12 Ago 2022 | 16:53

Líder en información económica del deporte

Competiciones

El fútbol femenino, ante la reválida de la Eurocopa 2022 con medio millón de espectadores

La Eurocopa femenina se celebra del 6 al 31 de julio en Inglaterra con el objetivo de reivindicarse y mejorar los datos de audiencia. Las dieciséis selecciones clasificadas se repartirán un total de dieciséis millones de euros. 

El fútbol femenino, ante la reválida de la Eurocopa 2022 con medio millón de espectadores
En la Eurocopa de 2017, la media de espectadores fue de 5.000 personas.

M. L-E.

05 jul 2022 - 05:00

El fútbol femenino, ante otra reválida. La Eurocopa femenina se celebra del 6 al 31 de julio en Inglaterra con el objetivo de sacar pecho y reivindicarse en audiencia e impacto. Las selecciones lucharán por un título que servirá también para demostrar qué país es una potencia en fútbol femenino, más allá de lo deportivo.

 

La decimotercera edición de la competición contará con dieciséis selecciones que competirán en diez estadios del país, como Wembley o Old Trafford. Los equipos están divididos en cuatro grupos de cuatro selecciones y los dos mejores avanzarán a los cuartos de final. En este caso, España forma parte del Grupo B, emparejada con Alemania, Dinamarca y Finlandia.

 

De momento, la competición ya ha marcado hitos frente a sus predecesoras y hasta el momento se han vendido medio millón de localidades, importe récord del torneo y que supone más del doble de los 240.000 aficionados que asistieron a la Eurocopa de Países Bajos de 2017. Aún hay otras 200.000 localidades a la venta.

 

 

 

 

Los precios de las localidades aún están por debajo de la Eurocopa masculina, con precios que oscilan entre cinco libras (5,8 euros) para los enfrentamientos clasificatorios y cincuenta libras (58 euros) para la final, aunque se pueden conseguir entradas generales desde quince libras para asistir a la final.

 

La competición, que fue retrasada un año a causa del aplazamiento de su homóloga masculina, se emitirá en 99 países. En el caso de España, la Uefa alcanzó un acuerdo con Rtve para emitir la competición hasta 2023.

 

Sin embargo, la competición no está exenta de polémica y algunas selecciones ya han manifestado su enfado por tener que disputar sus enfrentamientos en algunos estadios cuya capacidad máxima no llega ni a 10.000 espectadores. El Manchester City Academy Stadium, campo de entrenamiento del Manchester City, tiene capacidad para 4.700 localidades.

 

El New York Stadium de Rotherham, donde Francia disputará su fase de grupos, tiene capacidad para 10.400 espectadores, mientras que el Leigh Sport Village de Wigan tiene capacidad para 7.800 personas. El entrenador de Países Bajos, Mark Parsons, ha manifestado en reiteradas ocasiones su malestar por tener que jugar en un campo tan pequeño.

 

 

 

 

La licitación de las sedes de la competición se realizó en 2018, cuando aún no había eclosionado el fútbol femenino, lo que implicó que ciudades como Newcastle, Sunderland o Middlesbrough rechazaran ser sede. En la Eurocopa de 2017, la media de espectadores fue de 5.000 personas.

 

Pese a este contexto, la Uefa ha doblado su apuesta económica por el fútbol femenino. En septiembre del año pasado, el comité ejecutivo de la entidad aprobó un aumento en la cantidad económica distribuida a las selecciones participantes, junto con un nuevo modelo de distribución.

 

Las dieciséis selecciones clasificadas se repartirán un total de 16 millones de euros, el doble que, en 2017, cuando fue de ocho millones de euros. El reparto financiero incluirá un aumento de las cantidades garantizadas y bonificaciones por rendimiento en la fase de grupos. Las selecciones sumarán 100.000 euros por victoria y 50.000 euros por empate. Alcanzar los cuartos de final supondrán 205.000 euros; las semifinales, 320.000 euros; la final, 420.000 euros, y el título, 660.000 euros. Por lo tanto, una selección puede sumar hasta 2,1 millones de euros en la competición.

 

 

 

 

En España, el mes pasado, la Real Federación Española de Fútbol (Rfef), firmó un convenio por el cual se igualó las condiciones económicas de reparto de primas y derechos de imagen de las selecciones femenina y masculina. El convenio tiene vigencia hasta 2027.

 

España no es el único país que ha mejorado condiciones: Suecia, Alemania, Francia, Dinamarca, Países Bajos y Suiza también han mejorado o igualado las condiciones de sus jugadores. El caso más excepcional es el de Suecia, que paga 24.400 euros a sus jugadoras por participar, así como 54.080 euros por victoria y los gastos de viaje a un cónyuge o pareja por jugadora más hijos en caso de tenerlos.

 

Las federaciones también han optado por pagar las mismas cantidades que sus homólogos masculinos en los partidos amistosos y en cuanto a los acuerdos por derechos de imagen, que reciben el mismo porcentaje que los hombres.