Líder en información económica del deporte

Clubes

Venta de activos y nuevos negocios: las vías del FC Barcelona para volver a la estabilidad

La nueva junta directiva del club se ha marcado un periodo mínimo de cinco años para recuperar su posición financiera. Además, tiene previsto rebajar la deuda bancaria en 25 millones de euros por año.

Albert Ferrer

06 oct 2021 - 13:07

Venta de activos y nuevos negocios: las vías del FC Barcelona para volver a la estabilidad

 

 

El FC Barcelona busca nuevas vías de ingresos. El club azulgrana, que cerró el pasado 30 de junio el ejercicio 2020-2021 con unas pérdidas de 481 millones de euros, trata de explorar nuevas vías para recuperar la posición financiera que ostentaba antes de la entrada de la junta de Josep María Bartomeu. La venta de activos, los nuevos negocios como NFT o fan tokens o la captación de nuevos contratos de patrocinio son algunas de las vías de negocio que ha establecido de cara al futuro el club azulgrana. El club ha expuesto estas alternativas tras la presentación de la due diligence, donde la nueva junta culpa a la anterior presidente de una "mala gestión".

 

El equipo, que espera cerrar la temporada 2021-2022 con unos números negros de cinco millones de euros y unos ingresos de explotación de 765 millones de euros, estará sujeto también a la venta parcial de su productora, Barça Studios, que supondría una entrada de flujo de 50 millones de euros. Asimismo, la empresa también debería aportar capital para invertir en el negocio audiovisual del club.

 

“Por el momento estamos contactando con los posibles inversores para mostrar el producto y vender el 49% del negocio”, explica Ferran Reverter, director general del FC Barcelona. Para que pueda vender el producto, el club debe transmitir en la asamblea de compromisarios la autorización para que aprueben la transacción.

 

En el caso que el FC Barcelona logre dar entrada a un socio industrial, los nuevos ingresos de la entidad compensarían la caída de la actividad ordinaria y “nos permitirían desarrollar y comercializar Barça Studios, ya que actualmente no contamos con los recursos necesarios para sacar adelante el producto”, añade el ejecutivo.

 

Otra de las principales vías de negocio del club radica en el patrocinio técnico. La anterior junta directiva interpuso tres demandas a Nike, cuya reclamación se establece en 50 millones de euros. “Las dos partes hemos suspendido el proceso y el acuerdo va por buen camino”, señala Reverter. Esta acción podría implicar un cambio en las condiciones económicas del nuevo contrato que se firmó hasta la temporada 2027-2028.

 

 

 

 

Las demandas se dividen en impagos en los royalties por la venta de réplicas de camisetas, las penalizaciones que Nike imponía al Barça por incumplimientos que el club no considera como tal y una posición de dominio ante su negocio. Por ello, el conjunto catalán ha explorado recientemente diferentes opciones para firmar con otras marcas como Puma.

 

La entidad trata también de buscar nuevos ingresos por patrocinio, a la vez que los principales espónsores del club, Rakuten (que no seguirá el próximo año tras rebajar el contrato un 45%) y Beko (que paga diez millones anuales por estar en la ropa de entrenamiento), se alejan del Camp Nou. El propio ejecutivo ha confirmado que “estamos a punto de cerrar un nuevo espónsor por ocho millones de euros”, si bien no ha desvelado la identidad ni la duración del patrocinio.

 

Asimismo, el FC Barcelona ha apostado por desjudicializar el club, reduciendo así los casos abiertos en los juzgados en todas las jurisdicciones y llegando a acuerdos amistosos para resolver los litigios que mantenía el club. En este sentido, el equipo catalán puso fin a la disputa con Neymar Júnior el pasado julio después de cuatro años de enfrentamientos, dejando sin consecuencias las tres reclamaciones de la jurisdicción laboral y el procedimiento civil que aún quedaban pendientes. “Ninguna de las partes debe pagar y así evitamos un posible pago de 42 millones de euros en el caso de perder el litigio”, asegura el ejecutivo.

 

Otra de las ramas de negocio que ha comenzado a explorar el conjunto azulgrana son los activos digitales no fungibles (NFT, en sus siglas en inglés), artículos que no se pueden intercambiar entre sí, ya que no existen dos iguales y todos contienen información exclusiva de su creador y su comprador. “Es una rama de negocio que está atrayendo al sector deportivo y queremos seguir apostando por él”, explica Reverter.