18 Ene 2022 | 07:31

Líder en información económica del deporte

Competiciones

El ‘ABC’ de la ACB, ¿qué necesita un club para jugar en la liga?

La patronal de clubes de baloncesto cuenta varios requisitos para entrar a formar parte de la élite, desde pasar una auditoría hasta el desembolso de más de cinco millones de euros.

Guillermo G. Recio

11 may 2017 - 04:58

 

En los últimos años han sido muchos los equipos que han ascendido deportivamente a la Liga Endesa pero no han podido cumplir su sueño, debido a los requisitos que hacen falta para materializar este logro. Ahora, tras la sanción de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), la ACB se plantea qué modelo de entrada a la asociación es el más conveniente respecto al actual, cuya principal barrera es el pago de cinco millones de euros.

 

Este fue uno de los temas a tratar en la reunión de este martes, en la que Real Madrid, FC Barcelona, Baskonia y Unicaja abandonaron el encuentro precisamente ante el riesgo que supone para estos cuatro equipos de Euroliga el ascenso de conjuntos de LEB, lo que desembocaría en regresar al formato de 18 clubes participantes.

 

Ante este escenario, los clubes siguen trabajando por establecer un canon inferior al actual, de cinco millones de euros entre diferentes partidas recogidas en el estudio de la CNMC al que ha podido acceder este diario.

 

Los importes mayores son el del Fondo de Regulación de Ascensos y Descensos, que se cifra en 1,6 millones de euros más IPC interanual y el IVA, y el de la cuota de entrada, que se valora en 3,13 millones de euros más IPC interanual y el IVA, según datos referentes a los últimos intentos de ascender por parte de equipos de la LEB Oro.

 

Este es uno de los aspectos que menosagrada a la CNMC, ya que el grupo más numeroso de los clubes que nunca han abonado la cuota, como es el caso del Club Estudiantes, el Baloncesto Sevilla, el Unicaja de Málaga, el FC Barcelona, el Saski Baskonia, el Valencia Basket, el Joventut de Badalona y el Real Madrid.

 

 

Estos no son los únicos pagos a los que un club recién ascendido deber hacer frente. También es necesario contar con un aval bancario a favor de la ACB por los gastos de participación del club (vigencia 30 meses) por valor de 600.000 euros. A ello se le suma la cuota de participación en valor patrimonial de la ACB, que es de unos 111.350 euros, y la inscripción del equipo en la competición, que tiene un coste de 4.511 euros.

 

Además, hay que adquirir al club descendido participaciones en Aceb Invest SL, la sociedad que explota dos gimnasios en Málaga y Zaragoza, por valor de unos 50.000 euros. Algunos clubes de la ACB señalan que la asociación tiene un patrimonio en activos inmobiliarios y en dinero que se reparte en derechos audiovisuales, por lo que sigue siendo necesario pagar estas cantidades.

 

Estos requisitos pueden llegar a ser el principal motivo para frenar el ascenso de clubes como el Gipuzkoa Basket, que tras su descenso intentará volver a la máxima competición tras quedar primero en la LEB Oro. De momento, esperan saber cómo se modificarán todos estos requerimientos.

 

También es necesario contar con una auditoría de estados financieros por auditores designados por la ACB, que cuesta alrededor de 9.800 euros; ceder a favor de la asociación los derechos audiovisuales y de publicidad estática en sus competiciones; no tener deudas pendientes con la ACB, otros clubes asociados, FEB, jugadores o entrenadores, y tener un pabellón con un aforo de al menos 5.000 espectadores.

 

Todos estos puntos son un freno para unos y una medida necesaria para otros. El presidente de la ACB, Francisco Roca, comentó recientemente en una entrevista con Palco23 que “juega un papel de barrera que es necesario porque la diferencia de los presupuestos entre la LEB Oro y la Liga Endesa es enorme".

 

Pero no todo están sencillo, porque la según los cálculos dela CNMC en base al último club que ha ascendido, el CB Andorra, para resultar rentable el club debería permanecer cinco temporadas seguidas en la liga ACB para rentabilizar tal aportación, sin tener en cuenta otros gastos que siguen siendo realizados por los clubes para pertenecer a la ACB de manera individualizada.