Líder en información económica del deporte

Clubes

Ucam eSports: más patrocinios tras aumentar su presupuesto un 30% en 2022

Los recursos propios del club universitario ascienden ya a prácticamente dos tercios del total. Ucam eSports tiene previsto no depender económicamente de la Universidad, si bien ya hace uso de sus instalaciones en la actualidad.

Ucam eSports: más patrocinios tras aumentar su presupuesto un 30% en 2022
Ucam eSports surgió en 2019 tras la fusión de Penguins con la sección de deportes electrónicos de la universidad

A.F.O.

15 mar 2022 - 05:00

Ucam eSports sigue pasándose la pantalla año a año. El club de deportes electrónicos propiedad de la Universidad Católica de Murcia (Ucam) ha aumentado su presupuesto un 30% para la temporada 2022 tras incrementar el número de patrocinios vinculados a la entidad. Aunque el club no ha hecho públicos datos económicos, el presupuesto de la entidad se sitúa entre los primeros cinco equipos en el ámbito nacional.

 

El conjunto murciano ha añadido recientemente a empresas como Tokio School, Eneryeti o Fripozo a su pool de patrocinios. En ellas figuran compañías como Lenovo, Halcón Viajes, La boca que te lía o PC Box.

 

La universidad siempre adelanta el total del presupuesto presentado por el club. “Ucam nos cubre todo; en septiembre presentamos unas cuentas con previsiones para el siguiente año, pero como más recursos obtengamos, menos tendrá que cubrir”, afirma Marco Mourao, ejecutivo del club.

 

Para diversificar sus ingresos y llegar a un público más amplio, hace exactamente un año, el club presentó Ucam Stars, asociándose con quince influencers nacionales que se convirtieron en altavoces de la marca como el chef Manuel Sebastián López o la influencer de moda y belleza Marta Rodríguez. También tiene un acuerdo con la piloto Ana Carrasco. “Tenemos que diversificar para ampliar nuestra imagen”, expone el directivo.

 

El club actualmente compite en ocho videojuegos distintos como Valorant, League of Legends o Fifa. La entidad ha terminado el primer split de la Superliga de LoL en última posición.

 

“La facultad nos ha trasladado su intención de no descender, por lo que aumentaremos el presupuesto para seguir en lo más alto de la Primera División del League of Legends”, detalla Mourao.

 

La entrada de nuevos actores, un factor diferencial

La llegada a la competición de clubes como Barça eSports o Finetwork Koi (dirigido por el streamer Ibai Llanos y el futbolista Gerard Piqué) ha supuesto que aumenten los salarios de muchos jugadores e incluso se ofrezcan contratos que hace imposible de retener al staff deportivo. En este sentido, los clubes con un mayor presupuesto se han llevado a jugadores y entrenadores de la entidad universitaria, que ha jugado el primer split con un roster de jugadores veteranos.

 

El ejecutivo también se muestra preocupado por el alza de los salarios de la categoría de plata, ya que clubes como Case eSports y Rebels (de Carlos Casemiro y David De Gea), compiten con un gasto superior la media de la Superliga. “La audiencia y los ingresos procedentes de esta categoría son inferiores a los de Primera y no nos gustaría descender a allí”, explica el ejecutivo.

 

Ucam eSports surgió en 2019 tras la fusión de Penguins con la sección de deportes electrónicos de la universidad. Ambas entidades crearon una nueva sociedad, propiedad al 100% de Ucam, que se quedó la licencia para competir en la Superliga Orange a cambio de asumir los costes del proyecto. Mourão, fundador de Penguins, es el primer ejecutivo de la compañía. Por su parte, Juan Pedro Cano comparte la dirección del club al mismo tiempo que dirige el departamento de patrocinios y comercial de grados de la universidad. Ucam tiene 3.000 empleados y 25.000 alumnos.

 

Además, dispone de unas instalaciones para convivir y otras para entrenar. La gaming house, situada a 150 metros de la universidad, cuenta con pista de baloncesto, piscina y jardín. También tiene un plató instalado en el sótano por la Liga de Videojuegos Profesional donde se disputan los partidos oficiales. En esta casa, los jugadores conviven con el manager. Además, los jugadores no tienen ordenadores en sus habitaciones. Los equipos entrenan y comen en las instalaciones de la universidad, donde hay el equipo audiovisual y de redes sociales.