Líder en información económica del deporte

Competiciones

El deporte paralímpico dispara un 82% su presupuesto en el año olímpico

El Comité Paralímpico Español presenta un presupuesto de ingresos y gastos de 9,2 millones de euros en 2021, por encima de los cinco millones de 2020.

Miquel López-Egea

16 feb 2021 - 04:56

El deporte paralímpico dispara un 82% su presupuesto en el año olímpico

 

 

Un 82,2% más de presupuesto para ir a Tokio. El Plan Apoyo al Deporte Objetivo Paralímpico (Adop) cuenta con un presupuesto de ingresos y gastos de 9,2 millones de euros, importe muy superior a los cinco millones de euros de 2020. La diferencia entre un año y el otro se debe al gasto de los Juegos Paralímpicos, ya que debería haberse producido en 2020, pero finalmente el Comité Paralímpico Español (CPE) lo tuvo que trasladar a 2021 por el aplazamiento de los Juegos Olímpicos. En ambas cifras están incluidas las subvenciones del Consejo Superior de Deportes (CSD), que fueron de 400.000 euros en 2020 y de 1,9 millones de euros en 2021.

 

“El CSD nos ha subido en gran medida el presupuesto para asumir nuestro compromiso en Tokio, el reconocimiento es máximo”, comenta Miguel Carballeda, presidente del CPE, a Palco23. “Tratamos de exprimir el presupuesto para que llegue a quien tiene que llegar, a los equipos que ayudan, entrenan a nuestros deportistas, además de la preparación física y la nutrición”, subraya.

 

 

 

 

En este contexto, Carballeda comenta que “las empresas nos apoyan en tiempos difíciles, igual que el Gobierno: han sido ejemplares cuando las cosas se han puesto cuesta arriba”. “Hemos tenido una combinación de lo público y lo privado, el esfuerzo ha sido supremo: tres decenas de las mejores empresas de este país nos apoyan en este momento pese al momento que están pasando”, recuerda. “Incluso el CSD nos ha multiplicado su apoyo, todos han demostrado un gran compromiso social”, remarca.  

 

En una temporada normal, el 90% de los recursos de la entidad corresponden a patrocinadores; sin embargo, en 2021 la aportación de la administración supone un 20%. “Es imprescindible para el mundo paralímpico, la base y el deporte femenino, tiene que haber una colaboración”, sentencia.

 

 

El CSD pide equiparar los premios 

Carballeda considera que “nos quedan algunas asignaturas pendientes”, una de ellas es que “se nos reconozca económicamente a los medallistas”, es decir, “que el premio por ganar sea igual para un deportista olímpico a uno paralímpico porque el esfuerzo es siempre mayúsculo y de muchas horas”. “A las personas con discapacidad hay que reconocer que es un poco más difícil”, sentencia.

 

En esta línea, el directivo subraya que “hay varios países que han avanzado y es igual”, por lo que el CPE considera que “tiene que haber una igualdad de oportunidades porque el dinero si es público debe repartirse igual”. “El CSD está por la labor de igualarlo y confío en que haga un esfuerzo”. “Vamos mejorando ciclo a ciclo, tenemos nuestras obligaciones y derechos, y luchamos por ellos”, sentencia.

 

 

 

 

Para Tokio aún se desconoce la cuantía, pero en los Juegos de Río 2016, mientras una medalla de oro olímpica individual se pagaba a 94.000 euros, para un deportista paralímpico el premio era de 30.000 euros, importe que supone un 68% menos.

 

La plata olímpica se pagaba a 48.000 euros frente a los 15.000 euros de una plata paralímpica, mientras que el bronce olímpico se pagaba a 30.000 euros, frente al paralímpico, a 9.000 euros. En el caso de los deportes por equipos, el oro olímpico se pagaba a 50.000 euros y el paralímpico a 15.000 euros; igual que la plata olímpica, que se pagaba a 29.000 euros frente a los 7.500 euros de una plata paralímpica. El bronce olímpico se pagaba a 18.000 euros frente a los 4.500 euros de un bronce paralímpico.

 

Para los Juegos de Invierno Pyeongchang 2018, los importes aumentaron: los oros tuvieron un premio de 45.000 euros, frente a los 10.000 euros que se pagaron en Sochi 2014. La plata se pagó a 22.500 euros y el bronce a 13.500 euros. Todos acumulables en el caso de que un deportista lograse más de una medalla. Cuatro años antes, la plata se pagó a 5.000 euros y el bronce a 3.000 euros.