27 Sep 2022 | 12:13

Líder en información económica del deporte

Competiciones

La Fórmula 1, un negocio de 1.700 millones a caballo entre Asia y Latinoamérica

Marc Menchén

13 mar 2015 - 05:00

Para encontrar los orígenes de la Fórmula 1 hay que remontarse a los años 20 del siglo pasado y recorrer distintas ciudades de Europa. Ha pasado casi un siglo desde las primeras carreras que con el paso del tiempo han dado paso al actual espectáculo que reúne a 425 millones de personas frente al televisor cada temporada, y muchas cosas han cambiado. No sólo las audiencias, sino también la relevancia que han adquirido Asia y América Latina en un negocio que en 2014 generó ingresos por 1.800 millones de dólares (1.692 millones de euros) y que a partir de este fin de semana, en Australia, espera mejorar sus cifras.

 

Los históricos circuitos del Viejo Continente han ido perdiendo peso antes las ingentes cantidades de dinero que han puesto sobre la mesa economías emergentes para albergar un Gran Premio. Desde que arrancó el siglo XXI, el patrón de la F-1, Bernie Ecclestone, ha logrado cerrar acuerdos Sepang (Malasia), Shanghai (China), Abu Dhabi, Bahrein, Singapur o Austin (EEUU). Los casos más recientes: Rusia, en 2014, y México, que este año vuelve a tener un Gran Premio 22 años después. Mucho de estos circuitos pagan hasta 66 millones de dólares al año, frente a los 20 millones que puede estar pagando Monza o Montmeló.

 

La apuesta del país azteca por el mundo del motor no es casual, ya que actualmente cuenta con dos pilotos en la parrilla de salida y su presencia ha logrado captar a varios patrocinadores mexicanos dispuestos a rentabilizar su asociación a la marca. El caso más claro, el de América Móvil, que estará presente en los bólidos de Ferrari y Force India. Mediapro quiere aprovechar esta fiebre por el motor y ya ha puesto en marcha un canal de televisión específico para América Latina que emitirá en exclusiva el mundial.

 

Brasil, que desde hace años ya alberga el Gran Premio de Interlagos, también ha ganado peso en la Fórmula 1, con dos pilotos y distintas marcas invirtiendo en las escuderías. Venezuela, que supone el sustento económico de Lotus a través de su grupo petrolero para apoyar a Pastor Maldonado, es otro de los claros ejemplos de la preponderancia de la región en la F1 y, como destaca Carlos Cantó, vicepresidente de la consultora Lagardère, de una tendencia cada vez más evidente: "algunos patrocinadores ligan su vinculación a la presencia de un determinado piloto", dice.

 

Esta creciente apuesta de las marcas no se trasladará por ahora a Santander, que mantendrá su potente patrocinio con Ferrari pese a la salida de Fernando Alonso. La entidad financiera trazó hace años una estrategia global en la F1, ya que también es socio secundario de McLaren, escudería a la que se ha marchado el piloto asturiano. Se trata de una fuerte relación, pese a todo, ya que Santander es la primera marca a la que el 81,5% de los españoles asocian a Alonso. Sin embargo, el foco del banco podría estar en dar nombre a los circuitos de Brasil, México o EEUU, dada su apuesta por esta región.

 

Por ahora sólo ocho de las veinte carreras tienen un patrocinador, entre las que se encuentra el Gran Premio de España Pirelli, que se celebrará en el Circuito Barcelona-Catalunya. No se trata de una flagrante ausencia de patrocinadores dispuestos a invertir, sino de una situación habitual y que contrasta con la necesidad de las escuderías de atar a su elenco de socios comerciales para disponer del dinero necesario para competir.

 

A nivel de pagos de Formula One Management (FOM), cada equipo cobra el mismo importe de partida (42 millones de dólares), pero después llegan los pagos variables en función de los éxitos en pista y el caso singular de Ferrari, que tiene asegurados pase lo que pase el 2,5% de todo el dinero destinado a premios. También hay partidas que varían en función del histórico de cada equipo. A continuación, Palco23 les ofrece un breve repaso a la situación de cada escudería y a los motivos que explican las importantes diferencias de ingresos entre unos y otros, que básicamente se explican por la capacidad de atraer patrocinadores y cada vez más por disponer de pilotos procedentes de países emergentes.

 

Ferrari, la más valiosa pese a la escasez de títulos

 

Santander sigue apostando por Ferrari.
Santander sigue apostando por Ferrari.

 

La escudería italiana está valorada en 1.350 millones de dólares, según Forbes. La histórica marca italiana es una de las más veteranas y de las que más pasión mueve, de ahí que tenga asegurado siempre un 5% de todos los ingresos de la Fórmula 1. Sus ingresos rondan los 450 millones de dólares. Se estima que sólo Santander, Shell y Phillip Morrys ya aportan 200 millones a la marca, que este año también ha logrado diversificar geográficamente su elenco de socios gracias al fichaje de Esteban Gutiérrez como reserva.

 

Y es que el piloto ha llegado con el patrocinio de la operadora de telecomunicaciones Claro bajo el brazo. Además, Fiat, dueño de la escudería, estampará el logo de la marca Alfa Romeo. Tras la marcha de Alonso, Ferrari ha incorporado a Sebastian Vettel, campeón del mundo en 2013, y Kimi Raïkkönen.

 

 

 

McLaren se aferra a Alonso para volver a reinar

 

McLaren sigue sin gran socio tras perder a Vodafone.
McLaren sigue sin gran socio tras perder a Vodafone.

 

Fernando Alonso llegó a Ferrari para volver a ser campeón del mundo y no lo consiguió, pero ahora espera recuperar el trono con McLaren. La escudería británica está valorada en 810 millones de dólares, con unos ingresos cercanos a los 300 millones de dólares.. El principal accionista es el fondo soberado Bahrain Mumtalakat Holding, con un 50%; el resto se reparte entre el director de la escudería, Ron Dennis, y el empresario Mansour Ojjeh, a través de TAG Group.

 

En 2014 perdió su millonario contrato con Vodafone, que suponía unos ingresos anuales de 75 millones de dólares, y aún no ha encontrado un relevo. Por el momento, Santander seguirá como socio especialmente tras la llegada de Fernando Alonso, que compartirá equipo con Jenson Button. ExxonMobil, a través de Mobil1 y Esso, será el principal financiador de la escudería, junto a otras marcas como KPMG (es su estreno), SAP, Pirelli, CNN o Johnnie Walker.

 

 

 

Red Bull, busca volver a dar alas a sus motores

 

Red Bull deja atrás el color azul esta temporada.
Red Bull deja atrás el color azul esta temporada. /Miquel Rovira

 

La escudería se revalorizó un 60% entre 2012 y 2013 gracias a su exitoso mundial, en el que logró alzarse con el campeonato de constructores y de pilotos, gracias a Sebastian Vettel. El equipo, que el año pasado sólo logró la tercera plaza, se valora actualmente en 640 millones de dólares. Sus ingresos no alcanzan los 250 millones, pero el presupuesto es de 345 millones gracias a su principal acionista.

 

Se trata de Red Bull GmbH, multinacional de bebidas energéticas y que al mismo tiempo actúa como patrocinador principal de la escudería. Este año contará con Daniel Ricciardo como piloto principal, tras la agradable sorpresa del año pasado pese a no ganar el título, y Daniil Kvyat, procedente del filial Toro Rosso. Infiniti, la enseña de coches de lujo que se incorporó en 2012, será el otro gran partner de la escudería. Para este año han logrado sumar a la firma de trading Exness al segundo escalafón de patrocinadores, junto a Total, Renault, Pepe Jeans, Casio, Singha y Rauch.

 

 

 

Mercedes, a revalidar el título con más presupuesto

 

Petronas es el principal socio de Mercedes.
Petronas es el principal socio de Mercedes.

 

La escudería, propiedad de Daimler, Toto Wolff y Niki Lauda, está valorada en 560 millones de dólares y en 2013 tuvo unos ingresos de 200 millones, aunque el presupuesto rondó los 300 millones. El equipo está controlado a 100% por Daimler desde 2012, cuando el grupo automovilístico decidió asumir en exclusiva las riendas de la escudería que utiliza motores de una de sus marcas y compró su participación al grupo de Abu Dhabi Aabar Investments.

 

El equipo, liderado por el actual campeón, Lewis Hamilton, junto a Nico Rosberg, ha rentabilizado su éxito del último año y en las últimas semanas ha anunciado la llegada de Qualcomm y Epson al seguno nivel de patrocinadores, junto a BlackBerry, UBS y Allianz. El grupo petrolero Petronas sigue siendo el socio principal y da nombre al equipo.

 

 

 

Williams pierde el atractivo brasileño

 

Martini es el patrocinador histórico de la escudería. /M. Rovira
Martini es el patrocinador histórico de la escudería. /M. Rovira

 

Su valor se limita a 380 millones de dólares, con unos ingresos ligeramente superiores a los 150 millones de dólares. Está controlada por Frank Williams, Patrick Head, Toto Wolff y Brad Hollinger. Usan motor Mercedes. Pese a los buenos resultados de la última temporada, la escudería ha perdido el patrocinio de Banco do Brasil, que ha dejado a un lado a Felipe Massa para patrocinar a su compatriota Felipe Nasr en Sauber. El principal sponsor de la escudería continúa siendo Martini, con 15 millones de dólares anuales. La presencia del brasileño sí ha permitido mantener a Petrobras, que compartirá espacios publicitarios en los monoplazas junto a Rexona, Randstad, Avanade o GKN. La firma de moda Hackett releva a Puma.

 

 

 

Lotus, salvada por el petróleo venezolano ante la fuga de patrocinadores

 

Pastor Maldonado es el principal activo de Lotus. /Miquel Rovira
Pastor Maldonado es el principal activo de Lotus. /Miquel Rovira

 

La escudería, controlada por el empresario luxemburgués y de origen español Gerard López, tiene un valor de 245 millones de dólares. Tiene graves problemas económicos por su elevado endeudamiento y en 2012 registró unas pérdidas históricas de 108 millones de dólares, que López atribuyó al hecho de financiar a su equipo con créditos y no patrocinios como sucede en otras escuderías. En 2013 vendió un 35% del capital a Quantum y en 2014 otro 10% a Yota Devices para lograr liquidez.

 

Sea por los problemas económicos o por sus escasos resultados deportivos, Lotus arrancará el Mundial de 2015 con una problemática fuga de patrocinadores, entre las que destacan Total, Rexona, Burn o Avanzade. En cualquier caso, las aportaciones de la petrolera pública de Venezuela (PDVSA) deberían permitir a Lotus terminar la temporada sin problemas. La aportación del Gobierno de Nicolás Maduro no es casual, ya que el principal piloto de la escudería es su compatriota Pastor Maldonado, con Romain Grosjean de compañero.

 

 

 

Force India, en busca de la rentabilidad

 

Checo Perez Force India miquel rovira
India y México, origen de los patrocinios de la escudería. /M.R.

 

Con un valor de 160 millones de dólares, es una de las escuderías que en 2014 ya tuvo problemas para acabar la temporada. La escudería está controlada en un 42,5% por Sahara Group desde 2011, tras pagar 100 millones de dólares. El resto del capital está en manos de Vijay Mallya y Michiel Mol, que en 2008 compraron el 50% por 88 millones.

 

Una de las grandes ventajas de esta escudería es el apoyo de su principal accionista como title sponsor y el de otras marcas de India, como Kingfisher o Royal Challenge. Además, ha logrado compensar la pérdida del patrocinio de Auden McKenzie con la captación de nuevas marcas mexicanas, atraídas por el piloto Sergio Pérez, que el año pasado terminó en décima posición y comparte equipo con Nico Hulkenberg. Sus monoplazas están decorados con los logos aztecas de Telcel, Telmex y Claro (las tres marcas de América Movil, de Carlos Slim), la aseguradora Inter y Consorcio Aristos. También se ha incorporado NEC.

 

 

 

Sauber, otro en problemas

 

Banco do Brasil, único gran socio para este año. /M.Rovira
Banco do Brasil, único gran socio para este año. /M.Rovira

 

Su valor es de 155 millones de dólares, con unos ingresos que rondan los 100 millones. En 2014 su supervivencia dependió de los patrocinios que captó a través del mexicano Esteban Gutiérrez y que para el Mundial que ahora empieza ha perdido tras el fichaje del joven piloto como probador de Ferrari.  Esta pérdida ha logrado ser compensada con la llegada de Banco do Brasil, que será Premium partner tras colocar al brasileño Felipe Nasr a los mandos de uno de sus monoplazas junto al sueco Marcus Ericsson. En esta categoría también se ha incorporado al grupo industrial australiano Silanna.

 

Entre las curiosidades de Sauber destacan que el Chelsea FC aparece entre sus patrocinadores y que Monisha Kaltenborn, propietaria de la escudería junto a Peter Sauber, es la primera mujer en ocupar el cargo de jefe de equipo de Fórmula 1.

 

 

 

Toro Rosso, el último en discordia

 

Carlos Sainz es la nueva apuesta de Toro Rosso.
Carlos Sainz es la nueva apuesta de Toro Rosso.

 

Valor de 150 millones de dólares. Ingresos más bajos, con 85 millones de dólares. También está controlado por Red Bull. Al igual que su hermano mayor, utiliza Renault. Actúa como filial para jóvenes talentos y después dar el salto. Al igual que sucede con el equipo principal del fabricante de bebidas energéticas, la estabilidad de patrocinios en Toro Rosso es total.

 

La única incorporación relevante es la de Estrella Galicia, que tras muchos años en el motociclismo ahora llega a la Fórmula 1 para acompañar a Carlos Sainz Jr, que debuta en esta categoría y compartirá equipo con Max Verstappen, otro debutante.