04 Dic 2021 | 14:58

Líder en información económica del deporte

Competiciones

Antonio Moreno (RFEKárate): “Dejar de ser olímpicos es volver a las cavernas”

El presidente del kárate español afronta ilusionado un año olímpico en el que tiene depositadas muchas esperanzas mientras mira hacia el futuro con la desazón de saber que la participación en los JJOO tiene fecha de caducidad.

Javier Trullols

01 feb 2021 - 04:55

Antonio Moreno (RFEKárate): “Dejar de ser olímpicos es volver a las cavernas”

 

 

Antonio Moreno dirige la Real Federación Española de Kárate y Disciplinas Asociadas desde hace más de una década. Bajo su mandato se ha producido una transformación que ha llevado al organismo hacia la viabilidad económica, con cerca de 75.000 federados y camino del amargo debut en los Juegos Olímpicos, sabiendo que sólo tienen una oportunidad para demostrar el valor del kárate. Desaparecer del programa olímpico “es una vuelta atrás en todo, y no entendemos por qué no podemos seguir siendo olímpicos cuando no nos han visto ni siquiera debutar”, asegura el dirigente.

 

Pregunta: Usted está al frente de la federación desde 2009, ¿qué ha cambiado en el deporte y en el organismo que dirige desde entonces?

Respuesta: Económicamente cogí una federación casi en quiebra, con una deuda increíble, y hoy en día tengo una federación con números positivos. Eso habla económicamente de lo que hemos conseguido con esta federación. Deportivamente, ha tenido un subidón muy grande. Es verdad que en comité no estamos a la altura de otras veces, pero hay muchos más países que antiguamente ya que antes en Europa competían veinte países y ahora compiten cincuenta y es más difícil todo, igual que a nivel mundial. Estamos viviendo un gran momento deportivo, con dos números uno del mundo en kata que van ser medallas olímpicas y ojalá sean las de oro.

 

P: ¿Qué le parece que el karate desaparezca del programa olímpico en 2024? ¿Qué supone para el deporte en España y para la federación que deje de ser olímpico?

R: Supone una marcha atrás, volver a las cavernas, a donde estábamos antes, a entrenar tres o cuatro horas a la semana y no a tener entrenamiento de profesionales como tenemos ahora mismo. Es una vuelta atrás en todo, y no entendemos por qué no podemos seguir siendo olímpicos cuando no nos han visto ni siquiera debutar. Me parece una barbaridad. No sabemos por qué lo han hecho y si además no lo sabemos tampoco podemos rectificar, pero es que no tenemos que cambiar nada. Somos un deporte que se practica en todos los países del mundo, que pertenece a comités olímpicos y que cumple todos requisitos. Somos un deporte barato que se puede practicar en cualquier sitio.

 

 

P: Más a corto plazo, ¿en qué situación se encuentra la Federación tras la pandemia?

R: Está bien, estamos sufriendo y padeciendo de forma constante con los políticos y a nivel nacional para que nuestros clubes puedan seguir trabajando y entrenando. El deporte no es un problema, es una solución. Cumplimos y cumpliremos las restricciones. Los casos de contagio en el karate y nuestras disciplinas asociadas no existen o si ha habido alguno no lo sabemos.

 

P: ¿Cómo ha afectado la pandemia a la evolución del número de federados en el karate?

R: El año pasado mantuvimos el listón de federados. Sabremos este año si nos afecta de verdad. El año pasado no lo podemos comprobar, con el confinamiento en marzo ya se habían hecho la mayoría de licencias. En 2021 es una incógnita. Antes de esta situación éramos una de las diez federaciones de España que más licencias teníamos, sobre 75.000. La federación española cumplió con todas sus actividades, jugándonos el tipo bastante. En tres meses cumplimos con toda la actividad nacional.

 

P: ¿Cómo ha afectado la pandemia al presupuesto y a la financiación de la federación en 2020?

R: “De momento en 2020 no ha afectado en nada, hemos seguido recibiendo la misma subvención por parte del Consejo Superior de Deportes y haciendo las mismas actividades salvo las internacionales, porque la federación mundial y europea no hicieron eventos por lo que no hemos asistido, pero sí hemos hecho todas nuestras actividades nacionales. Espero que este año vuelva a ser igual, y por lo menos 2021 podamos también un poco respirar, porque ya 2022 sin ser olímpicos no sé lo que nos deparará el destino.

 

P: ¿Cuáles son las previsiones económicas de cara a 2021?

R: Intentar clasificar para los Juegos Olímpicos a alguno de los deportistas del Comité, con el preolímpico a realizar en París. Tenemos este año el Campeonato de Europa de jóvenes, los Juegos Olímpicos y el Campeonato del mundo. Además, impulsaremos actividades nacionales que haremos muy importantes para ver si así podemos ayudar y compensar a los clubes, como la Copa de España de estilos de carácter internacional, donde los diferentes practicantes de cada estilo competirán en Kata de su propio estilo.

 

P: ¿Qué papel han de tener las administraciones en esta nueva etapa?

R: Muy importante. Si no nos apoyan y no nos ayudan tenemos muy complicado subsistir todas las federaciones deportivas. Nos deben de ayudar en su justa medida. La empresa, que también contamos con mucho apoyo empresarial, no está en el mejor momento para darnos su apoyo. Tenemos la liga nacional con Iberdrola; el apoyo de Loterías y Apuestas del Estado; Daedo, que patrocina a los karateguis y la ropa de la competición; también contamos con Joma. Tenemos apoyo de empresas pequeñas que están teniendo un papel importante en esta crisis porque están aguantando el tipo.

 

 

 

P: ¿En qué situación están los clubes o dojos de kárate en España tras la pandemia?

R: Están en un momento crítico: en muchas comunidades autónomas se han cerrado los clubes, gimnasios o dojos, donde nuestros profesional y autónomos lo están pasando rematadamente mal porque no les dejan abrir sus instalaciones y en un montón de casos deben seguir pagando autónomos y alquileres, lo que es un problema grave para todos. En cambio, hay otras comunidades autónomas que han dejado que respiren un poco y espero que aguanten. En la crisis de 2008 cerraron un 20% de empresas y este año se van a cerrar más clubes incluso que entonces. Esta crisis es peor, porque aquella fue económica y esta incluye cierres obligados de instalaciones, y sin compensaciones hay quien puede aguantar y quien no.

 

P: La competición internacional se detuvo por la pandemia pero la nacional regresó para un final de año repleto de competiciones, ¿en qué condiciones?

R: Para los deportistas supuso algo de activación, volver a la competición y volver a entrenar. También para los clubes supuso un arranque importante porque todo el mundo se buscó la vida para intentar que sus deportistas entrenaran y estuvieran preparados para los campeonatos que hemos hecho. Corrimos un riesgo muy grande pero hicimos lo que teníamos que hacer, que es volver a la competición no sin esfuerzos y no sin problemas porque me costó muchas discusiones con políticos poder organizar los eventos, ya que nadie se fiaba. Cumplimos todas las medidas socio-sanitarias, y hemos realizado eventos espectaculares con la felicitación del Consejo Superior de Deportes porque hemos dado un ejemplo de cómo hacer deportes de combate, como el nuestro, sin problemas y con contacto. Estoy contento y orgulloso del apoyo de las comunidades autónomas que se han volcado, de los clubes que han asistido y sobre todo de nuestros deportistas, árbitros y técnicos que han dado un ejemplo de que el deporte no es problema sino una solución.

 

P: En pleno confinamiento fue uno de los impulsores de la Unión de Federaciones Españolas de Deportes de Combate, ¿qué supone?

R: En ese momento de confinamiento la cabeza te da muchas vueltas, pensando en lo que representas. Fue una buena idea juntarnos para empezar a presionar a nuestros políticos y a todo el mundo estando unidos. Ha venido muy bien porque tenemos más cosas en común que en contra, somos deportes de combate totalmente distintos a cualquier tipo de deporte, y eso es lo que más ha unido. La unión hace la fuerza para defender nuestros derechos que estaban un poco perdidos.

 

P: La federación de karate ha sido reconocida con un 100% en transparencia, ¿qué representa esa acreditación?

R: Significa mucho y demuestra que no tenemos nada que esconder a nadie. Todo el mundo puede ver cómo es de transparente nuestra federación, entrar en nuestra página, en nuestros datos y saber desde lo que cobra el presidente hasta lo que cobra cualquier persona que esté en la federación. Hemos cumplido y estamos orgullosos de estar entre las mejores federaciones de España.

 

P: En el ámbito deportivo, Suecia ha renunciado a organizar el campeonato de Europa el próximo mes de mayo y la Karate 1-Premier League se ha visto obligada a revisar el calendario. ¿Una temporada en peligro?

R: De momento empieza mal. Esperemos que los cambios a nivel internacional se cumplan y se pueda hacer. De todas maneras, en muchos países la pandemia está terrible, muy mal. Vamos a cruzar los dedos y que sea verdad que internacionalmente funcione porque nuestros atletas lo necesitan y de cara a los Juegos necesitamos que internacionalmente eso funcione. A Suecia la sustituirá Croacia como organizadora del campeonato de Europa si no pasa nada.

 

P: ¿Cuáles son los principales retos para el karate tras el Covid-19?

R: El reto más importante son los Juegos Olímpicos. Estamos pensando en el pre-olímpico primero, que será en París si no pasa nada. Y después Tokio 2020. Más tarde iremos viendo qué hacemos y cómo funcionamos. Los más importantes son los retos deportivos, a los que se suma el Mundial.

 

 

P: España acogió el Mundial en 2018 y el Europeo en 2019, ¿acoger este tipo de eventos representa un impulso deportivo y económico para el karate?

R: Es un impulso económico y social para la ciudad que lo acoge, donde se deja un montón de activos y de dinero. A la federación le cuestan dinero siempre este tipo de eventos, pero es una forma de compensar que se hagan en España, que se vea la imagen de España y sobre todo la posibilidad de que nuestros atletas compitan en España. Económicamente a la federación no le repercute económicamente. Siempre hay un efecto llamada, aunque a un Mundial o Europeo siempre van los aficionados, a quien le gusta realmente ese tipo de deporte. Pero sí que es verdad que siempre están las televisiones que retransmiten, como en nuestras ligas nacionales, y es verdad que algunos adeptos entran a intentar descubrir ese mundo que desconocen.

 

P: ¿Cómo puede afectar eoncómicamente al deporte y a la federación un eventual nuevo aplazamiento de los Juegos Olímpicos?

R: Hay que desestimar un nuevo aplazamiento. Ya no hay más aplazamientos. O se hacen o no se hacen, si no se hacen en este año ya serían los de 2024, en París, donde de momento no estaríamos, aunque si no se celebraran estos no sé qué pasaría después. Se hace conforme están o no se hacen.

 

P: El karate, en su debut olímpico, es una de las esperanzas de medalla para Tokio 2020, ¿están preparados los deportistas españoles?

R: Sí, están preparados para conseguir medalla. Los dos que tenemos ya clasificados, Sandra Sánchez y Damián Quintero van a conseguir medallas seguro. Y los que están por venir y que se clasificarán seguro que conseguirían medalla. Es más difícil clasificarte que conseguir la medalla, son sólo diez deportistas por peso y categoría. En los Juegos Olímpicos solo participan ochenta karatecas de todo el mundo, una cifra ridícula teniendo en cuenta el número de practicantes en todo el mundo.