Líder en información económica del deporte

Clubes

Valencia Basket reduce su gasto un 10% tras volver a la Eurocup

Juan Roig sumará una inversión de más de 75 millones de euros en cinco años. Para la temporada 2021-2022 el club tendrá unos ingresos de alrededor siete millones de euros y el gasto se situará en torno a 22,5 millones de euros.

M. L-E.

27 sep 2021 - 04:57

Valencia Basket reduce su gasto un 10% tras volver a la Euroliga

 

 

Valencia Basket se adapta a la Eurocup. El club taronja tiene un presupuesto de gasto de en torno a 22,5 millones de euros para la temporada 2021-2022, entre un 10% y un 15% menos que en la temporada 2020-2021, cuando desembolsó 24,87 millones de euros.

 

Los ingresos se mantendrán en siete millones y las pérdidas serán compensadas en su totalidad por sus mecenas, los empresarios Juan Roig y Hortensia Herrero. Valencia Basket sostiene su estructura empresarial gracias a las inyecciones que realiza cada año Roig (que dedica al club de baloncesto más de la mitad de la inversión que ejecuta cada año en el deporte valenciano) para compensar las pérdidas. Entre la temporada 2016-2017 y teniendo en cuenta el presupuesto del club para la 2021-2022, el desembolso acumulado superará los 75 millones de euros. 

 

La compensación de los gastos de la entidad ha permitido impulsar el desempeño deportivo del club de La Fonteta, que en las últimas diez temporadas se ha hecho con tres campeonatos Eurocup, una Liga Endesa y una Supercopa y ha participado en la Euroliga.

 

“Hay una pequeña reducción en el coste del equipo masculino porque competiremos en la Eurocup y no en la Euroliga”, comenta el director de gestión de la entidad, Esteban Gallego, a Palco23, recordando que “cada año, tenemos que intentar que el club aporta más y se reduzca la aportación del mecenas”.

 

 

 

 

En este contexto, los ingresos dependen del ticketing, pero el club espera superar la barrera de siete millones de euros, puesto que espera alcanzar el aforo completo en La Fonteta a mediados de temporada. En la temporada anterior, el club pudo compensar parcialmente la caída de ingresos por ticketing con la venta de Alberto Abalde en julio del año pasado al Real Madrid.  

 

Sumando gastos de viajes, el primer equipo del club copa alrededor del 75% del presupuesto mientras que el equipo femenino entre 10% y el 12%, un aumento frente al 8% de la temporada anterior. El resto de los gastos corresponden a deporte base y personal del club. “Tenemos una política en la que, independiente de donde juegue, el presupuesto no difiera mucho; independientemente de si se dan o no los resultados”, recuerda el directivo.

 

“El reto más importante para esta temporada es la entrada de ingresos por ticketing; estamos a un 40% del aforo y si todo va como toca, conseguiremos alcanzar el 100%”, sentencia. En una temporada normal, el ticketing representa entre el 40% y el 45% de los ingresos, mientras que el patrocinio supone entre un 40% y un 45% y el resto son ingresos que provienen de las competiciones. Ahora mismo, el club cuenta con cerca de 3.000 abonados, mientras que el pabellón tiene capacidad para 8.000 espectadores.

 

 

 

 

“Los patrocinadores han reaccionado bien y como no tendremos al Euroliga, reduciremos gasto: lo importante es volver a niveles prepandemia; se han mantenido los patrocinios pese a que la activación era más complicada; y ahora, con un inicio de temporada optimista, nuevas empresas se han querido sumar al proyecto”, señala.

 

El club también espera conocer qué importe podrá obtener por de las ayudas anunciadas por el Consejo Superior de Deportes (CSD), que destinará ocho millones de euros a paliar los efectos del coronavirus en los clubes de la ACB.

 

Por otro lado, el club también se encuentra en busca de un director general. José Puentes, que llegó a la entidad en 2017, presentó su dimisión en septiembre y Paco Raga, presidente de honor del club asumió el puesto de manera provisional. “encontrar a la persona indicada requerirá un tiempo, de momento, la posición está bien cubierta”, comenta.