04 Dic 2021 | 15:06

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Dorna da gas al Mundial de Superbikes con un negocio de hasta 40 millones

El campeonato de motociclismo se prepara para arrancar los motores de la temporada 2021, en la que el calendario recupera los trece rounds pasando página a un inusual 2020 marcado por la pandemia del coronavirus.

Javier Trullols

21 may 2021 - 05:00

Dorna da gas al Mundial de Superbikes con un negocio de hasta 40 millones

 

Empieza el Mundial de Superbikes (WorldSBK). El campeonato, organizado por Dorna a través de World Superbike Organization, recupera las trece carreras habituales del certamen, tras un 2020 en el que la pandemia redujo el calendario a sólo ocho pruebas, con una facturación anual que se sitúa entre 35 millones de euros y 40 millones. Por séptima temporada consecutiva, Jonathan Rea buscará ganar el campeonato conduciendo una Kawasaki ZX-10RR.

 

El Mundial es un campeonato en el que compiten motocicletas derivadas de las motocicletas de serie, explica Gregori Lavilla, director ejecutivo de WorldSBK, a Palco23. Consta de tres categorías: World Superbike, World Supersport y World Supersport 300, y es conocido por razones de patrocinio como Motul FIM Superbike World Championship 2021. En España, Dazn es la plataforma encargada de retransmitirlo.

 

Este fin de semana arranca el campeonato en MotorLand Aragón, siendo la primera vez que arrancará en Europa desde 2004. El certamen constará de trece rounds, una cifra mínima que es consensuada con los fabricantes “porque es una cifra que a día de hoy nos puede dar un balance coste-eficiencia más correcto”. “No hay un límite” de carreras, detalla Lavilla, quien explica que “se valora qué acuerdos futuros pueden llegar y qué implicaciones tendrían”, sin olvidar que los costes serían mayores si hay más carreras.

 

En 2021, Superbikes disputará cuatro rounds en España. Además de la que tendrá lugar en Aragón, del 20 al 22 de agosto visitará el Circuito de Navarra; del 17 al 19 de septiembre el Circuito de Barcelona-Cataluña y una semana después, del 24 al 26 de septiembre, tendrá lugar la carrera en el Circuito de Jerez - Ángel Nieto.

 

Para la organización de cada round, WorldSBK cuenta con un equipo de entre 85 y 90 personas. Además, la empresa cuenta con dos oficinas, la sede central en Roma y la oficina de Barcelona, donde trabajan en total unas 35 personas.

 

 

En el Mundial de Superbikes compiten cinco equipos de fábrica (Kawasaki Racing Team WorldSBK, Team HRC, Pata Yamaha WorldSBK Team, BMW Motorrad WorldSBK Team y Aruba.It Racing), que suelen contar con una estructura externa que les facilita disputar el campeonato, como el caso de Provec Racing con Kawasaki. Es muy complicado para las fábricas “tener agilidad, flexibilidad y capacidad de decisión” para que una fábrica gestione de manera directa un equipo, por lo que “se suelen buscar estructuras externas o el mismo fabricante crea una estructura externa para ser eficiente”.

 

Las marcas se involucran porque ese se refleja en el usuario final, ya que venden las motos que corren en Superbikes, que son la máxima expresión de lo que produce una marca en el segmento deportivo road racing”, expone el director ejecutivo de WorldSBK.

 

Junto a los equipos oficiales compiten equipos privados, gracias a que el “reglamento te permite que vayas a una tienda, compres una moto y cambies unas piezas para llegar a un nivel competitivo”. En total, disputarán esta temporada 24 pilotos repartidos en 16 equipos con 5 fabricantes directamente implicados en la parrilla de Superbikes. A estos fabricantes se les suman MV Agusta, que también está en la categoría de Supersport, y KTM representada en Supersport 300.

 

 

La organización firma cada año acuerdos ad hoc con cada uno de los equipos interesados en participar en el Mundial, como también asimismo los equipos suelen firmar contratos anules con sus pilotos. “Un equipo de Superbikes top puede rondar un presupuesto de entre 3 millones de euros y 3,5 millones de euros de media en condiciones normales”, expone el director ejecutivo de WorldSBK.

 

El impacto de la pandemia


La pandemia nos obligó a hacer un plan A,B, C y D”, expone Lavilla, recordando que “cada semana cambian”, para “adecuarnos a las medidas sanitarias de cada país” para poder garantizar la celebración del Mundial, que fue recortado a ocho rounds, garantizando la exposición televisiva pero con la ausencia de público. “Todos los deportes han perdido ingresos al no poder justificarse las acciones de antes de la pandemia”, señala.  

 

“Pudimos mantener los ingresos televisivos y comerciales”, señala el director ejecutivo de WorldSBK, aunque dejaron de recibir los ingresos de los circuitos, lo que tuvo un importante impacto en la facturación, condicionada también porque el año se cerró con cinco carreras menos de las habituales. “La empresa asumió esas pérdidas de ingresos”, asegura.

 

 

En 2020, el Mundial de Superbikes congregó a casi cien millones de telespectadores (74% hombres y 26% mujeres de los que el 48% ingresan entre 18.000 euros y 35.000 euros de sueldo neto anual), con 8.471 horas de cobertura y generó un impacto mediático en televisión de 75 millones de euros para el campeonato. Las emisiones llegaron a 158 países a través de 200 canales, con una cobertura del 50% en Europa, el 32% en Asia Pacífico, el 14% en Asia y Oriente Próximo y el 4% en América. Una cifra de impacto a la que hay que sumar otros 269 millones de euros fruto de las publicaciones en prensa escrita y online.

En cuanto a las redes sociales, durante la temporada 2020, los activos digitales oficiales de WorldSBK (perfiles en redes sociales y web) generaron un impacto de 936.000 euros para sus principales patrocinadores: Acerbis, Hyundai, Motul, Pata Snacks, Pirelli, Prosecco y Tissot.

 

El Brexit


Al impacto de la pandemia, la organización y los equipos suman el del Brexit. Reino Unido es ahora un país extracomunitario, por lo que deberán realizarse importaciones temporales, como se hacía ya en pruebas como Australia o Indonesia. El proceso burocrático es más complejo. Ha pasado a ser “una carrera extraeuropea donde todo se complica más”.

Para los equipos el coronavirus supone también un problema. El team manager de Pata Yamaha, Paul Denning, asegura que puede llegar a representar “en torno a 230.000 euros”, en declaraciones a BBC.

“Al acabar la libertad de movimientos lo que estamos haciendo ahora es buscar una nueva sede para una parte de nuestra plantilla”, detalla el propietario del equipo. “Abandonar el Reino Unido por completo no es una opción porque tenemos aquí el negocio de motos de Crescent (concesionarios), pero es posible que de aquí a un año la logística del equipo no siga en Reino Unido y la traslademos a Italia”, sentencia.

 

Gestionado por Dorna desde 2013


Lavilla, expiloto, empezó a trabajar en Dorna en noviembre de 2012, y en 2013 fue la primera temporada que el Mundial de Superbikes fue organizado por Dorna. “Han cambiado muchas cosas desde entonces”, afirma. Se apostó por “una política de mejorar y hacer el producto más eficiente”, expone, buscando un campeonato más competitivo acercando los equipos privados a los de fábrica “con un control de costes derivado de una nueva reglamentación técnica que permitía menos evoluciones a la moto para reflejar más el producto al que puede comprar el usuario final”.

 

Por otro lado, se trabajó para multiplicar la visibilidad del Mundial, con una renovada imagen de marca y nuevos acuerdos comerciales para ayudar a mejorar financieramente el campeonato y a sus equipos, así como procesos internos, poniendo la experiencia de Dorna en MotoGP al servicio de este proyecto para potenciar su crecimiento.

 

En relación a planes de futuro, “hay muchos porque el mundo está cambiando y hemos de adecuarnos” para ofrecer a los interesados (participantes, pilotos, equipos, fabricantes y patrocinadores) la posibilidad de alcanzar sus objetivos teniendo en cuenta la sostenibilidad y la digitalización como elementos clave.