01 Dic 2021 | 20:11

Líder en información económica del deporte

Competiciones

CVC coloca a un ejecutivo al frente de la F-1 para restar poder a Ecclestone

Palco 23

09 dic 2014 - 04:55

Nuevos aires en la Fórmula 1, y no sólo en la línea de salida. El fondo de capital riesgo CVC, máximo accionista de la gestora del campeonato con un 35% del capital, podría anunciar la próxima semana el nombramiento de Paul Walsh como nuevo presidente de Formula One Group, en un claro movimiento de forzar la retirada de Bernie Ecclestone, patrón de la F-1 y uno de los hombres más influyentes del mundo del motor a sus 84 años de edad.

 

La elección del expresidente del gigante de las bebidas espirituosas Diageo contrasta con el perfil del hombre que hasta ahora ocupaba el cargo: Peter Brabeck, de 70 años y que desde 2012 compaginaba la presidencia de la Fórmula 1 con la de Nestlé, multinacional de la que también fue consejero delegado hasta 2008. Mientras que Brabeck sólo presidía la junta, CVC estaría barajando la opción de que Walsh asumiera también algunas funciones ejecutivas, de manera que limitaría el poder de Ecclestone, según fuentes citadas por Financial Times.

 

La decisión se hará oficial esta semana y que la retirada de Ecclestone irá en función de cómo sepan combinar sus nuevas funciones él y Walsh. CVC habría optado por escoger a un nuevo presidente para la junta con un alto componente ejecutivo ante los mensajes de sus consejeros, que considerarían que el "controvertido liderazgo" del patrón de la F-1 lastra los planes del fondo para buscar nuevos inversores, según el citado rotativo.

 

Más allá de los litigios personales de Ecclestone (recientemente pagó 100 millones de dólares para cerrar una causa en Alemania), los inconvenientes para CVC se centran en la negativa del empresario a aceptar la salida a Bolsa de Formula One Management en Singapur, la fórmula escogida por el fondo para reducir su participación. También lamentan que, pese a que Ecclestone ha logrado crear un producto de éxito con 1.600 millones de dólares en ingresos y una audiencia global de 500 millones de personas, se ha olvidado de cuestiones estratégicas.

 

Sin ir más lejos, se le critica la "pobre estrategia digital" de la gestora del campeonato, así como una supuesta mala política de ingresos por derechos de televisión y patrocinio.