Competiciones

De la Superliga a LaLiga Impulso, los frentes legales abiertos de LaLiga

La patronal mantiene litigios con más de quince entidades, empresas u organismos del sector del deporte que abordan cuestiones como los derechos audiovisuales, la Superliga o la ley sobre el patrocinio de las casas de apuestas.

De la Superliga a LaLiga Impulso, los frentes legales abiertos de LaLiga
LaLiga también espera la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Miquel López-Egea

16 nov 2022 - 05:00

LaLiga, de una guerra a otra. Actualmente, la patronal mantiene litigios abiertos con más de quince entidades, empresas u organismos del sector del fútbol, que van desde la Superliga a la Real Federación Española de Fútbol (Rfef), Real Madrid, FC Barcelona o la ley sobre el patrocinio de las casas de apuestas.

 

En primer lugar, durante el ejercicio 2021-2022, la patronal recibió una demanda de FC Barcelona, Real Madrid y Athletic Club por la que se solicitó la nulidad de los acuerdos adoptados en torno a LaLiga Impulso, así como la remoción de los efectos de cualesquiera de los acuerdos que se hayan producido desde su aprobación.

 

En este primer punto, la patronal no espera que los litigios derivados de esta cuestión puedan tener un efecto “relevante” sobre las cuentas de 2021-2022, que se publicaron ayer. La patronal elevó sus ingresos un 1,2% en la temporada 2021-2022, hasta 1.941,8 millones de euros, y redujo sus pérdidas hasta seis millones de euros, frente a los números rojos de 16,2 millones de la temporada anterior, según se desprende de las cuentas anuales de la entidad.

 

 

 

En segundo lugar, LaLiga reclama a Wuhan DangdaI Science & Technology Industry y Super Sport Media, con quien mantenía un acuerdo en China, el pago de 45 millones de euros por incumplir sus obligaciones. Concretamente, LaLiga inició acciones judiciales ante el Juzgado Intermedio de Wuhan para obtener el pago de la cantidad adeudada y los intereses y costes procesales. En este caso, la patronal considera que existen “fundamentos razonables para la satisfactoria resolución del conflicto”, según se desprende en su memoria consolidada de 2021-2022.

 

Durante el ejercicio, LaLiga presentó un recurso en el Tribunal Supremo ante el Real Decreto sobre comunicaciones comerciales de las actividades de juego ya que considera que la norma reglamentaria para establecer las condiciones y los límites de la actividad publicitaria en materia de juego “pudiera ser contraria al principio de ley, todo ello en relación a la libertad de empresa”.

 

 

 

 

Asimismo, la patronal interpuso un recurso especial de derechos fundamentales ante la Audiencia Nacional para pedir medidas cautelares contra los requerimientos de información formulados por la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (Cnmc) por el proceso de adjudicación de los derechos audiovisuales de LaLgia Santander. En junio, el juezo suspendió la ejecución de los requerimientos, que fue recurrido posteriormente por la abogacía del Estado.

 

LaLiga tiene abierto un procedimiento ordinario por una demanda interpuesta por Real Madrid y FC Barcelona por vulneración de derechos al considerar que se les priva de su derecho a participar en la discusión y votación de determinados asuntos del órgano de control de la gestión de les derechos audiovisuales, del que eran miembros hasta su salida como consecuencia del conflicto que supone su participación en la Superliga en calidad de promotores. En este caso se pide que se declare que la condición de socios de la compañía que promueve la Supera League (European Super League Company) no supone “ningún conflicto de interés o causa de abstención en relación con la participación de dichos clubes en dicho órgano de control de la Superliga”.

 

Referente a la Superliga, LaLiga también espera la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (Tjue). En este caso, se admitió la intervención de la patronal en el procedimiento por entender que las cuestiones inciden en la esfera de derechos, competencias y funciones ostentadas legalmente por LaLiga. En este caso, la patronal defiende la posición de la Uefa y la Fifa por no asumir las consecuencias procesales.

 

 

 

 

Al margen de este conflicto, Real Madrid, a cierre del ejercicio, tenía en trámite 27 procedimientos en relación con el reglamento para la transmisión televisiva, mientras que con FC Barcelona mantiene otros seis procedimientos por la misma cuestión.  

 

Asimismo, la Real Federación Española de Fútbol mantenía nueve procedimientos con Laliga en referencia al calendario de la temporada 2020-2021, que fue desestimada; por el caso CD Fuenlabrada, también con sentencia desestimatoria pero apelada; por los partidos de los lunes y los viernes; por el sistema de licencias de la Rfef, desestimado pero apelado, así como por la denegación de la Rfef de celebrar partidos de LaLiga fuera del territorio, que se ha recurrido en casación por parte de LaLiga. Asimismo, hay otros recursos relacionados con las modificaciones del reglamento de la Rfef y por ir en contra de las facultades de la patronal, además de por la comercialización de los derechos de la Copa del Rey o la inscripción de jugadores.  

 

La patronal también tenía un procedimiento contra la Fifa por la modificación del calendario internacional de partidos masculinos 2020-2024 y un procedimiento por la protección de los derechos fundamentales interpuesta por Futbolistas On como por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE).

 

Por otro lado, Laliga mantiene litigios contra Recreativo de Huelva y Real Jaén por “la derivación de responsabilidad solidaria derivado del procedimiento de apremio que se sigue frente al obligado tributario” de las entidades, así como una impugnación por una resolución sancionatoria de la Agencia Española de Protección de Datos. 

 

Finalmente, LaLiga tiene abierta una acción declarativa de deslealtad y resarcitoria de daños solidariamente ejercitada frente a Splendens Ibérica y frente al director del área audiovisual por la cancelación del proyecto Fan Zone vinculado a la retransmisión de partidos de Laliga a través de pantallas gigantes y sin haber obtenido previamente el consentimiento de la patronal.

 

Además, la patronal tiene otros procedimientos abiertos en materia de piratería, violencia y corrupción deportiva, así como en vinculados al Caso Soule (que investiga la gestión de Ángel María Villar al frente de la Rfef) de los que no se espera que puedan tener un efecto sobre sus últimas cuentas anuales presentadas.