Líder en información económica del deporte

Competiciones

El deporte ‘vuelve al cole’ con agenda llena: los deberes del sector en el nuevo curso

Septiembre arranca con muchos retos para el deporte: del nuevo contrato audiovisual de LaLiga a la reordenación del fitness, volver a seducir al abonado y al patrocinador o la nueva ley del deporte.

Javier Trullols

06 sep 2021 - 04:57

El deporte ‘vuelve al cole’ con agenda llena: los deberes del sector en el nuevo curso

 

Levanta el telón el nuevo curso deportivo, con más deberes y retos que nunca para definir el futuro inmediato y a largo plazo del sector. Para empezar, LaLiga afronta la estratégica venta (no sólo para el fútbol) de los derechos de televisión nacionales en un escenario complejo para la competición, mientras el sector del fitness (uno de los más dañados en la pandemia) ha visto reactivarse las inversiones y debe seguir avanzando en su reordenamiento.

 

Por otro lado, clubes, instalaciones y entidades deportivas han acelerado (en el nuevo contexto económico) la caza del patrocinador, al tiempo que se debe agudizar el ingenio para volver a seducir a los abonados a los estadios y pabellones. En la base, el deporte debe recuperar a los miles de deportistas perdidos, mientras en el Congreso empezará en breve la tramitación de la nueva ley del deporte tras su periodo de exposición pública.

 

La contención de costes, la apuesta por el sportstech y la evolución de las limitaciones a la movilidad son otros de los movimientos que marcarán el nuevo curso en el negocio del deporte en un contexto económico todavía incierto y marcado por la pandemia.

 

 

El contrato clave de los derechos de televisión de LaLiga


La patronal española del fútbol prepara la comercialización de los derechos audiovisuales del próximo ciclo con el objetivo de maximizar el volumen de abonados y los ingresos de la mano de nuevos actores. Se prepara para un cambio de paradigma de cara a la comercialización de los derechos de televisión nacionales en España a partir de la temporada 2022-2023, buscando ampliar su alcance y seguir en la senda del crecimiento, en unos derechos que le reportan 1.140 millones de euros por temporada.

 

LaLiga está dispuesta a ofrecer a las plataformas de streaming y over-the-top (OTT) retransmitir al menos hasta tres jornadas en exclusiva, para abrirse a nuevos clientes y formas de consumo, con Amazon como principal candidato, ya que ya ha pujado y ha comprado parte de las competiciones de Inglaterra, Alemania, Italia y Francia.

 

Otros países europeos anticipan dificultades para el mercado. En Alemania, el pasado junio, Sky, Dazn y la televisión en abierto se hicieron con los derechos de la Bundesliga por 4.400 millones para el ciclo 2021-2025. La liga alemana de fútbol esperaba igualar los 4.640 millones de euros del anterior contrato de televisión, tras fragmentar aún más los paquetes audiovisuales, pero acabó aceptando una rebaja de 240 millones de euros.

 

El contrato de LaLiga es estratégico no sólo para este deporte, si no que su importe condiciona también la importante aportación que realiza, a través del Consejo Superior de Deportes (CSD) a otros deportes no profesionales. Y todo parece jugar en contra de una negociación al alza, después de que el FC Barcelona haya perdido al principal activo de LaLiga, Leo Messi, y de que el Real Madrid no haya podido fichar al deseado Kylian Mbappé.

 

 

Reactivación de las inversiones en fitness


El fitness inicia nuevo curso tras una oleada de operaciones, nuevas cadenas y aperturas tratando de recuperar el paso. El sector encara la segunda mitad del año con optimismo tras la relajación de las medidas para el control de la pandemia y una oleada de operaciones corporativas, entradas de fondos, desembarco de nuevas cadenas en España y anuncios de planes de expansión ambiciosos.

 

Forus y Viding llegan al segundo semestre del año con dos operaciones corporativas realizadas, mientras que nuevas cadenas como Énergie Fitness, Fitness Park, Club Pilates o F45 han anunciado planes de crecimiento ambiciosos. Además, la cadena de gimnasios argentina Bigg ha anticipado su desembarco en España con la apertura de su primer centro este otoño.

 

Las claves del nuevo curso serán, no obstante, la evolución de las inscripciones a los gimnasios, y cómo continúa la reordenación de un sector caracterizado por su atomización.

 

 

El patrocinio, un activo muy buscado


El patrocinio deportivo, en busca del dinero perdido en 2020. El año pasado el gasto en patrocinio deportivo cayó un 11,9%, hasta 356,9 millones de euros, tras los 405,1 millones de euros de 2019, una cifra récord desde 2011, según el Estudio de la Inversión Publicitaria en España 2021 de Infoadex.

 

Este año arrancó con brotes verdes, con la firma de 80 contratos, lo que supuso un incremento de casi el 20% en comparación a los tres primeros meses de 2020, de acuerdo a un informe de Stock Consulting, con eSports y fútbol como los grandes beneficiados.

La entrada en vigor de la nueva Ley del Juego esta semana ha puesto en jaque a numerosos equipos profesionales, obligándoles a trabajar contrarreloj para encontrar nuevos socios comerciales que tomaran el relevo de las casas de apuestas en sus camisetas generando un agujero de noventa millones de euros.

 

 

La necesidad de seducir al abonado y socio


La pandemia ha obligado a las empresas del sector deportivo a agudizar el ingenio para mantener su base de abonados, caso de clubes de fútbol o baloncesto, y socios, en el de los gimnasios y centros deportivos para trata de minimizar el impacto en sus cuentas. La disminución de los ingresos provocada por la paralización de las actividades deportivas representó al mismo tiempo una oportunidad para el auge de nuevos servicios que han llegado para quedarse.

 

LaLiga y ACB, afrontan esta temporada con la voluntad de recuperar un negocio de más de 900 millones de taquilla y abonados, aunque las limitaciones derivadas de las restricciones impedirán, de entrada, volver a valores prepandemia. El gran examen estará en todo caso cuando estas limitaciones ya hayan desaparecido y la lucha esté, de nuevo, en llenar los estadios partido tras partido.

 

 

Deporte base, la clave del futuro


El reto del deporte base pasa por recuperar las cifras de antaño, debido a que la pandemia del coronavirus provocó una notable disminución de licencias en la mayoría de federaciones deportivas, con la excepción de algunas que se han beneficiado de la mayor demanda de actividades deportivas al aire libre.

 

En 2020, el número de licencias en las federaciones deportivas españolas cayó un 2,6% en relación con el año anterior, hasta un total de 3,84 millones de fichas. El sector deja atrás el récord absoluto de deportistas federados registrado en 2019 y pierde, en un solo año, a 103.594 deportistas federados, de acuerdo a datos del CSD. Recuperar la base de deportistas federados y la senda del crecimiento resulta estratégico en el corto y el largo plazo para el negocio del deporte.

 

José Hidalgo, presidente de Asociación del Deporte Español (Adesp), asegura a Palco23 que “la nueva temporada va a ser apasionante para el deporte federado español", un periodo para el que “tenemos muchos proyectos encima de la mesa”, como “avanzar en la transformación digital de los entornos federativos, desarrollar un modelo de centralización de los derechos audiovisuales del deporte federado, incrementar las políticas de sostenibilidad en nuestros eventos a través de nuestro programa Green Sport Flag y el proyecto Libera, con el fin de proteger el medioambiente a través del Deporte y nuestros deportistas”.

 

“En los próximos meses también vamos a consolidar la organización de nuevos eventos polideportivos nacionales, como son los primeros Juegos del Agua que se van a celebrar en Murcia en 2022, con catorce campeonatos de España de diferentes disciplinas a disputar en el mismo espacio físico y temporal, el simposio de deportes en la montaña y el de deportes de combate, encuentros en los que analizaremos de manera conjunta entre todas las federaciones implicadas cómo podemos trabajar en común para mejorar nuestros deportes”, detalla Hidalgo. “Queremos seguir dando pasos adelante para que el deporte federado sea una herramienta transversal que genere riqueza económica, social, sostenibilidad y desarrolle los valores que defendemos”, concluye, destacando que la Fundación Adesp tendrá en ese proceso un destacado papel.

 

 

La contención de costes, clave


En un escenario de crisis económica, la contención de costes es una medida imprescindible. Ante el menor flujo de entrada de dinero, la mayoría de las entidades del sector han afrontado un proceso destinado a maximizar sus servicios con los menores gastos posibles.

 

El mejor ejemplo está con la venta y cesión de futbolistas en el fútbol profesional, con numerosos clubes ahogados por una estructura de costes de tiempos previos al Covid-19. Los clubes de Primera División cerraron mercado de fichajes de verano a la cola de Europa, con la menor inversión de las grandes ligas europeas. Además, uno de los estandartes de la competición, el FC Barcelona, se ha visto obligado a priorizar la reducción de la masa salarial sobre los intereses deportivos.

 

Tecnología al poder, la revolución del ‘sportstech’


La tecnología se ha convertido en una aliada imprescindible para la evolución del negocio del deporte. Ciudades como Barcelona así lo han entendido, proyecta invertir más de 30 millones para convertirse en un hub del sportstechEl reto pasa por que estas iniciativas permitan realmente que surjan y crezcan en España empresas que cuenten en el entorno global de la tecnología y el deporte, una liga en la que, por ahora, dominan otros países.

 

“El sportstech es una industria en crecimiento para generar ecosistemas de innovación en la industria del deporte”, señala Lalo García, uno de los cofundadores de CeltaLab1923 a Palco23, poniendo el foco en que hay iniciativas de hubs de innovación en diferentes lugares de España, como Barcelona, Granada o País Vasco. “Se están creando mini-ecosistemas locales, y está por ver su encaje para ver cómo colaboran entre ellos para generar grandes programas que den respuesta a las necesidades de transformación digital y del modelo de negocio de la industria”, añade García.

 

Recuperación del turismo deportivo y limitaciones de la movilidad


Las restricciones impuestas a la movilidad para frenar la propagación del coronavirus han supuesto un grave problema para el sector, causando una grave de pérdida de ingresos, cuyo impacto se espera que se minimice con el levantamiento de las restricciones.

Este año se han sucedido las cancelaciones de grandes premios de Fórmula 1 o Moto GP, o la de torneos de los circuitos de tenis ATP y WTA. Mientras que muchos otros se han visto obligados a limitar aforos.

 

Además, numerosos eventos deportivos se han visto forzados a disputarse a puerta cerrada, como los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Los Juegos Olímpicos requerirán un rescate público de alrededor de 800 millones de dólares (660 millones de euros) si se llevan a cabo a puerta cerrada, según avanzó Financial Times. 

 

Nueva ley del deporte: el nuevo marco del sector


En julio concluyó el periodo de consultas de la nueva ley del deporte, que deberá iniciar su tramitación parlamentaria en el nuevo curso. El objetivo de esta ley es actualizar la situación jurídica de la actividad física y el deporte dentro de las competencias que ostenta el Estado y adaptar la regulación a los tiempos actuales, “eliminando toda clase de desigualdades existentes y creando instrumentos que propicien el crecimiento del deporte a todos los niveles”.

 

El sector del deporte requiere de una nueva normativa moderna y ágil adaptada a los cambios sociales que se han producido en los más de treinta años desde la entrada en vigor de la vigente Ley del Deporte. El reto pasa por ser capaz de aunar las diferentes sensibilidades y puntos de vista, dando cabida a todas las actividades y entidades deportivas que conforman actualmente el sector.