Líder en información económica del deporte

Competiciones

El baloncesto vuelve a la pista con un 40% de la afición

La temporada empieza el viernes con la Supercopa Endesa, mientras que la Liga Endesa no empezará hasta el 19 de septiembre. Los clubes llegan con el objetivo de mantener el grueso de su afición y de reponerse económicamente tras el golpe del Covid-19.

M. L-E.

09 sep 2021 - 04:57

El baloncesto vuelve a la pista con un 40% de la afición

 

 

Vuelve el baloncesto. Este fin de semana se disputa la Supercopa Endesa de la ACB en Tenerife, lo que significa el salto inicial del baloncesto para la temporada 2021-2022, un curso que empieza con un 40% de aforo en los pabellones tras haber tenido que jugar a puerta cerrada la temporada anterior, con la esperanza que vaya aumentando, y con exhaustivos protocolos sanitarios.

 

Entre el 11 y el 12 de septiembre, el FC Barcelona, campeón de la Liga Endesa y la Copa del Rey; Real Madrid, campeón de la Supercopa; Lenovo Tenerife, tercer clasificado de la liga y equipo anfitrión y Valencia Basket, cuarto clasificado de la Liga Endesa, se disputan el primer título del curso. La temporada regular de la Liga Endesa empezará el 19 de septiembre.  

 

La Liga Endesa, además vuelve habiendo recuperado el número habitual de participantes, con 18 clubes, tras los descensos de Gipuzkoa Basket y del histórico Movistar Estudiantes, con sólo el ascenso de Río Breogán, y con el FC Barcelona defendiendo el título. “Los jugadores son la razón por la que hay tantos espectadores y la razón de seguir”, afirmó el martes Antonio Martín, presidente de la ACB, durante la presentación de la temporada, celebrado la vuelta al público, que sirve para avanzar hacia la normalidad.

 

El 40% de aforo anunciado la semana pasada fue una noticia positiva para la ACB puesto que un mes antes, el Gobierno había situado el aforo en un 30%, por lo que espera que, con el paso de los meses se vaya incrementando. De hecho, el próximo 30 de septiembre, el Gobierno y las comunidades autónomas se volverán a reunir para evaluar la evolución de la pandemia y determinar si es posible seguir ampliando los aforos.

 

 

 

 

Esta temporada 2021-2022 será la undécima con el patrocinio de Endesa, una relación que continuará al menos por otros tres años más, lo que sumará 13 temporadas dando nombre a la Liga Endesa y la Supercopa Endesa, además de la Minicopa Endesa y el patrocinio de la Copa del Rey. De hecho, la ACB hizo los deberes en cuanto a patrocinios esta temporada, firmando, entre otros, con Toyota.

 

El reto pasa ahora porque los clubes puedan salir de las pérdidas históricas que arrastran y, por parte de la competición, seguir en números negros. En el ejercicio 2019, el último disponible concluido el pasado 30 de junio, la sociedad Aceb, con la que opera la asociación de clubes, obtuvo una cifra de negocio de 30,27 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,5% en relación al ejercicio anterior, según las cuentas que la entidad acaba de depositar en el Registro Mercantil. El resultado neto también evolucionó al alza, con una subida del 61,5%, aunque con una variación moderada en términos absolutos: de 26.951 euros en el ejercicio correspondiente a la temporada 2018-2019 a 43.530 euros en el ejercicio de la temporada 2019-2020.

 

El Covid-19 no ha lastrado los ingresos de la principal liga española de baloncesto, que en cambio sí golpeó a los clubes de la liga, que tienen en la venta de entradas y abonos una de sus principales líneas de negocio. De hecho, el Consejo Superior de Deportes anunció una partida de ocho millones de euros para los clubes de la ACB que llegará antes de final de año y que servirá para paliar la disminución de los ingresos por el Covid-19 y haber tenido que jugar prácticamente todo el curso a puerta cerrada. 

 

Esas ayudas provendrán del 1% de los derechos audiovisuales generados por el fútbol en base a los Pactos de Viana de abril de 2020, y serán canalizadas a través de la ACB a partir de una próxima convocatoria de subvención a la que tendrán que concurrir los clubes.

 

 

 

 

En este contexto, los clubes llegan a la competición con el reto de ingeniárselas para mantener el grueso de sus aficionados y con un panorama de pérdidas constantes, tras 21 temporadas en números rojos. En la temporada 2019-2020 las pérdidas totales de la competición volvieron a crecer, un 10,2%, hasta 73,3 millones de euros, debido a que los gastos alcanzaron prácticamente el mismo volumen, pero los ingresos se redujeron un 5,5%, hasta 120,4 millones de euros.

 

En esta disminución hay que tener en cuenta el impacto negativo que tuvo la crisis sanitaria, que sí afectó a los ingresos ordinarios de los clubes, debido principalmente a la disminución de ingresos ordinarios como los de taquilla y abonados, pero no tuvo un reflejo en una contención del gasto, que fue de 193,7 millones de euros. En este contexto, hay que tener en cuenta que estos números se ven afectados principalmente por Real Madrid y FC Barcelona, que dependen de sus equipos de fútbol, y por el Valencia Basket, que tiene a Juan Roig, que se encarga de compensar las pérdidas del club año tras año. 

 

En la temporada 2020-2021, los resultados apuntan a seguir en la misma línea o incluso a empeorar, puesto que la competición no pudo tener público hasta la última jornada de la liga regular. Sin embargo, 2021-2022 presenta un panorama más esperanzador, a la espera de cómo sigue evolucionando la vacunación y la pandemia en España.