en televisión?

 

R.: El rugby se tiene que poder ver donde sea, también por streaming o desde el móvil. Lo importante es no perderse ni un partido. Actualmente, se puede ver siempre un partido, porque si no lo hay en España lo hay Francia. Pero la difusión debe ser gratuita.