Competiciones

El Open de Australia vuelve sin restricciones y con Novak Djokovic

Los jugadores tendrán un prize money de 76,5 millones de dólares australianos (49,1 millones de euros), importe que representa un incremento del 3,5% frente a 2022. El evento tuvo unos ingresos de 505 millones de dólares en 2022.

El Open de Australia vuelve sin restricciones y con Novak Djokovic
Respecto al patrocinio, el torneo generó 77,7 millones de dólares (49,9 millones de euros) en ingresos en 2022, una ligera disminución del 2% respecto a 2021.

M. L-E.

13 ene 2023 - 05:00

El Open de Australia deja atrás el Covid-19. Australia se prepara para acoger, a partir del 16 de enero el primer Grand Slam del calendario tenístico y lo hace, por fin, sin restricciones. En 2022, la competición se tuvo que celebrar con limitaciones de aforo al 50% por el avance de Ómicron y marcada por la deportación del país del número uno del ránking, Novak Djokovic, por su negativa a vacunarse.

 

Djokovic se perdió uno de los eventos más prestigiosos del mundo, así como el US Open, pero consiguió rehacerse al imponerse en Wimbledon. “Me convertí en el villano del mundo, lo cual es una posición terrible como deportista”, llegó a declarar hace unos meses el tenista. Pero esto ya es pasado: con la eliminación de las restricciones fronterizas con el Covid en Australia, en Australia, incluido el requisito de proporcionar prueba de vacunación, se allanó el retorno del deportista. Este año, Djokovic ya está emparejado y preparado para vengarse en la pista en una competición en la que también estará Rafa Nadal. Por su parte, el número uno del mundo, Carlos Alcaraz, se lo perderá por una lesión en la pierna derecha.

 

 

 

 

Los jugadores tendrán un prize money de 76,5 millones de dólares australianos (49,1 millones de euros), importe que representa un incremento del 3,5% frente a 2022. Concretamente, los ganadores masculinos y femeninos se embolsarán tres millones de dólares australianos (1,9 millones de euros), mientras que los subcampeones se llevarán 1,6 millones de dólares australianos (un millón de euros). Sin embargo, esta cifra se verá reducida por los tipos de cambios y los impuestos.

 

Fundado en 1905 y dirigido por Craig Tiley, los derechos audiovisuales del evento están en manos de Eurosport. Discovery firmó un acuerdo en 2021 con Tennis Australia para retransmitir el Open de Australia en directo y en exclusiva a escala paneuropea hasta 2031. El acuerdo a largo plazo, que comenzó el 2022, incluye todos los derechos de televisión y digitales e implica prolongar la asociación de Eurosport con el primer Grand Slam de la temporada a más de 25 años, tras haber retransmitido su primer Open de Australia en 1995. Además, también vendió los derechos a Nine hasta 2029 por 500 millones de dólares australianos (321,1 millones de euros).

 

El Open de Australia es el torneo de Grand Slam de tenis con el que arranca la temporada, un evento que reporta al estado de Victoria 388 millones de dólares (249,2 millones de euros) anuales, generando un aumento del empleo en 1.700 puestos de trabajo durante un mes en sectores como la hostelería o el turismo.

 

 

 

 

Respecto al patrocinio, el torneo generó 77,7 millones de dólares (49,9 millones de euros) en ingresos en 2022, una ligera disminución del 2% respecto a 2021. La caída se explicó por la pérdida de cinco patrocinadores, aunque Tennis Australia compensó un poco su ausencia con cuatro nuevos acuerdos con Marriott Bonvoy, Gordons, Aperol Spritz y SafetyCulture.

 

Para esta edición, Tennis Australia ha batido un récord y alcanzó un acuerdo con la marca japonés de automóviles Kia por cien millones de dólares australianos (64,2 millones de euros) en cinco años, marcando una cifra inédita en el deporte australiano hasta el momento.

 

Este acuerdo ayuda en parte a compensar el golpe de la pandemia en las cuentas de Tennis Australia, que registró unas pérdidas de 100 millones de dólares australianos por la pandemia, gastó sus reserves de ochenta millones de dólares y tuvo que pedir un préstamo de otros cuarenta millones de dólares australianos para compensar los gastos derivados de los protocolos sanitarios y lo que dejó de ingresar por las restricciones de aforo.  En 2022, según The Australian, el evento registró unos ingresos de 505 millones de dólares australianos (324,3 millones de euros), con unos beneficios de 4,6 millones de dólares (tres millones de euros) y percibió veinte millones de dólares (12,8 millones de euros) extras en subvenciones gubernamentales.