01 Dic 2021 | 01:42

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Fernando Diez (Bera Bera): “Con el coronavirus se ha perdido un año para el deporte base”

El presidente del club Bera Bera considera que las restricciones del último año provocarán que mucha gente no vuelva a competir.   

M. L-E.

18 may 2021 - 04:56

Fernando Diez (Bera Bera): “Con el coronavirus se ha perdido un año para el deporte base”

 

 

La pandemia, un golpe para la base. Fernando Diez, presidente del Bera Bera, un histórico del deporte femenino en España, considera que, tras la pandemia, habrá una parte de la cantera que no volverá a los entrenamientos. “Se ha perdido un año”, ejemplifica.

 

Bera Bera fue fundado en 1983 como un club de rugby, pero con los años fueron surgiendo oportunidades de expandirse a otros deportes, por lo que pasó a ser un club polideportivo, hasta abrirse al balonmano. “Las mujeres pasaron a ser mayoría y hoy en día seguimos manteniéndola”, sentencia Fernando Diez, presidente de la entidad, a Palco23. Con más de 1.600 socios, el club Bera Bera es un referente en deporte femenino y, en especial, su equipo femenino de balonmano, que hace dos semanas se proclamaron campeonas de la Liga Guerras Iberdrola.

 

El club es el encargado de gestionar la instalación municipal Polideportivo Manteo y tiene una parte de la estructura profesional, mientras que otra es de voluntariado. Además, cada sección tiene su equipo directivo y cada uno de ellos busca sus recursos. Actualmente, el club cuenta con un presupuesto de dos millones de euros y un tercio de este va dedicado al primer equipo de balonmano, por lo que el club cuenta con un presupuesto de alrededor 700.000 euros.

 

 

 

 

“En 2006-2007 estábamos con un presupuesto de 950.000 euros, aunque después de la crisis bajamos a 400.000 euros; si no hubiera pasado la crisis de 2008 ahora tendríamos un presupuesto de 1,5 millones de euros y más jugadoras nacionales”, dice.  El club cuenta con secciones de rugby, baloncesto, karate, cicloturismo, baloncesto en silla de ruedas, voleibol, surf y patinaje.

 

Pese a su destacada base femenina en España y su potencia en balonmano, también se enfrenta a desafios. “El futuro es negro porque cada vez hay menos población, nosotros tenemos sección de baloncesto y es el doble que la de balonmano, pero no tenemos ningún equipo puntero; aunque hay más chicas que juegan a baloncesto”, subraya “Cuesta tener

mujeres que jueguen, aunque estamos mejor que nunca en cuanto a equipos y base”, señala.

 “Los mayores éxitos deportivos en España los están consiguiendo ellas y hay futuro, pero falta apoyo de los medios porque el 75% del contenido es fútbol masculino y con esto, es difícil conseguir espónsores”, comenta. “El deporte femenino está muy lejos de alcanzar las cuotas del deporte masculino, sobre todo en igualdad, trato de los medios y salarios”, recalca.

 

En su opinión, la barrera es que “la mujer lo deja muy pronto, durante muchos años ha sido así, parecía que, al llegar una edad, tenía que pensar en otra cosa; por suerte esto ha evolucionado: cada vez hay más mujeres que practican balonmano más tiempo, pero todavía les cuesta”, asegura. Por lo tanto, el ejectuvo defiende que el deporte y el balonmano femenino “tienen que estar en las escuelas, tiene que haber clubes capaces de recoger a todos los jóvenes, además de competiciones federadas”. Otra de las claves para el impulso del deporte femenino es, recalca Diez, el apoyo de la administración.  “Estamos bien cuidados, pero se puede mejorar; por suerte seguimos teniendo mucha ayuda y un alto porcentaje de los presupuestos están cubiertos por las administraciones, ahora son el principal sustento y están haciendo un esfuerzo para que siga para arriba”. “La administración tiene que apoyar al deporte, porque además también es formación”, añade.

 

 

 

 

Asimismo, Diez cree que es complicado que las nuevas generaciones consuman balonmano porque “no es uno de los deportes que más adeptos tiene entre los jóvenes: el fútbol femenino nos está ganando el partido, igual que el baloncesto”. “El camino pasa por profesionalizar el balonmano, nosotros llevamos haciéndolo desde antes de 2008, pero antes hay que mejorar las condiciones de las deportistas”, asegura.

 

En este contexto, el directivo asegura que “con el coronavirus se ha perdido un año” para la base. “Ha sido un palo importante, porque prácticamente desde los infantiles a los juveniles no han podido competir y se va a perder mucha gente con este parón”. “El deporte formativo ha estado parado, han podido entrenar, pero no competir; para una joven, entrenar intermitente es muy problemático”, sentencia.

 

“Hemos conseguido siete ligas, pero en Europa nos cuesta hacer algo porque competimos contra equipos que tienen presupuestos a los que no les llegamos ni a la suela de los zapatos; además la mayoría de las jugadoras internacionales de España no juegan en el país”, destaca. “Somos el tuerto en el país de los ciegos; estamos en peores condiciones laborales que hace diez años, pero hemos mantenido la filosofía y esto nos ha hecho más fuertes”, manifiesta.