18 Ene 2022 | 04:46

Líder en información económica del deporte

Competiciones

El primer campeonato de bicis eléctricas negocia su entrada en Barcelona

Las World E-Bike Series comenzarán este año con cuatro pruebas en Europa, y la organización negocia con Ayuntamiento y Diputación de Barcelona para acoger su primera carrera en España.

M.Menchén

09 ene 2019 - 05:00

El primer campeonato de bicis eléctricas negocia su entrada en Barcelona

 

 

El ciclismo profesional emprendió el año pasado el camino para reorganizarse y conectar mejor con las nuevas generaciones. En ese proceso de transformación emprendido por la Unión Ciclista Internacional (UCI) quieren encontrar su propio espacio las World E-Bike Series (WES), un nuevo concepto de competición que arrancará este año y que aspira a tener una parada en España. Para ello, la organización ha iniciado negociaciones con Ayuntamiento y Diputación de Barcelona, ya que cada prueba consta de un circuito urbano y otro de montaña, según explica su fundador, Francesco di Biase, a Palco23.

 

“Apostamos por la idea de una plataforma 100% eléctrica, en la que el deporte sea la oportunidad para sobre cómo abordar los distintos retos que plantea la movilidad urbana”, señala el ejecutivo italiano, que ha desarrollado toda su carrera en la organización de espectáculos deportivos, incluidos la Fórmula 1. Por el momento, la compañía ya ha cerrado acuerdos con Montecarlo (Mónaco) y ultima los contratos con Ascona (Suiza) y Lago Mayor, que se encuentra entre las fronteras de Suiza e Italia. “En 2019 queremos consolidarnos en Europa, en 2020 poner un pie fuera y, a largo plazo, alcanzar las veinte pruebas”, avanza.

 

“Creemos decididamente en España como mercado”, enfatiza Di Biase, en cuyo análisis es importante encontrar ubicaciones que permitan esa doble carrera sobre distintos terrenos. “Necesitamos ciudades donde se pueda diseñar un circuito urbano, pero también que tengan cerca zonas con buenos paisajes para la prueba de montaña”, apunta. Y es que la idea es que en cada ciudad haya actividades durante todo el fin de semana.

 

 

 

 

En cada ciudad se instalará un campamento base en el que se crearán todos los contenidos audiovisuales y se programarán actividades que giren en torno a la movilidad sostenible. Además, su intención es que a la competición profesional se le puedan sumar salidas de grupos de aficionados en ruta para conocer enclaves turísticos. “Es una plataforma con mucho contenido”, insiste.

 

En términos de competición, el reto de WES aún es mayor, pues no existe todavía una regulación por parte de la UCI, ni una experiencia previa en cuanto a carreras de bicicletas eléctricas. “En extrañas ocasiones puedes empezar de cero; es muy divertido”, admite el ejecutivo, que tiene como una de las referencias a la Fórmula E de Alejandro Agag, que ha logrado crear su propio espacio en el mundo del motor.

 

Al igual que ha conseguido este Mundial de coches eléctricos, Di Biase confía en convencer a los grandes fabricantes de bicicletas para que se sumen al proyecto. “Es una plataforma de innovación para las marcas, ya que no permitimos el cambio de baterías durante la carrera para forzar a que trabajen en el diseño de cargas más duraderas”, comenta. En este sentido, avanza que se vetarán los prototipos y sólo podrán correr bicis que estén dentro de la legislación y se puedan vender al gran público.

 

El volumen de la inversión en todo el proyecto no se ha hecho pública, aunque Di Biase asegura que “tenemos inversores privados que han aportado los recursos suficientes para para poner en marcha las series”. A ello se añaden los recursos que esperan obtener mediante la comercialización de patrocinios, una tarea para la que han contratado a M&C Saatchi. “Queremos hacer una buena selección de partners, con una visión de ser globales y con impacto local”, concluye.