05 Oct 2022 | 23:06

Líder en información económica del deporte

Clubes

Real Sporting aumenta un 25% el presupuesto para el primer equipo tras cambiar de manos

El conjunto gijonense, controlado por el Grupo Orlegi, ha aumentado su presupuesto para la primera plantilla de 8 millones a 10 millones, a la vez que ultima la reforma de la ciudad deportiva de Mareo con los fondos de CVC.

Real Sporting aumenta un 25% el presupuesto para el primer equipo tras cambiar de manos
Los retos económicos del club para la presente campaña pasan por paliar las deudas de los anteriores gestores, incrementar los ingresos, reducir los gastos y ser autosuficiente a medio plazo.

Albert Martínez

15 sep 2022 - 05:00

Real Sporting aumenta su presupuesto para el primer equipo. El conjunto asturiano, que este verano pasó a manos del grupo mexicano Orlegi, ha presentado un presupuesto para la primera plantilla de diez millones de euros, un 25% más que el curso anterior, cuando presupuestó ocho millones de euros en esta sección.

 

Al mismo tiempo, el conjunto que preside Alejandro Irarragorri se encuentra ultimando la reforma de la ciudad deportiva de Mareo con los fondos que recibió en la primera inyección por parte de CVC, en el marco de LaLiga Impulso. El conjunto gijonense recibió 27,8 millones de euros y está elaborando el plan de la reforma y valorando las diferentes partidas a las que destinar la inversión. “Nuestra prioridad es la reforma de Mareo, su reconstrucción va acorde al desarrollo de nuestro modelo de negocio y nuestra estructura”, ha asegurado David Guerra, presidente ejecutivo del club, a Palco23.

 

El Sporting ampliará hasta 270.000 metros cuadrados la superficie de los terrenos, que actualmente constan de 112.000 metros cuadrados de superficie.  Dentro de su plan estratégico, la entidad tiene previsto construir dos nuevos campos de hierba natural, un pabellón cubierto con dos pistas de fútbol sala, una residencia para jugadores y una clínica de medicina deportiva, que tendrá una superficie de 1.500 metros cuadrados. “Queremos convertir a Mareo en el mejor centro de alto rendimiento de España, para ser competitivos a escala nacional e internacional”, ha añadido Guerra.

 

 

Para esta temporada, el Sporting superará los 20.000 abonados, lo que ha conducido directamente a que la entidad aumente sus ingresos, y, por ende, el presupuesto de la primera plantilla.

 

Los retos económicos del club para la presente campaña pasan por paliar las deudas de los anteriores gestores, incrementar los ingresos, reducir los gastos y ser autosuficiente a medio plazo. El club, que anticipaba pérdidas de 4,8 millones de euros para esta campaña, ha buscado reducir los números rojos con una ampliación de capital de 7,1 millones de euros y un aumento de los ingresos en retail, venta de entradas y explotación de la marca.

 

“El club venía de una época con ingresos bajos y, sobre todo, con un impacto deportivo muy negativo, por lo que es lógico que cuando llegamos nos encontramos una situación complicada; el primer embate ha sido paliar la deuda y cumplir con los parámetros financieros de LaLiga”, ha declarado Guerra.

 

 

De momento, el Sporting se abstiene de pronosticar si cerrará el nuevo curso en pérdidas o beneficios, ya que debe analizar a fondo la viabilidad del club y su organización. En gran medida, dependerá del rendimiento deportivo del Sporting, que busca recuperarse después de una de las peores campañas de su historia reciente.

 

Una de las asignaturas pendientes del club para esta temporada también es mejorar sus ingresos en patrocinios, ya que tienen un impacto mucho menor en sus resultados que otras partidas, como los abonos o los derechos televisivos.

 

El pasado junio, el grupo Orlegi se hizo con 73% de las acciones del conjunto gijonense por 43 millones de euros. De esta forma, el consejo de administración pasó a estar formado por Alejandro Irarragorri, dueño del Grupo Orlegi, como presidente; Alfonso Villalva y Martin Hollaender como vocales y José María Segovia Cañadas como secretario no consejero. Además, David Guerra fue nombrado presidente ejecutivo y Gerardo García director deportivo.

 

Orlegi también es propietario del Atlas y del Santos Laguna de la Liga Mexicana. Hasta junio, el Sporting era propiedad desde hacía 28 años de la familia del ya fallecido José Fernández y estaba presidido por su hijo, Javier Fernández.