11 Ago 2022 | 19:26

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Compensaciones ante la incertidumbre: los clubes de la ACB luchan por no perder a sus abonados

La mayoría de los socios a un club tienen descuentos de entre el 15% y el 40% para la presente temporada y podrán recuperar los importes de aquellos partidos que se jueguen a puerta cerrada.

Miquel López-Egea

18 sep 2020 - 04:57

Compensaciones ante la incertidumbre: los clubes de la ACB luchan por no perder a sus abonados

 

 

Descuentos, reembolsos y regalos. Con esta estrategia, los clubes de la ACB se las han ingeniado para mantener el número de socios de la temporada que empieza mañana. Mientras que en la NBA hay equipos que ofrecen un interés más alto que la banca por la compra de abonos de temporada de manera anticipada, en España se activan otros mecanismos para compensar a los aficionados ante la incertidumbre causada por el Covid-19. Abonos y taquilla representa un 27,3% del total de ingresos ordinarios de las entidades.

 

Aunque la ACB asegura que trabaja para el retorno del público a los pabellones, muchas entidades se han adelantado y han lanzado sus campañas de abonados para el curso que empieza hoy. Otros siguen a la espera de una decisión por parte de las administraciones respecto al aforo. La línea general para aquellos clubes que se han pronunciado es la de establecer compensaciones, ofreciendo descuentos y entradas para los abonos de este año, con el objetivo de compensar los cinco partidos que no se celebraron por el decreto del estado de alarma en España.

 

En su momento, los clubes optaron por ofrecer descuentos de entre el 15% y el 40% en el abono de la temporada 2020-2021 o por reembolsar hasta un 35% del abono de la temporada, correspondiente a los cinco partidos no disputados. 

 

 

 

 

Otras de las propuestas hechas a la afición por parte de los clubes fue la de renunciar a la devolución y apelar a su solidaridad. Algunas entidades pidieron que este importe fuera destinado a proyectos sociales, a su cantera o a paliar los efectos derivados de la pandemia.

 

El Urbas Fuenlabrada fue más lejos en este aspecto y, entre otras opciones, propuso a sus socios donar el 35% de su importe no disfrutado a área de asuntos sociales del Ayuntamiento de Fuenlabrada para ayudar a las personas afectadas económicamente por la pandemia.

 

Una de las propuestas más imaginativas fue la del Real Betis, que optó por crear su propia moneda: Dinero Betis. El club andaluz, que compite en la ACB a través de Coosur Real Betis, propuso así a sus abonados canjear los euros que corresponderían a la devolución de parte de su abono por crédito bético. Por cada cien euros, los abonados pueden obtener 120 créditos de Dinero Betis. Estos créditos pueden utilizarse en la compra de productos o la adquisición de entradas hasta la temporada 2021-2022.

 

 

2020-2021: el mismo sistema, pero con matices

 

De cara a la presente temporada, la mayoría de las entidades han apostado por un sistema parecido al anterior hasta que no se solucione la situación sanitaria. De esta forma, la mayoría de clubes se han comprometido en devolver la parte correspondiente de los abonos de los enfrentamientos no disfrutados a causa de celebrarse a puerta cerrada o con aforo limitado. Además, la mayoría han anunciado que los socios tendrán prioridad a la hora de comprar las entradas y que hay que adquirir el abono para garantizar el asiento para las futuras temporadas.  

 

Sin embargo, algunos clubes han tomado medidas diferentes ante la situación. MoraBanc Andorra, por ejemplo, aprobó hace unos días un carné de socio a 90 euros, a precio único. Este carné no dará acceso al pabellón cuando se pueda acoger público y sus poseedores deberán adquirir las entradas a través de la zona personal de la web del club, pero mantendrán el asiento para el curso 2021-2022. Las entradas serán a precios exclusivos para socios, y en caso de asistir a todos los partidos, el precio sería más reducido que el que hay ahora con los abonos.

 

Valencia Basket, por su parte, ha optado por aplazar los abonos hasta 2021-22, de manera que este año solo han vendido 200 tarjetas por un valor de 3.000 euros que dan acceso a la zona VIP y que en ningún caso son reembolsables. La mayoría ya están vendidas.

Casademont Zaragoza ha preferido dividir el abono en dos tramos diferentes, el de 2020 y 2021, y compensar la parte proporcional de los partidos no disputados, mientras que Movistar Estudiantes hará un cargo de sólo el 20% del importe total del abono y cada mes no jugado con público descontará un 10% del precio final del abono.

 

Finalmente, San Pablo Burgos y Retabet Bilbao se beneficiarán de su clasificación a la Basketball Champions League y permitirán disfrutar de esta competición a los abonados de la temporada 2019-2020 como compensación por los cinco partidos que restaban de temporada. En el caso del San Pablo Burgos, por ejemplo, ya anunció que esta era su única opción y que no reembolsaría el dinero amparándose a la legislación vigente de su comunidad autónoma.

 

No obstante, hay equipos como el Gipuzkoa Basket, el Retabet Bilbao, el Real Madrid o el Barça que prefieren esperar para lanzar sus respectivas campañas de acceso a sus instalaciones, esperando que antes se manifiesten las instituciones correspondientes. Quieren saber cómo se desarrollará las competiciones y en qué condiciones.

 

Toda esta situación se produce mientras los equipos piensan en cómo adaptar sus pistas a las medidas sanitarias y en cómo transmitir un mensaje de seguridad a sus aficionados.