24 Sep 2022 | 18:57

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Beatriz Álvarez (Liga F): “El dinero trae consigo los problemas del deporte”

La presidente de la nueva entidad femenina sostiene que sólo se ha hecho “lo urgente, por lo que queda todo lo importante por hacer” y asegura que no hay que copiar los errores del fútbol masculino u otras ligas profesionales.

Beatriz Álvarez (Liga F): “El dinero trae consigo los problemas del deporte”
“No debemos cortar la trayectoria de los que tienen más recursos”

Miquel López-Egea

23 sep 2022 - 05:00

El fútbol femenino, ante el paso más importante de su historia. La Liga F ha empezado a rodar, pero, según palabras de la presidenta de la entidad, Beatriz Álvarez, sólo se ha hecho “lo urgente, por lo que queda todo lo importante por hacer”. En este contexto, la directiva asegura que no hay que reproducir los errores del fútbol masculino u otras ligas profesionales y apuesta por apoyar a los equipos más pequeños y que no dependen de estructuras masculinas.

 

 

Pregunta: El deporte femenino, tanto el fútbol como el resto de los deportes, vive un momento dulce con la creación de la Liga F, ¿qué hay que hacer para aprovecharlo?

 

Respuesta: La constitución de la Liga es un paso, pero no deja de ser un inicio de la profesionalización. Hay que marcarse objetivos a medio y largo plazo. No alcanzamos a ver el techo del proyecto. No sabemos hasta dónde podemos llegar.

 

P.: ¿Qué errores no hay que cometer en este camino?

 

R.: Mi trayectoria me permite hablar de un sitio privilegiado. Conozco los problemas. Cuando quise afrontar el liderazgo del proyecto, esperaba que fuera fluido, fácil y que todo fuera construir. Pero el dinero trae consigo los peligros del deporte, y, a veces trae desencuentros, disgustos y frustración. Y tienes que solucionarlo. Uno de los errores que no hay que cometer son los que se han hecho en la liga masculina u otras ligas. Tenemos LaLiga, la ACB y ahora viene la Asobal detrás. Conocemos los errores de otros. Todo está inventado. Hay que tratar de no copiar.  Aunque exista paralelismos con la liga masculina, hay que diferenciarse y no caer en el error de ser exactamente iguales. El fútbol femenino arrastra una historia muy particular. Arrastramos la humildad y tenemos que mantener los pies en el suelo. No podemos perder esta perspectiva. Hay que mantener estos valores que tiene el fútbol femenino.  

 

 

 

 

P.: La Liga F firmó un acuerdo histórico de siete millones euros por temporada por sus derechos audiovisuales, ¿qué debe hacer ahora para aumentar su audiencia tras dar el salto al profesionalismo?

 

R.: El acuerdo es histórico y era un paso imprescindible. El fútbol femenino tenía que tener televisión. Eso irá de la mano de lo que viene después como cerrar un title sponsor. Hay que trabajar para que vaya a más, creando un producto atractivo. Esto se consigue entre todos, mejorando estadios, la imagen, infraestructuras o la comunicación. Hay un abanico de posibilidades que podemos pilotar desde la Liga F. Vamos a ayudar especialmente a los clubes independientes, que tienen menos recursos.

 

P.: ¿No se plantaría más partidos en abierto para promocionar la liga?

 

R.: Hay un abanico de posibilidades. Iremos viendo con ellos las decisiones. La televisión es una gran noticia. No sólo se verán todos los partidos, sino que será en todo el mundo. Habrá que hablar, estamos viéndolo. Solo hemos tenido tres meses de margen para hacerlo todo. Hemos sacado un tender con los plazos muy ajustados. Si hubiéramos tenido diez meses, quizás tendríamos más preguntas resueltas y solucionadas. Ahora habrá que ver cómo se resuelven las opciones que se planteen.

 

 

 

 

P.: ¿Hay que invertir en márketing?

 

R.: Claro. La explotación comercial implica un acercamiento a las marcas. La visión del patrocinio ha cambiado. No es estar sólo presente en un soporte publicitario. Esta es la línea que estamos trabajando.

 

 

P.: La temporada pasada no había derechos televisivos en el fútbol femenino español, hubo huelgas fallidas, mala organización y ahora otro conflicto. ¿Al fútbol femenino le ha faltado seriedad?

 

R.: Es contundente esa afirmación. No podemos ser tan hipócritas. No le ha faltado seriedad al fútbol femenino. Si no a nivel de todos los estamentos y de muchas instituciones. Podría haber llegado a este punto mucho antes. No sería justo achacar el ritmo que ha llevado el fútbol femenino a la falta de seriedad únicamente del fútbol femenino. A veces, ha sido también por una falta de recursos. Con este salto ya nos hemos ganado el respeto de todos. Esto se traducirá en éxito. Hay que poner expectativa en el presente y lo que venga de cara al futuro.

 

 

 

 

P.: ¿Qué debe hacer el fútbol femenino para fortalecer su imagen?

 

R.: Hay que trabajar en este producto. Una medida que hemos propuesto es la figura de un departamento de atención al club. En LaLiga no existe esta figura. Hay clubes que necesitan asesores financieros o de sostenibilidad, organización de los partidos o de las televisiones. Necesitan asesoramiento. Había que crear esta oficina del club.

 

 

P.: ¿Cómo puede la competición seguir profesionalizando sus estructuras?

 

R.: Hace años que vienen profesionalizándose. Hay que dotarlos de recursos. No se puede profesionalizar sin dinero. Es una cuestión de monetizar la competición para que tengan los suficientes recursos para crear una estructura profesional. Aún hay clubes que lo llevan entre dos o tres. La realidad de algunos clubes como el Alhama, Levantes Las Planas o Sporting de Huelva no es la del FC Barcelona o Athletic Club.  

 

 

P.: ¿Cómo afecta que la competición tenga un equipo hegemónico como el Barça?

 

R.: Esto nos preocupa a todos, incluso al propio FC Barcelona. Estamos en un punto donde no debemos cortar la trayectoria de los que tienen más recursos. Hay que permitir que sigan creciendo. No es el momento de poner algún control. Hay que volcar todos los esfuerzos en ayudar a los más vulnerables para que puedan subir el nivel de la competición y mejorar el producto que ofrecemos. Y que al final se traduzca en un partido más competitivo.

 

 

 

 

P.: ¿Es una debilidad?

 

R.: No, una fortaleza. Hay que proteger a los clubes grandes para que los presupuestos sean autónomos. También hay que proteger a los independientes y tienen el mismo derecho que los otros en estar en esta competición.

 

P.: ¿Cómo se puede ganar competitividad frente a otras ligas femeninas europeas?

 

R.: Estamos en camino. Ahora tenemos el espejo de la inglesa o la americana. Hay que aprender de ellos. Copiar lo que se pueda copiar, con nuestras diferencias y casuística social.

 

P.: El salto al profesionalismo ya se está monetizando con los acuerdos por los derechos o con LaLiga, y antes ha hablado de los naming rights. ¿Por dónde más se puede crecer?

 

R.: Sólo hemos podido poner los pilares básicos para empezar la competición con las mejores garantías. Pero queda todo por hacer. Hay que hacer un desarrollo de la marca global y hacer un propio reglamento audiovisual para que el producto sea más atractivo. Queda todo lo importante. Sólo hemos hecho lo urgente.

 

 

 

 

P.: ¿Qué se puede aprender de LaLiga masculina?

 

R.: Han sabido monetizar la competición mejor que nadie. Hay que aprovecharnos del conocimiento sobre por dónde se puede empezar y nos pueden asesorar en este camino. En el tema de la monetización sería ilógico que no nos aprovecháramos de LaLiga.

 

P.: ¿Los clubes serán capaces de cumplir con todas las exigencias de la competición?

 

R.: Están viviendo un proceso de cambio. Igual que nosotros seguiremos mejorando, ellos también irán haciéndolo de manera gradual. No podemos exigirle a un recién ascendido que tenga la estructura del Granadilla Tenerife, por ejemplo. Hay que acercarle los recursos humanos que tenemos en la propia Liga F.