01 Dic 2021 | 09:48

Líder en información económica del deporte

Competiciones

El Valderrama Masters se asegura más financiación de la Junta y explora opciones más allá de las Rolex Series

La Administración andaluza, que hasta ahora aportaba un millón de euros anuales, asumirá un mayor esfuerzo económico durante los próximos tres años con el objetivo de alcanzar el principal circuito del European Tour.

Álvaro Carretero

28 nov 2019 - 05:00

La Administración andaluza, que hasta ahora aportaba un millón de euros anuales, asumirá un mayor esfuerzo económico durante los próximos tres años con el objetivo de alcanzar el principal circuito del European Tour.

 

 

El Valderrama Masters prosigue con la hoja de ruta trazada hace ya dos años. Tras lograr el patrocinio de Damm este año, el torneo de golf se asegurará el apoyo de otro de sus principales socios comerciales: La Junta de Andalucía, que renovará su compromiso con el torneo hasta 2022 y, además, lo hará con una aportación mayor que la actual, que se situaba en un millón de euros al año, según ha podido saber Palco23.

 

El objetivo de cara al año que viene es atraer más golfistas de primer nivel y continuar con el plan de entrar en el principal circuito del European Tour en 2021. Eso sí, ya no es la única opción sobre la mesa, sino que también se contempla experimentar con nuevos formatos de competición a medio plazo que aseguren el atractivo del club gaditano en la élite de este deporte.

 

Además de renovar el acuerdo con la Administración andaluza, el torneo espera “anunciar nuevos espónsors en breves”, asegura a Palco23 Javier Reviriego, director general del RC Valderrama. Por ahora no ha trascendido de qué empresas se trata, aunque “no estarán entre los patrocinadores premium”, avanza.

 

 

 

 

En esta categoría se encuentran la Fundación Sergio García, la propia Junta, la Diputación de Cádiz, Dubai Duty Free, Rolex, Santander Private Banking, Disa, Shell y Exterior Plus. Sin embargo, el principal impulso llegó en primavera de la mano de Estrella Damm, que en mayo se hizo con los naming rights del torneo hasta 2023.

 

Conseguir una empresa que diera nombre al evento era una de las prioridades dentro de la hoja de ruta de este año, y la antesala para seguir incrementando el número de espónsors y, por tanto, la bolsa de premios. En la última edición se superaron los tres millones de euros por primera vez, aunque aún se sitúa lejos de los siete millones que exige el European Tour para entrar a formar parte de las Rolex Series.

 

“Estrella Damm ha revitalizado el torneo, y lo único que nos falta ya es llegar a ese mínimo”, asegura Riviriego. “Tenemos unas infraestructuras inmejorables en las que no necesitamos hacer ninguna gran inversión, el campo está en condiciones óptimas y el torneo ya tiene una imagen internacional potente”, afirma. El objetivo es lograrlo en 2021, aunque ya no es la única posibilidad que hay sobre su mesa.

 

 

 

 

“A diferencia de lo que se venía diciendo, entrar en las Rolex Series no es una obsesión para nosotros; lo que realmente queremos es conseguir que vengan los mejores jugadores posibles”, indica. Este año ya ha conseguido atraer a golfistas del nivel de Jon Rahm, Thomas Björn y Christiaan Bezuindehout, entre otros, aunque el reto es intentar captar a aquellos que compiten en el PGA Tour, donde se concentran las principales figuras de este deporte.

 

“Cada vez es más difícil convencerles para que vengan a jugar a Europa”, afirma. ¿El motivo? El despegue económico de las bolsas de premios de los torneos del circuito americano, con los que el European Tour aún no puede competir. De ahí que el calendario se haya convertido en el factor que más peso tiene a la hora de posicionar un torneo y que el Valderrama Masters ya haya realizado hasta dos cambios de fecha en las dos últimas temporadas.

 

El circuito, que inicialmente comenzó a disputarse en octubre, se movió este año a junio y se adelantará a mayo a partir de 2020. El evento se celebrará en una fecha próxima a la que se jugaba anteriormente el Open de España, que después de que su gestión haya pasado a manos de Madrid Trophy Promotions, emprendió el camino contrario. La empresa dirigida por Gerard Tsobanian decidió emplazarlo a octubre para evitar que se solapase con el Mutua Madrid Open de tenis.

 

 

 

 

Este baile de fechas tiene un doble riesgo. Por un lado, es crucial para que más jugadores de primer nivel decidan jugar en el torneo; por el otro, se desorienta cada vez mas al aficionado y, además estira aún más el calendario, lo que conlleva una fatiga aún mayor para los golfistas, que deben priorizar las citas a las que acuden.

 

En Valderrama, conscientes de esta situación y de que quizá entrar en las Rolex Series no sea suficiente, no cierran las puertas a evaluar nuevos formatos de torneo. Entre ellos, seguir una fórmula similar a la que ha ideado Abu Dhabi, que en vez de establecer una bolsa de premios, destina sus recursos a pagar directamente a cada golfista.

 

“Si queremos tener a los mejores jugadores y no podemos competir con el PGA, tal vez sea preciso abrirnos a otras opciones; hay que explorar todos los caminos”, subraya Reviriego. Por ahora no deja de ser una opción a futuro, que no se contempla a corto plazo, pero que permanece como alternativa. El futuro permanece abierto, con todas las cartas sobre la mesa, aguardando para adaptar su fade según los vientos que soplen.