Líder en información económica del deporte

Clubes

Ucam Murcia recupera el presupuesto prepandemia con 3,6 millones de euros en 2021-2022

El coste de la plantilla este curso se sitúa en torno a 1,6 millones de euros. En la temporada 2020-2021, el club tuvo que reducir su presupuesto un 20%. El ticketing representará el 5% de los ingresos del curso.

Miquel López-Egea

06 oct 2021 - 05:00

Ucam Murcia recupera el presupuesto prepandemia con 3,6 millones de euros en 2021-2022

 

 

Ucam Murcia se recupera. El club de la ACB contará con un presupuesto de ingresos y gastos de 3,6 millones, contando staff técnico, personal del club, viajes y coste de la cantera, para la temporada 2021-2022, importe que significa volver a los niveles prepandemia. El coste de la plantilla este curso se sitúa en torno a 1,6 millones de euros. En la temporada 2020-2021, el club tuvo que reducir su presupuesto de ingresos y gastos un 20%.

 

“El reto económico del club en el aspecto presupuestario es crecer en cuanto a ingresos, concretamente en patrocinio y ticketing”, comenta el director comercial de la entidad, José Miguel Garrido, a Palco23. “En la última jornada ya tuvimos la posibilidad de admitir a un 80% del público, pero aún percibimos cierto temor y respeto”, asegura.

 

El club evitará las pérdidas en 2020-2021, igual que en la temporada 2021-2022. “Tenemos un presupuesto humilde y somos bastante estrictos, el año pasado teníamos prevista una cantidad para contingencias”, destaca.

 

 

 

 

El club espera conocer cuál será la ayuda que recibirá por parte del Consejo Superior de Deportes (CSD) tras haber tenido que disputar una temporada sin aficionados. “Tuvimos que recortar el presupuesto en esta línea, pero lo pudimos paliar con más actividad comercial”, reitera.

 

Para este curso, el directivo asegura que el presupuesto es “conservador”, aunque “veníamos de un decrecimiento” que se ha visto compensado con un aumento del patrocinio. El 75% de los ingresos provienen del patrocinio privado y público; el primero corresponde a la aportación de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (un 50% del total) y un conglomerado de 70 empresas que forman el Ucam Business Club; mientras que el segundo corresponde al patrocinio del Ayuntamiento de Murcia y del gobierno de la comunidad autónoma. “Nos gustaría que la inversión pública estuviera en consonancia con otros clubes; somos el club profesional de la región que compite en la categoría más elite”, remarca.

 

“La relación con los patrocinadores es continuada y cada vez se están incorporando más; no sólo estamos viendo que hay más fidelidad, sino que estamos percibiendo demanda de patrocinios de otros sectores que han aguantado la pandemia mejor y que ahora quieren lanzarse realizar un patrocinio”, analiza Garrido.

 

 

 

 

El año pasado, el club puso en marcha una nueva estrategia comercial en la que la digitalización ganó un peso importante. “Los hábitos de consumo están cambiando, por lo que es una parte donde podemos hacer crecer el presupuesto, los aficionados ahora tienen una manera distinta de acercarse al mercado, a través de las plataformas digitales”, sostiene.

 

Este curso el ticketing copará entre un 4% y un 5% de los ingresos, por debajo del 10% que podría representar en una temporada normal. “La cifra que incluimos en el presupuesto es conservadora”, reitera el directivo, remarcando que “no queremos que se vea comprometido el presupuesto, pero esperamos estar en el buen camino”.

 

Actualmente, la entidad cuenta con 2.600 socios, lejos aún de los cerca de 5.000 socios de antes del coronavirus; mientras que el aforo en el último partido se situó en un 65% de la capacidad total del Palacio de los Deportes de Murcia, que tiene capacidad para 7.454 espectadores. Aunque el límite es del 80% de su capacidad, el protocolo indica que se tiene que mantener 1,5 metros de distancia entre los grupos de convivencia.

 

En esta línea, Garrido explica que las ventas de entradas en un día de partido se han cuadruplicado en comparación con un partido de antes de la pandemia porque “la afición es muy cautelosa a la hora de consumir un abono; por lo que se están incrementando mucho las ventas de un solo partido”. “No sabemos si esta situación se invertirá y si aumentará la confianza del público, con una situación estable”, añade.