Líder en información económica del deporte

Competiciones

F. Blanca (WOP): “El pádel tiene mucho camino hasta llegar a la mitad de lo que es el tenis”

El consultor del sector del pádel y fundador y director general de la empresa Padel Recruits niega que actualmente exista una burbuja y admite que aún sigue habiendo espacio para oportunistas, aunque cada vez existen menos.

F. Blanca (WOP): “El pádel tiene mucho camino hasta llegar a la mitad de lo que es el tenis”
“Hace tiempo que el pádel no es un deporte elitista”

M. L-E.

13 oct 2022 - 05:00

No hay una burbuja en el sector del pádel; al revés, hay mucho camino por recorrer hasta llegar sólo a la mitad del nivel del tenis. Esta es una de las premisas que defiende Fernando Blanca, consultor del sector del pádel, director de desarrollo de negocio internacional de World of Padel y fundador y director general de Padel Recruits, empresa recién fundada especializada en reclutamiento internacional para el sector del pádel. Blanca asegura que aún existen oportunidad para que haya espacio para el dinero fácil, pero cada vez menos. También alerta del peligro de que el sector dependa del capricho de Nasser Al-Khelaïfi, presidente de Qatar Sports Investments.

 

Pregunta: ¿El pádel vive su momento con la demanda de productos outdoor?

 

Respuesta: La demanda de productos de pádel ha bajado y los distribuidores y tiendas tienen un sobre stock. El crecimiento que hubo a raíz del Covid-19 multiplicó los pedidos a las marcas, llegando a producirse pedidos por duplicado. Ahora, las tiendas tienen mucho material que no pueden colocar. Pero hay buenas noticias: el pádel sigue creciendo y se están incorporando países como Alemania, Reino Unido o Estados Unidos al sector. Una señal inequívoca del potencial del pádel es que las federaciones de tenis quieren controlar el pádel.

 

 

P.: El pádel ha crecido de forma exprés. ¿Hay ya una industria consolidada y madura?

 

R.: En parte. Hay muchas empresas que han mejorado. Fuera de España, diversas empresas están entrando en el pádel con experiencia en otros deportes, utilizando tecnología y conocimientos que ya tienen.

 

 

P.: ¿Continúa siendo interesante para invertir o ya se llega tarde?

 

R.: Hay mucho espacio para invertir y todavía se están haciendo clubes de calidad, así como transformando los antiguos.

 

 

 

 

P.: El sector está muy atomizado. ¿Habrá concentración?

 

R.: Tardará mucho tiempo. No es como en otros mercados que cuatro o cinco marcas copan todo el mercado. Hay muchas marcas que están entrando en el negocio. Los pequeños operadores tendrán su espacio y subsistirán, con sus áreas de influencia.

 

 

P.: ¿Hay una burbuja?

 

R.: No, porqué hay mucho espacio por recorrer. En España, el pádel se ha consolidado y regularizado y se abren nuevos espacios. Hay mucho camino hasta llegar a la mitad de lo que es el tenis a escala mundial.

 

 

P.: Se dice que es dinero fácil. ¿Es así?

 

R.: Sigue habiendo espacios para oportunistas y dinero rápido. Pero cada vez menos.

 

 

 

 

P.: ¿El pádel es hoy en día un producto indispensable para los centros deportivos?

 

R.: Siempre será un atractivo, pero para hacer un negocio necesitas un mínimo de cuatro o seis pistas. Montar dos pistas, como se ha demostrado en Francia con las subvenciones de la federación de tenis, no sirve de mucho. Necesitas eventos y activaciones para dinamizar el negocio. Es un deporte muy social que requiere un mínimo volumen. Los centros dedicados exclusivamente al pádel funcionan mejor.

 

 

P.: ¿El pádel sigue siendo un deporte elitista?

 

R.: Hace mucho tiempo que no es así. Con el boom inmobiliario y la guerra de precios, se convirtió en un producto asequible. Puede que, en otros países como Portugal, sea algo más pijo.

 

 

P.: España es una potencia del pádel. ¿En qué posición se encuentra frente a otros países?

 

R.: Es el número 1, puesto que el 90% del negocio está en España. Pero en Suecia hay grupos con una capacidad de inversión enorme que han ido comprando empresas españolas de todo tipo.

 

 

 

 

P.: ¿Hay formación suficiente en el sector del pádel?

 

R.: Falta por llegar. El sector está incorporando profesionales, formándose. Hay muchos entusiastas autodidactas, pero faltan profesionales de máxima calidad. Hay una necesidad de encontrar talento adecuado para proyectos de pádel, por eso decidí fundar Padel Recruits, porque hay que consolidar y hacer un mercado laboral sólido.

 

 

P.: ¿Daña la imagen de este deporte una guerra dentro del pádel?

 

R.: Sí, sobre todo porque ha implicado a la federación internacional, que confía en una compañía con muchos recursos. El ejemplo que se está dando no es el mejor porque esto implica a federaciones y jugadores. Si no hay buenas prácticas, es la ley del más fuerte. El pádel es un deporte de caballeros, limpio y con deportividad.  

 

 

P.: ¿Es bueno para el sector que un grupo catarí lidere la guerra por este deporte?

 

R.: No hablamos de nacionalidad ni de política. El problema es poner la confianza en una estructura unipersonal. Dependemos del capricho de Nasser Al-Khelaïfi. Si un día decide dejar de apoyar Premier Padel, se desmontará todo. Eso no es bueno porque puede cambiar de la noche a la mañana.