30 Nov 2021 | 17:00

Líder en información económica del deporte

Clubes

Tennis La Salut cierra 2020 en beneficios e invierte dos millones en una zona de aguas

El club barcelonés de tenis ha afrontado un año inverosímil con un aumento del presupuesto mientras sube la cartera de alumnos de su escuela, que ronda los 450 niños.

Albert Ferrer

31 mar 2021 - 04:53

Tennis La Salut cierra 2020 en beneficios e invierte dos millones en una zona de aguas

 

 

No todas las empresas o entidades deportivas sufren por la pandemia en un año atípico. Club Tennis La Salut, fundado en 1902 y uno de los más antiguos de la ciudad de Barcelona, afronta con optimismo el 2021, ya que cerró el ejercicio 2020 con una facturación de casi tres millones de euros y con beneficios de 500.000 euros. Los planes de la entidad pasan ahora por la construcción de una piscina cubierta y una zona de aguas para 2022, que supondrá una inversión de dos millones de euros.

 

El Club Tennis La Salut es un club de carácter familiar, de los más antiguos y con más tradición de Barcelona. Situado en el corazón del barrio de la Salut, en el distrito de Gràcia, las instalaciones del club ocupan 34.000 metros cuadrados y cuentan con 16 pistas de tenis de tierra batida y 10 pistas de pádel. Además, también dispone de piscina exterior, un pabellón polideportivo cubierto y un gimnasio recientemente renovado.

 

“Desde nuestra entrada en la junta directiva en 2013, nuestro punto de actuación se ha sustentado en tres pilares básicos”, asegura Felip Ródenas, presidente de la entidad deportiva. El primer pilar es el aumento del número de socios, que actualmente se sitúa en 2.100 personas, masa social que es propietaria de la entidad. También destaca el descenso de la masa salarial, que formaba parte de una partida de gastos importante para la entidad, que superaba el millón de euros anual. Por último, el fichaje del extenista Alberto Martín ha incrementado el valor de la escuela tenística que, junto con la renovación del equipamiento deportivo de la entidad ha conseguido atraer a jóvenes de otras disciplinas deportivas.

 

De cara a 2021, la entidad presenta un presupuesto de 3,6 millones de euros y, “si todo funciona según lo previsto, conseguiremos cerrar por sexto año consecutivo con beneficios de 450.000 euros”, destaca el ejecutivo.

 

 

 

 

Para acceder al club, cada socio debe abonar 336 euros, además de realizar el pago de una cuota mensual de 82,90 euros los adultos, precio que se reduce en función de edad y longevidad dentro de la entidad. Este pago permite el acceso completo a todo el equipamiento del centro, que cuenta con quince pistas de tenis, diez de pádel, piscina, gimnasio, pabellón polideportivo cubierto y una sala social con restaurante, peluquería y tienda de deportes.

 

Entre un 60% y un 65% de la facturación total del club proviene de las cuotas mensuales de los socios. La otra mitad corresponde a los ingresos resultantes de la escuela de tenis y de pádel (20%) y los distintos servicios a los socios dentro del club (30% de compra de equipamiento, restaurantes o servicio de peluquería).

 

Actualmente, el Tennis La Salut cuenta con una plantilla total de 48 personas, a los que se les aplicó un expediente de regulación de empleo (Erte) durante los meses en que el club estuvo cerrado a causa de la pandemia. Nada más reabrir sus puertas tras el desconfinamiento, los empleados pasaron a cobrar en su totalidad sus respectivos salarios.

 

Para afrontar con mayor seguridad las consecuencias del Covid-19, la entidad pidió subvenciones a las distintas administraciones públicas. “La única subvención que recibíamos proviene de la Diputación de Barcelona, y este año no nos la han otorgado”, afirma extrañado Ródenas.

 

 

 

 

Respecto a los patrocinios, el club ha visto reducidos el número de empresas que colaboraban con la entidad y los ingresos que estos aportaban en los últimos años, si bien el ejecutivo recalca que actualmente, “los patrocinadores aportan equipamiento como raquetas, pelotas o ropa y no dinero”.

 

Desde la entrada de la junta directiva de Felip Ródenas en 2013, cuando “el club se estaba quedando fuera de lo que el mercado demandaba y no daba entrada de nuevos socios”, la gerencia de La Salut eliminó la deuda que arrastraba el club en apenas dos años. Asimismo, cerrar los ejercicios fiscales con superávits de 450.000 euros de media ha permitido a la entidad financiar las inversiones en remodelación y construcción de nuevo equipamiento.

 

El propio ejecutivo ha confirmado que ha habido corporaciones extranjeras interesadas en comprar el club. “Es algo inviable, no por el dinero, si no porque la entidad pertenece a los socios y no quieren que lo gestionen desconocidos”, señala Felip Ródenas.